Fuera de Brasil, la música brasileña gana un estatus cult muy particular. Aunque apreciada por gente fina atraída por su sofisticación y diversidad rítmica, es ubicada en la generalísima categoría de «world music». Bajo esta etiqueta se agrupa toda música del mundo que no sea pop o rock, o  que, simplemente, no sea cantada en inglés.

Además, es corriente escuchar a gente no nacida en Brasil decir que les encanta la bossa nova o Heitor Villa-Lobos, estilo y artista más que valorados internacionalmente. Frente a esa controvertida situación se hace interesante recomendar a los «aventureros musicales» del mundo aspectos no tan conocidos de la música hecha en Brasil.

La lista de discos está dividida en dos partes y es un intento de mostrar al público internacional un trozo muy pequeño de la increíble diversidad musical de Brasil. Luego se publicará la segunda parte, que cierra la lista.

Airto Moreira

Airto Moreira es el autor de Fingers|| Fuente: a-train.com

  • Airto Moreira – Fingers (1973)

Aunque empezara a grabar sus discos en Estados Unidos, saliendo de Brasil en los 60, Airto Moreira fue uno de los que más exploró ritmos brasileños con procedimientos jazzísticos.

Ya ha tocado con Miles Davis y Chick Corea. Además, tiene una prolífica obra que probablemente nunca lograría grabar en tierras brasileñas, dado el alto grado de experimentalismo e improvisaciones y al rasgo mayoritariamente instrumental de sus músicas.

Participan en el disco el artista uruguayo Rubén Rada, el compatriota Hermeto Pascoal, su pareja Flora Purín y el también uruguayo Opa Trio, como grupo de apoyo.

  • Belchior – Alucinação (1976)

Los 70 fueron una década intensa y difícil para los artistas en Latinoamérica. En Brasil, un músico que captó parte de la angustia del que vive en este continente fue Belchior. Se encuentran similitudes y resonancias entre su obra, la música de Victor Jara y la de Mercedes Sosa.

En su primer disco hay canciones de fondo existencial como Alucinação y Apenas um rapaz latino-americano, el paso del tiempo en Velha roupa colorida y la inmigración en Fotografia 3×4. Ejecutadas con guitarra acústica/eléctrica, bajo, piano/sintetizador y batería, crean un clima melancólico de «bar band» para letras cuyas temáticas son caras al proprio cantor.

Ha crecido en una ciudad pequeña en el nordeste de Brasil. Ya adulto, sale hacia Río de Janeiro y São Paulo, viviendo en situación vagabunda antes del reconocimiento artístico. Aunque exitoso y popular en Brasil, el peso de sus letras aún no ha sido reconocido por la clase artística, que todavía lo considera un cantor romántico.

Hurtmold

Hurtmold || Fuente: ruidoavista.blogspot.com

  • Hurtmold – Mestro (2004)

Exponente del reciente movimiento de música experimental de São Paulo, el quinteto instrumental fue conquistando a su público a lo largo de la década pasada. Participaron en programas de TV dedicados a música y tocaron en festivales de música independiente. Incluso se han presentado en la edición del festival Sonar de 2005, en Barcelona.

El grupo combina experimentaciones electrónicas, minimalismo, punk rock, jazz y música brasileña de manera orgánica y honesta. Su música es muchas veces caracterizada como post-rock. Este disco, el tercero del grupo, es considerado su obra maestra. Clarinete, trompeta y vibráfono se mezclan con guitarras eléctricas y efectos electrónicos de MPC y sintetizadores Casio antiguos, siempre combinados de manera mínima.

  • Ed Motta – Aystelum (2005)

Excéntrico, snob y reconocido coleccionista de vinilos, Ed Motta presentó el que quizá sea su disco más astuto. Incorporando elementos de música negra estadounidense, free jazz, samba y hasta bandas sonoras de películas musicales.

Ed logra desarrollar al máximo su potencial como instrumentista en este álbum. Exitoso como cantor, aquí deja las letras de lado y pone su voz a servicio de la melodía con sus notorios scat singings.

Ed radicaliza influencias que siempre habían estado en su música, creando líneas melódicas simples en su piano Rhodes, maximizadas por su grupo de apoyo con instrumentos de lo más diversos.

Novos Baianos

Novos Baianos en una actuación || Fuente: diga-sedepassagem2.blogspot.com

  • Novos Baianos – Acabou Chorare (1972)

Hippies y creativos, los Novos Baianos fueron un símbolo de la contracultura en Brasil. Grabado en una época en la que todos sus integrantes vivían juntos en un rancho en un estilo de vida totalmente comunitario, Acabou Chorare suena como una tarde de tocata con amigos. Sobran timbres acústicos de guitarras, mandolinas y cavaquinhos, tocados con virtuosismo visceral por Pepeu Gomes, uno de los mayores guitar heroes de Brasil, y Morais Moreira. Las letras combinan hechos cotidianos con verdaderos viajes surrealistas y escenarios extravagantes.

Send this to a friend