Miguel Noguera: «No me veo como la figura de un cómico»

escrito por

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on telegram

Intentar definir a Miguel Noguera no es una tarea fácil, él mismo reconoce no sentirse parte de ningún movimiento en concreto. Es una mezcla explosiva de humor, arte, surrealismo e inteligencia. Lleva ya muchos años desarrollando su talento tanto en libros como en sus particulares actuaciones en directo, llamadas Ultrashows. Nos citamos en una cafetería del barrio de Les Corts, donde pudimos profundizar un poco en su obra.

Miguel Noguera

Miguel Noguera || Fotografía: Mariona Vega

Entrevista Miguel Noguera

¿Qué significado le das a la palabra idea?

Bueno, tampoco es muy correcto llamarlo idea, al final se ha impuesto esa forma de llamarlo, pero no tiene porque ser estrictamente una idea. Son cosas que han ocurrido. Me baso en un dato sensible, algo que he visto, algo que he pensado fugazmente y tiene mucho más de formal que de vital, no es tanto una opinión sobre el mundo sino algo puramente estético, de la forma de los objetos.

¿Es el Ultrashow una forma de romper con el humor convencional?

No intento romper con la tónica del humor. Nunca tuve la intención de ir en contra de nada, no nace como una respuesta al monólogo tradicional. Nace de otra cosa, es un tipo de creador distinto. En mi caso no se parte de un yo, sino que se parte más de una mirada artística, más poética. En el fondo el punto de partida es muy clásico, es decir se cogen una serie de referentes formales, personales, cosas que a uno le obsesionan relativamente y de allí se hacen variaciones. Así que aunque en principio sea algo que consumen los jóvenes, que parece que sea muy  rompedor, el punto de partida es muy clásico. Aunque la ejecución sí que es un poco más rompedora. Es más bellas artes que comedia.

Miguel Noguera

Miguel Noguera || Fotografía: Mariona Vega

La primera vez que te vi fue a través de vengamonjas en un musical, una oferta y en la relatividad del cien por cien, que era clasi una clase de filosofia humorística…

Sí, es una especie de estética, de filosofía poco rigurosa. La apariencia de un discurso más o menos filosófico o una conceptualización libre. Eso siempre está, la apariencia del discurso es que sea algo analítico o crítico y que se usen términos elevados mezclado con términos como inapropiados o feos.

¿Es parte del proceso del Ultrashow?

Bueno, en ese momento mis amigos, mi entorno de aquella época tenía una productora cultural que se llamaba Yproductions. Tenían un poco la voluntad de hacer cosas con sus medios, y me propusieron hacer esas cápsulas para youtube. Eran cosas sencillas y por aquel entonces yo trabajaba de otra cosa, no había una voluntad de que se convirtiera en lo que se ha convertido.

¿Cuándo te lanzaste?

Bueno tampoco me lancé, se me presentó la ocasión de poder hacerlo. Me propusieron desde el teatre Neu hacer el show semanalmente, y entonces ya me daba para vivir con lo que ganaba. El trabajo de las grúas lo dejé un poco antes, cuando estaba terminando el primer libro con Blackie Books. He tenido la suerte de poder vivir siendo autónomo desde entonces, me han surgido más bolos… Es por eso que digo que no es que me lanzara, simplemente se me propuso, fue bien y cada vez había más publico.

¿Cómo funcionó la promoción?

Sobre todo fue por internet. Mucha gente me conoció a partir de los Vengamonjas. Aquello me acercó a un público joven, gente que es más  consumidora  de vídeos de Youtube, películas… que de arte contemporáneo, por ejemplo. Los libros que he publicado con Blackie Books también me han acercado a mucho público, los shows semanales… Todo ha ido de un modo progresivo, de forma paulatina, no ha sido una pendiente inclinada. También salí en el programa de Buenafuente y eso también me abrió a otro tipo de público.

Miguel Noguera

Miguel Noguera || Fotografía: Mariona Vega

¿Cómo fue aquella experiencia? Cuando vi el programa, me di cuenta de que la gente no había accedido a tu humor y que probablemente no conseguían entenderte del todo.

Sí claro, en el programa no había nadie que me conociera, quizá una o dos personas como máximo. No soy una figura pública,  puedo ir por la calle sabiendo que la mayoría de gente no sabe quién soy. Si saliera regularmente en la tele tendría otro status, y eso está bien porque puedo mantener un público, vivir de ese público y a la vez no ser una persona famosa ni conocida.

Estás cómodo entonces en este punto.

Sí, es muy cómodo, porque contienes lo mejor de cada campo.

¿Tus ideas nacen de obsesiones? Vemos muchas que se repiten, como por ejemplo las rampas…

Sí, pero no nace de la obsesión de las rampas, es al revés, en todo caso existe la obsesión por anotar constantemente. Cosas que me gustan estéticamente, pensamientos que son significativos para mí, pero no es que todo nazca por una obsesión. Eso es a posteriori, cuando repasas todo el material te das cuenta de que hay muchos elementos que se repiten. Normalmente son cosas que se repiten mucho en el entorno urbano, no es algo difícil de ver cuando sales a la calle, son cosas muy urbanas, o de comercio o de la hostelería. Un poco la realidad que me rodea, ya que yo tengo una vida bastante ordinaria y no accedo a campos o a experiencias muy escogidas. Por lo que al final el material es un poco anodino, poco interesante de entrada.

¿Estás más cómodo en el formato libro, o actuando en Ultrashows?

