Honor y respeto. Esas dos palabras debían de ir de forma imperiosa y armónicamente de la mano en un de tipo familias separadas por unos dos mil años de historia. Dos estilos de clanes que, tiránicos, buscaban un emporio por medio del soborno, el asesinato, la intimidación y la buena prensa. Los patricios, patricius en latín, decían provenir de los primeros habitantes de Roma. Eran familias poderosas, en las cuales residía gran parte del poder político y económico de Roma. En el siglo XX aparece la Cosa Nostra, una casta que, al igual que la anterior, anhelaba amasar el mayor poder posible.

Cuadro de principales capos

Cuadro de principales capos

«No es nada personal, solo negocios» puso en boca de Michael Corleone el escritor Mario Puzo haciéndolo inmortal, como un pretexto para actuar consiguiendo una mente libre de preocupaciones por el trabajo. Esta frase podría aproximarse a lo que dijo en 1645 d.C. Hermann Busenbaum: «cum finis est licitus, etiam media sunt licita», que traducido al castellano sería algo así como «cuando el fin es lícito, también lo son los medios».

Hoy en día la palabra «gens» la podríamos aproximar a la palabra «clan». Los miembros de una gens se consideraban descendientes del mismo antecesor y ostentaban un patrimonio común. Estas gens poseían sus divinidades propias con sus correspondientes costumbres. Si sus normas no se respetaban, el pater familias, mediante una notae gentilicia, podía excluir a un miembro de la gens. Dicho de forma básica, el pater familias ostentaba un cargo similar al del Don. Este cabeza de familia, controlaba dentro y fuera de casa todos los aspectos relacionados con ella; económicos y sociales, tanto interna como externamente; haciéndose poseedor siempre de la última palabra. En el derecho de la antigua Roma era conocido su poder como sui-iuris, es decir, de propio derecho.

Tibulo y Delia. Lawrence Alma Tadema || Fuente: www.um.es

Tibulo y Delia. Lawrence Alma Tadema || Fuente: www.um.es

En las familias aristocráticas romanas, al igual que en las familias de dichas organizaciones criminales, no solo entraban los de la misma sangre, sino que dentro de la influencia de dicha familia estaban involucrados parientes políticos, como el marido o la mujer de las hijas del pater familias/Don; allegados a la familia, como el consigliere, el cassetto, el avvocato…; y toda una red clientelar con la que el clan ejercía su influencia, como mercaderes, políticos, matones a sueldo… Todos ellos bajo la protección del patrón y a sus órdenes, en beneficio siempre de la familia y en detrimento de las otras, con las que existía una feroz competencia a veces visible y otras tantas ocasiones más disimulada, pero siempre en férrea pugna por intereses económicos y territoriales con los que amasar más poder.

Pero en estas familias tan herméticas, ¿cómo se introducía uno? La forma de pertenencia a ellas es bastante similar. Ya hemos dicho que il capo tenía una ultima palabra y, así, te incorporabas bajo su protección de dos formas: o por nacimiento de padre gentil, derecho sanguíneo directo de la familia; o por una agregación directa de la gens/familia, por votación de las personas influyentes en esta y con juramento de entrada, en la que la mafia calabresa, concretamente, posee un ritual de iniciación que comienza con estas palabras: «En esta noche santa, en el silencio de la noche, bajo la luz de las estrellas y el esplendor de la luna, formo parte de la santa cadena»Terminado este juramento quedan atados de por vida a la familia, donde, como afirman, no hay lugar para los traidores. Siempre bajo la palabra omertà o ley del silencio, con la que deberás no hablar de los asuntos de la familia fuera de la familia.

Boardwalk Empire

Boardwalk Empire

En la televisión, tenemos ejemplos claros de cómo las familias romanas o las mafiosas funcionaban en el día a día y con sus negocios. En cuanto a películas, El Padrino se consolidó como película de culto sobre las organizaciones criminales; una curiosidad de la película es que para Francis Ford Coppola fue tan complicada su dirección que, una vez, se fue a su despacho tan indignado y cerró la puerta de tal forma que pensaron que se había pegado un tiro. Goodfellas o Casino se encuentran también en el Olimpo del cine mafioso. Series como Los Soprano, Boardwalk Empire o Peaky Blinders han reflejado también en la televisión todo este mundo. En cuanto a las familias romanas aristocráticas y su juego de poder, la serie Roma o las novelas de la escritora Colleen McCullough, muestran a la perfección cómo se organizaban.

Fotograma de la serie Los Soprano

Fotograma de la serie Los Soprano

 

Send this to a friend