YO y Van Gogh: de la experiencia estética al postureo

escrito por

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on telegram

En Viena, en los pasillos del palacio Belvedere, es común ver llegar un grupo numeroso de visitantes que, comandado por un guía que dirige su avance, se apresura determinado a su objetivo. A su paso, la mayoría de las obras, como en todos los buenos museos, pasan inadvertidas. Con suerte se hace una parada breve en un cuadro de Egon Schiele, pero por poco tiempo. El destino está claro. Al fondo de una sala, en una posición destacada por los focos, luce rutilante El beso, la pintura más conocida de Gustav Klimt.

Numerosas personas se agolpan cada día delante de la obra del pintor austríaco y alzan ante ella las manos armadas con smartphones, tablets y cámaras digitales, una escena que se repite en otros museos del mundo ante La Gioconda, el Laooconte y sus hijos o el Guernika. El incesante disparo de instantáneas se asemeja a las ruedas de prensa o los posados de las celebridades, en los que el público se apelotona expectante por captar la imagen del famoso de turno.

Aunque las imágenes obtenidas bien se podrían encontrar, con superior calidad, en la propia web del museo, lo cierto es que la foto ajena escamotea el momento de gloria que ahora se ofrece al espectador. La experiencia estética no acontece y, en su lugar, se genera una interacción basada en la obtención de la prueba. Algo tangible que demuestre el «estuve allí» y que pueda ser compartido, cuanto antes, en las redes sociales.

La Gioconda es una celebrity en un photo call

La Gioconda es una celebrity en un photocall.

 

Aún más, muchos dan la espalda a la obra y posan ante ella sin contemplarla más de unos segundos. Dedican más tiempo a evaluar el resultado en la pantalla: esto es, si han quedado favorecidos o si el juego ocurrente de ilusión óptica ha surtido efecto. Y de nuevo comparten el resultado en las redes sociales con el hashtag #museumselfie, un enorme surtido de composiciones en las que la obra artística pasa a ser un chiste, al estilo de L.H.O.O.Q. de Duchamp, solo que sin su ironía.

Ingenio en el museo.

Experiencia estética: ingenio en el museo.

 

Para algunos esta es una, entre otras, de las maneras más flagrantes de arruinar una visita a un museo. El ejercicio narcisista de situarse al lado de la obra y desplazarla como fondo decorativo es ejemplo de una sociedad basada en las apariencias y en la copia continua de los comportamientos de los otros.

El aura perdida

El filósofo y crítico alemán Walter Benjamin propuso el famoso concepto de «aura» para definir ese algo intangible, irrepetible, y por tanto irreproducible, de la obra de arte. Así la describía con una de sus potentes metáforas:

«El entretejerse siempre extraño del espacio y el tiempo; la aparición irrepetible de una lejanía, por más cerca que esta pueda hallarse.»

Benjamin, marxista confeso, denunció en los años 30 del siglo pasado la producción masiva como vía de destrucción del aura de cualquier objeto. Para Benjamin, la experiencia estética está intrínsecamente ligada al contacto con el aura de la obra de arte.

La experiencia estética, entendida como la satisfacción que produce la pura contemplación de una realidad, solo se puede obtener ante la obra original y auténtica. La singularidad de la pieza artística es necesaria para crear este efecto; solo se puede abarcar en el «aquí y ahora» en su presencia única e insustituible. No obstante, el objeto artístico genera, indefectiblemente, una distancia: la que se da entre el momento en que fue concebido y el de ser contemplado. Es la lejanía a la que se refiere Benjamin. Este juego de referencias solo es posible en el acto de la contemplación directa de la obra.

Por ello, al intermediar con un dispositivo; una cámara de fotos, por ejemplo; y reproducir la imagen de la obra que se tiene delante, se está rompiendo esta relación última, personal e irrepetible. Lo que se tiene en la pantalla es otra cosa, es una especie de cáscara de nuez que tranquiliza la conciencia del hombre-consumidor que atesora bienes. Un consuelo cobarde que se convierte luego en puzle, en taza de café o en camiseta.