Cada uno tiene su magia. Aunque si tuviera que perder uno, escogería perder el show, es muchísimo más cómodo hacer libros. Además está más cerca de la estética original el libro que el show, en el libre tengo más tranquilidad y libertad, en cambio, en los ultra shows hay una demanda de “ritmo” y cuesta muchísimo más captar la esencia. Para mí es más angustioso y preocupante hacer los shows, muchas veces no tengo ganas, me supone un problema. No sabes si vas a estar bien, si vas a estar cansado, hay días en los que no estás bien, no estás cómodo… Pero bueno eso le pasa a cualquier persona de la rama artística y que debe subirse a un escenario, en ese sentido prefiero mucho más el formato libro.

Miguel Noguera

Miguel Noguera

Viñeta Miguel Noguera

¿Cómo empezó tu relación con los vengamonjas? ¿Cómo los conociste?
Bueno todo empezo a raíz de una reseña en el  blog de Nacho Vigalondo. Allí él colgó un vídeo de los vengamonjas, y ya me gustó mucho el tipo de humor formal que practicaban. Es decir, se juega con el montaje, el chiste no es algo que se pueda narrar sino que hay que verlo en la forma. No es un concepto o una palabra, es una forma humorística. Entonces se lo comenté a mis amigos, uno de ellos les contactó y les invitó a un evento que yo hacía entonces. A partir de ahí, poco después grabamos el primer vídeo juntos. Hubo un entendimiento rápido a nivel personal y también con mi círculo de amigos.

Siempre que he leído una entrevista tuya, he visto que no te gusta considerarte un humorista, o no te gusta del todo.

Bueno, entiendo que hay una carga de humor en lo que hago, es decir se tiende más a la risa que a otras emociones. De hecho en la facultad, en lo que hacía, había humor, una especie de nihilismo, de en el fondo no estoy comprometido con nada, hay una distancia con el objeto, no hay una solemnidad de “aquí yo he depositado mis sentimientos” sino que hay esa cosa postmoderna de reírse de uno mismo, de lo sagrado. Todo eso siempre me ha parecido más profundo que cualquier profundidad. Toda esa cosa esquizoide, eso de me refugio en un pensamiento que no tiene nada que ver, cualquier cosa que no venga a cuento, que no tenga importancia ni peso me interesa más que las cosas que sí que son importantes y eso es un rasgo mío que creo que es lo que me lleva a hacer estas cosas. Por eso digo, todo parte de bellas artes, de lo formal, no de la posición del cómico. En general el humorista a lo que se debe es a la tradición de la comedia y a hacer reír al publico y para mí eso es secundario. No me gusta la figura de aquí estoy yo, con el humor gracias al humor… No me veo como la figura de un cómico, allí es donde yo no estoy. Me parece mucho más cercano la comunidad de los artistas como posición vital.

¿Cómo era el pequeño Noguera? ¿Cómo te definirías?

Pues siempre he sido una persona muy tímida, con la que es fácil quizás acceder a un nivel superficial pero que no quiere pisar ese terreno. No tengo un grupo de amigos con los que me vea frecuentemente y salga, sí que tengo amigos de toda la vida pero en ese sentido soy una persona con unas rutinas muy monótonas. Siempre hago lo mismo y nunca me canso, poca iniciativa… Es que es así, no es mentira, con 36 años ya lo sabes. Me gusta mucho bromear con los amigos con los que me entiendo, y eso desde pequeño estaba. Con la mayoría de gente soy muy seco, doy la imagen de una persona seria a la que no le gusta hablar mucho.

Parte del atractivo del ultrashow es esa tensión que existe, esa rigidez…

Sí, eso se fomenta y estoy cómodo con ello, ya se vende así, esa forma seca de hacerlo.

Miguel Noguera

Miguel Noguera || Fotografía: Mariona Vega

¿Desde pequeño ya te habías interesado por el humor? ¿Hay esbozos de lo que ha terminado siendo el Ultrashow?

Sí, ya de pequeño me gustaba y sí que dibujaba, pero eran más luchas de guerreros, había humor más inspirado en Mortadelo. Había situaciones humorísticas hechas de forma libre, combinadas con luchas. Bola de drac (trad.:Bola de dragón) y todo lo de los superhéroes me pegó muy fuerte, así que sí, me atraía mucho el humor. Luego en el grupo de la universidad, nos gustaba mirar a Monthy Python, y la hora chanante, éramos un grupo bastante humorístico. De hecho en la facultad el otro día, hice una presentación de todos estos dibujos para que se viera que sí que hay un poco de genealogía en lo que estoy haciendo ahora mismo.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿QUIERES APOYAR A LE MIAU NOIR?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Share on telegram
Telegram

CONTINÚA LA LECTURA...

Guillermo Fesser: "El humor es un parachoques fantástico"
Vemos aparecer a Guillermo Fesser por el túnel del metro Retiro. Nos reconoce porque somos los únicos...
Enrique Cerezo: «El cine es crítica social, política y económica»
Quedamos esta tarde con una de las personas más importantes en la producción cinematográfica española....
José Luis Garci: «Las grandes películas se verán en los museos»
Hoy hemos estado charlando con uno de los personajes más importantes del cine español: Jose Luis García...

EL AUTOR DEL TEXTO

Dejar un comentario

Al utilizar este formulario, acepta que este sitio web almacene y maneje sus datos.

El mundo no es fácil y aunque estamos en contra de ponerle puertas al campo nos vienen obligando a avisarte de que utilizamos cookies (no de las de comer, aunque nos pese) de las propias y de las de terceros con el objetivo de recopilar datos para después poder mostrar publicidad. Si quieres, puedes leer el resto de texto, aunque te recomendamos que mejor leas un artículo. Acepto Leer más

Política de cookies