Javier Francisco Javier Gómez Noya, una de las leyendas en activo del deporte español, nació en Basilea el 25 de marzo de 1983. Este hijo de emigrantes gallegos en Suiza, que se crió en Ferrol, se proclamó el pasado 20 de septiembre pentacampeón mundial de triatlón en Chicago. Los hay que ya le posicionan como el mejor triatleta de la historia al haber superado al británico Simon Lessing que poseía cuatro títulos mundiales en su haber. Lo único que le falta, según los expertos, para ser considerado por todos el mejor de la historia es ganar unos juegos olímpicos, y llega lanzado a los del próximo año en Rio 2016.

Gomez Noya llegando a la meta en Chicago 2015

Gomez Noya llegando a la meta en Chicago 2015

Inicios problemáticos

No tuvo precisamente un camino de rosas el atleta español. Con 16 años le detectaron una anomalía cardíaca que le apartó de la competición durante 4 años. Tres semanas después de recuperar su licencia, ganó el mundial sub 23 de Nueva Zelanda con tan solo 20 años, pero la alegría no sería muy duradera.

Un año después, en 2005 la Federación Española de Triatlón le retiraría la licencia para competir a petición del Consejo Superior de Deportes (CSD), ya que se consideró que debido a su afección cardíaca no podía competir sin poner en grave riesgo su salud. Tras esto el triatleta iniciaría una serie de trámites y análisis con los más prestigiosos cardiólogos del mundo que culminarían con final feliz.

En febrero de 2006 Javier Gómez Noya recuperó su licencia. Participó en diversas pruebas mundiales y con su victoria en Cancún se proclamó primer español que acaba una temporada al frente del ranking mundial de triatlón.

Decepción olímpica

Su lista de éxitos solo comenzaba a despegar, ya que en 2007 lograría su primer campeonato europeo en Copenhague y en 2008 el campeonato mundial en Vancouver. Llegaba como máximo favorito a los juegos olímpicos de Pekín 2008, donde contra todo pronóstico, no logró siquiera medalla, al quedar en cuarto lugar siendo superado por tres triatletas en el sprint final. Francisco Javier declaró al final de la carrera que uno de los geles que había ingerido durante la misma le había provocado problemas digestivos, excusando así su pobre resultado al no haber conseguido un puesto medallista.

Aprendió a caer, pero no a darse por vencido

Tras este gran revés, el triatleta español puso sus miras en la siguiente cita olímpica. Logró dos nuevas hazañas, ganando el campeonato europeo de triatlón en Holten 2009 y el mundial en Budapest 2010, Gómez Noya veía en el año 2012 la oportunidad de quitarse la espinita clavada en los anteriores juegos olímpicos de Pekín. Llegaba en un gran estado de forma tras ganar el campeonato europeo 2012 en Israel.

En la final de Londres 2012 sus máximos rivales, los locales hermanos Alistair y Jonathan Brownlee, no se lo pusieron fácil. La esperada final comenzó muy disputada, Gómez Noya acabó en segunda posición la natación seguido de cerca por los hermanos Brownlee. En la prueba de bici el español acabó a escasos segundos de Alistair, tras los intentos fallidos del británico de escaparse del grupo de cabeza y todo se decidiría en la carrera a pie, para la que parecía que el español estaba guardando fuerzas. En la parte final de la carrera Alistair y nuestro protagonista pugnaban mano a mano por la primera plaza. A falta de una vuelta para el final, Gómez Noya estuvo a solo cinco segundos de liderar la prueba, finalmente acabó a once del británico y no pudo lograr el oro, culminando con una plata su participación en las olimpiadas.

Podio de la final de triatlón de Londres 2012

Podio de la final de triatlón de Londres 2012

Desde dichos juegos olímpicos nadie ha podido frenar al gallego, que lograría el oro en el mundial de 2013, donde se resarció de ese sprint final que le privó del oro en Pekín con este otro, que quedará para la historia del deporte.

También conseguiría revalidar el título en 2014 y 2015 en Chicago, convirtiéndose en la máxima referencia a nivel internacional del triatlón actual. La victoria en la cita mundialista del próximo año en Rio de Janeiro supondría además, su coronación como mejor triatleta de todos los tiempos, llega como máximo favorito tras haber ganado los tres últimos mundiales. ¿Será también si lo logra considerado el mejor deportista español de la historia?

Send this to a friend