 

Calcetines de El beso; el merchandising del arte es inagotable.

Calcetines de El beso; el merchandising del arte es inagotable.

 

Otras maneras de acercarse

La ubicua presencia de la tecnología, de Internet y de las redes sociales puede utilizarse en positivo. Por ejemplo, permite acercarse al arte de forma creativa gracias a la fotografía, pero no como reproducción zafia sino a través de la acción creativa que permite un uso adecuado de la cámara.

Es esta una opción interesante si se entiende el museo como posible realidad interpretable a nivel creativo. Ahora bien, como simples espectadores, como visitantes de un museo, el primer paso debería ser más esencial. Cuesta eliminar la protección del objetivo y enfrentarse sin comodines a lo que resulta incomprensible. La experiencia estética se rechaza o se teme porque se vive en una sociedad en la que lo material ha impregnado hasta el último resquicio de la vida. Se quiere que todo sirva para algo. Que de toda acción surja algo provechoso.

No obstante, la experiencia de una obra de arte es puro presente. Es inabarcable e irreductible a una foto o una frase o, incluso, a una explicación, aunque sin duda ayude contar con claves sobre el contexto y la tradición. Pero aun sin eso, nada impide hacer lo más simple: mirar.

«Seeing is metamorphosis, not mechanism

(Mirar es metamorfosis, no mecanismo)

James Elkins

Suscríbete a nuestra newsletter

¿QUIERES APOYAR A LE MIAU NOIR?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Share on telegram
Telegram

CONTINÚA LA LECTURA...

Borges y la filantropía miserable
En aquellos años el curso comenzaba avanzado el mes de octubre. Dos compañeros argentinos se pasaron...
El tabú de ‘querer morirse’: una historia real
‘Querer morirse’, un mito romántico que ha llevado a muchos a relacionar el suicidio con la pasión de...
“El idioma se está perdiendo”, un concepto totalmente erróneo
Se ha vuelto una noble faena el tratar de preservar el uso de la lengua madre a cualquier costo que la...

EL AUTOR DEL TEXTO

3 comentarios

amaranta diaz Ago 27, 2017 - 4:37 pm

George Seurat fue uno de los primeros en desarrollar el puntillismo. Paul Signac fue otro fundador del estilo y otros destacados artistas que utilizaron la técnica incluido Vincent van Gogh. y me llama la atencion como actualmente Gabino Amaya Cacho introduce una innovcion al puntillismo con el lema de «puntillismo abtracto» uds que opinan?

Responder
María Del Rincón Dic 10, 2017 - 12:00 pm

Muy interesante, hace poco escribía sobre este fenómeno en Cult-Roots:
https://www.cult-roots.com/cult-roots/contemplacion-el-dialogo-con-la-belleza
Además de iniciativas creativas, quizás habría que repensar los espacios para conseguir fomentar la contemplación. Siempre me intriga pensar qué hará esa gente con las fotografías que han tomado en los museos…

Responder
Inma Martín Alegre Dic 10, 2017 - 5:53 pm

Hola María,
muchas gracias por leer Le Miau Noir. Y gracias también por compartir tu artículo y descubrirnos un blog tan interesante como Cult Roots.
Precisamente tu acercamiento al tema de la experiencia estética complementa mi parodia de los museos actuales con un análisis más profundo y referenciado . Efectivamente, en este mundo hiperinformado la contemplación es un reto para cualquier ciudadanx. Quizás haya que tirar más de las redes sociales , porque viendo el ´vídeo de tu artículo entran unas ganas locas de ir al museo.
Un saludo y felicidades por tu proyecto.

Responder

Dejar un comentario

Al utilizar este formulario, acepta que este sitio web almacene y maneje sus datos.

El mundo no es fácil y aunque estamos en contra de ponerle puertas al campo nos vienen obligando a avisarte de que utilizamos cookies (no de las de comer, aunque nos pese) de las propias y de las de terceros con el objetivo de recopilar datos para después poder mostrar publicidad. Si quieres, puedes leer el resto de texto, aunque te recomendamos que mejor leas un artículo. Acepto Leer más

Política de cookies