Hurtmold y las nuevas experiencias en la música brasileña

El llamado posrock se estableció como una expresión contemporánea del rock desde finales de los años 80 en EE.UU. En casi todos los casos, esta etiqueta fue muy polémica y negada por muchos grupos, pero sirvió para calificar bandas de rock, muchas veces instrumentales, que dialogaban con elementos electrónicos, clásicos y jazzísticos de modo íntimo.

El estilo tuvo algunos éxitos alrededor del mundo a lo largo de los años 90 y 00 con bandas como Slint, Tortoise y Mogwai, conquistando un público específico pero fiel. En Brasil, en 1998, se formó en la ciudad de São Paulo aquello que es considerado hoy en día su marca auténtica: la banda Hurtmold.

Oriundos de la escena musical hardcore de la ciudad, el sexteto logró hacer una mezcla curiosa de punk rock, jazz y música brasileña ejecutado de modo sobrio y minimalista, convirtiéndose en uno de los grupos independientes más respetados actualmente en Brasil. Empezaron a destacarse sobre todo por hacer rock instrumental, algo un poco raro y visto con cierto desagrado en su país.

música brasileña

Hurtmold en directo en 2006

Rock abierto

Siempre que son entrevistados y se les pregunta qué tipo de música hacen, sus integrantes contestan que tocan rock abierto a otras influencias. Además, se sienten ajenos a la etiqueta de posrock, un camino seguro y fácil de categorizar al grupo. Ya en su primer disco Et cetera de 2000, todavía muy influenciado por el hardcore y con notable presencia de voces cantadas, se notaba la tendencia hacia temas instrumentales roqueros con sintetizadores y trompetas.

El segundo disco, Cozido, de 2002 sirvió de continuidad al disco anterior con temas instrumentales más consistentes y menos canciones cantadas, marcando aún más el establecimiento de la banda como un grupo original. Con Mestro, de 2004, el grupo, que era un quinteto, incluyó a Rogerio Martins, que asumió las percusiones y el clarinete. Añadieron también un nuevo instrumento, el vibráfono, tocado por el tecladista Guilherme Granado. El disco, además de sacar una edición europea, se volvió el clásico del grupo y marcó también un cambio radical de estilo, tornándose más jazzístico y más abierto a improvisaciones.

En 2005 el grupo tocó en el festival Sonar en Barcelona junto con el trompetista estadounidense Rob Mazurek, que se convirtió en un importante amigo del grupo. En 2007 lanzaron un EP siguiendo la misma senda del disco anterior y se consolidaron como un gran referente del indie brasileño.

Proyectos paralelos

A mediados de la última década los integrantes del grupo empezaron a dedicarse a otros proyectos distintos. El baterista y trompetista Mauricio Takara lanzó su primer disco en solitario con el nombre de M. Takara en 2003, volviéndose uno de los miembros más activos fuera del grupo, también haciendo colaboraciones y participaciones en discos de otros artistas.

En 2006 vio la luz el primer disco del grupo São Paulo Underground, integrado por el teclista y por el baterista de Hurtmold, junto con el trompetista Rob Mazurek. El trío, enfocado principalmente al free-jazz, fue un proyecto más internacionalizado, hizo giras por Norteamérica y Europa con mucha frecuencia, tocando con nombres consagrados como Pharoah Sanders y Roscoe Mitchell.

Entre 2008 y 2010, Hurtmold llegó a ser la banda de acompañamiento del famoso cantante brasileño Marcelo Camelo, grabando y haciendo giras por todo Brasil. El tecladista Guilherme Granado desarrolló el proyecto Bodes e Elefantes, con enfoque electrónico y jazzístico. Los integrantes mantuvieron una agenda semanal de conciertos en la ciudad de São Paulo con sus distintos proyectos paralelos, fomentando un interesante ambiente de música experimental en la ciudad.

música brasileña

São Paulo Underground en directo en 2013 || Fuente: Youtube

La caravana sigue

En 2012, tras años sin publicar nuevas canciones, Hurtmold lanzó el esperado disco Mils Crianças, que reunió canciones compuestas en los años de parón, y en 2016 lanzaron el disco Curado junto con el músico multinstrumentista y creador de instrumentos artesanales Paulo Santos, del grupo Uakti. São Paulo Underground siguió lanzando discos y tocando en festivales internacionales. Su disco más reciente, Cantos Invisíveis, salió en 2016. El grupo relanzó el disco Mestro en vinilo en 2016, e hizo lo mismo este año con el disco Cozido.

Hurtmold y sus proyectos circundantes han trascendido las fronteras de los géneros musicales y han pasado a alimentar un rico circuito de eventos reservados a la promoción y difusión de la música experimental en São Paulo, que tiene un gran peso en el contexto nacional e internacional.