Desde hace unos meses en el telediario se oye hablar continuamente sobre un nuevo virus que se está extendiendo rápidamente por América del Sur y que aparentemente causa malformaciones en los bebés. Pero cabe cuestionarse si ese virus, el zika, es realmente tan nuevo.

El virus del Zika se identificó por primera vez en 1947 en un mono centinela utilizado para monitorizar la presencia de la fiebre amarilla en Uganda. Este virus también fue aislado en el mosquito Aedes africanus en el bosque Zika (Uganda). Posteriormente, estudios en humanos demostraron que presentaban anticuerpos frente al virus Zika, es decir, se habían encontrado expuestos al virus y lo habían eliminado de su organismo. En el año 1968 se aisló por primera vez el virus de un humano en Nigeria.

No se reportaron numerosos casos por el virus hasta el 2007, cuando en las islas de la polinesia francesa hubo un importante. El virus llegó a Brasil en mayo de 2015 y se hipotetiza que favorecido por el mundial de fútbol, desde donde se extendió muy rápidamente a toda Latinoamérica.

Mosquito zika

Mosquito

Características del Zika

El virus Zika pertenece a la familia Flavivirus como lo son el dengue, la fiebre amarilla, la encefalitis japonesa o el virus del Nilo Occidental. El Zika es un arbovirus, es decir, se transmite por mosquitos del tipo Aedes albopictus y Aedes aegypti. Se sospecha que también puede transmitirse por vía sanguínea y se ha confirmado que lo hace por la sexual debido a que se ha detectado en sangre y semen de personas sin sintomatología.

La infección por este virus suele ser leve y el 75% de los infectados no presenta síntomas. En el resto, los síntomas aparecen de 2 a 10 días después de la infección y están caracterizados por fiebre moderada, erupciones cutáneas, conjuntivitis, dolor muscular, etc. Estos síntomas pueden ser fácilmente confundibles con los producidos por el virus dengue o por el chikungunya. En unos pocos días los síntomas desaparecen. No existe ni tratamiento específico  ni vacunas contra el virus.

Los síntomas provocados por el virus y el hecho de que la mayoría de los pacientes ni siquiera padezcan los síntomas, unidos a la similitud  con los del dengue y del chikungunya, pueden explicar porque el virus ha pasado desapercibido durante tantos años.

Síntomas Zika

Síntomas del Zika

Zika, no siempre una sintomatología grave

A la vista de los síntomas que provoca el virus podría decirse que no se trata de un virus del que realmente haya que preocuparse. El problema radica en que las autoridades sanitarias de Brasil han notificado un aumento significativo de los casos de microcefalia infantil, niños que nacen con un tamaño de cabeza reducido además de retraso mental. Esto sugiere que la infección por el virus en los primeros meses del embarazo podría estar relacionada con casos de microcefalia y otros trastornos neurológicos.

Es importante recalcar que es necesario continuar realizando más estudios para confirmar que el aumento de los casos de microcefalia se asocia con el virus. Por eso, se recomienda una vigilancia y seguimiento de las embarazadas y los recién nacidos. De confirmarse esta asociación el problema con el virus sería muy serio en mujeres embarazadas.  

zika microcefalia

Camparación de microcefalia || wikipedia.org

La expansión del virus a Europa puede producirse debido a la presencia del mosquito Aedes albopictus, capaz de transmitir el virus. Sin embargo, dependerá de muchos factores como son el número de personas infectadas, factores climáticos, la susceptibilidad de la población, etc. No se puede descartar que se produzcan casos autóctonos como ha ocurrido con el dengue o el chikungunya, pero probablemente no tenga las mismas proporciones que en América.  

Para combatir el virus es más fácil luchar contra su vector: el mosquito, ya que es más sencillo acabar con él. Principalmente se llevan a cabo programas de fumigación. Además de promover el uso de mosquiteras, prendas de vestir que cubran la mayor superficie del cuerpo y el uso de repelentes.

Zika Gasol

Pau Gasol en el Eurobasket de 2011 || wikipedia.org

El mayor reto se genera con las Olimpiadas de Río 2016. Multitud de deportistas ya han mostrado sus dudas ante la importancia que la OMS y los gestores olímpicos dan al Zika. Las reacciones han ido desde la congelación de semen por parte del campeón olímpico en salto de longitud Greg Rutherford hasta el famoso artículo de Pau Gasol. En él plantea la desinformación que se está generando e incluso ha llegado a poner en duda su asistencia a los Juegos.

A la vista queda que el Zika no es un virus tan nuevo, que su aparición no es tan reciente como pudiera parecer debido a la alarma que se ha creado en los últimos meses. Lo que sí que es nuevo es la elevada tasa de casos que se han producido y pone de manifiesto que se debe estar siempre alerta frente a estos pequeños seres que comparten entorno con el ser humano. Porque nunca se sabe que nuevo virus va a ser el siguiente en atacar.

 

Send this to a friend