Los emigrantes sentimentales o la vocación de ser extraño

escrito por

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on telegram

Los emigrantes sentimentales existen. Es cierto que su causa no resulta heroica como la de otros emigrantes. Puede ser cool, pero no épica, o al menos no suele ir acompañada de grandes dramas dignos de contarse con fondo de violines y trompetas.

Nada tienen que ver con los emigrantes económicos, mártires de nuestro siglo, que atraviesan alambradas de espinos y desafían a los mares con lanchas de juguete. Ellos huyen de la sequía y la hambruna que amenazan con quedarse mucho tiempo royendo sus casas y agrietando sus talones desnudos en la arena, entrando en sus maizales en forma de plagas o huracanes, aplastando sus cultivos de caña, acabando con sus muros de adobe y con sus techos de palma.

emigrantes

Los emigrantes sentimentales, por el contrario, nacen en Europa o en Estados Unidos, y gozan de una vida materialmente satisfecha. El estómago lleno, el techo incuestionable y el tiempo de ocio son condiciones sine qua non para que la depresión germine en medio de la soledad urbana y el ciudadano medio comience a vagabundear en torno al vacío de su alma. Entonces, ese joven acomodado aventurero hace las maletas y se va.

Emigrantes por obligación

Su viaje tampoco conoce la urgencia de vida o muerte del de los emigrantes políticos. Ellos son perseguidos en sus tierras por pensar y gritar contra sus tiranos, por una falsa acusación o por andar con malas compañías. Han sido cercados por el miedo a la persecución o a la tortura, a la desaparición o a la muerte, o por la amenaza del asesinato de sus seres queridos. Ellos son recibidos como héroes de la resistencia en los países del primer mundo.

Los emigrantes sentimentales, en cambio, son escrutados por el ojo hostil del lugareño que se pregunta por qué no están en su país, por qué no regresan, qué sacan ellos de aquí. ¿Qué razón puede haber para elegir, sin más, vivir una vida entre extraños? Más aún si los países de origen son Francia, España, Inglaterra; lugares donde todavía muchos no conocemos la guerra más que por los libros de historia.

emigrantes

Puede entenderse que huyan los ciudadanos cuyas ciudades han sido convertidas en campos de batalla por conflictos que ellos no comenzaron. Esto los fuerza a meter en sus maletas la vida que les cabe: algunas fotografías, relojes de oro, la ropa indispensable, los libros religiosos. Y se van porque se ha vaciado la munición sobre sus mercados y sus plazas, agujereando las paredes de los patios de colegio y de las salas de espera de los hospitales. Y porque la metralla ha entrado en sus cocinas, ha llegado a las cunas de sus hijos y les ha picoteado las caras.

Es cierto que en un mundo tan abarrotado de tragedias de magnitudes tan inabarcables, los emigrantes sentimentales parecen niños de papá. Puede resultar incluso insultante decir que sus viajes son también, de alguna forma, fruto de la necesidad. Pero, en realidad, no existe otra explicación: ¿Por qué habrían de elegir, si no, un destino que sólo eligen los huyen del hambre o de la muerte?

Emigrantes

Emigrantes por vocación

Son los herederos de los viajeros románticos que partían en busca de aventuras a países lejanos y se adentraban en naturalezas inexploradas para, a su regreso, impresionar a sus compatriotas con sus relatos. Pero los emigrantes sentimentales un día ya no regresan y su mirada de extranjeros se acostumbra tanto al brillo de la nueva luz que la sorpresa de la primera mirada se va difuminando.

En pocas ocasiones arriesgan sus vidas y su marcha puede verse como un derroche innecesario, una dificultad elegida sin sentido, un capricho adolescente. Su motor no es una cuestión de vida o muerte sino un camino de huida hacia delante. Emigran por vehemencia, por angustia, por hastío. Huyen de una historia de amor inacabada, de un padre maltratador, de un recuerdo que los aplasta.

Emigrantes sentimentales

Pero si hay algo en que todos coinciden es que en sus países de origen se sintieron ajenos de lo propio, en un estado agotador de permanente extrañeza. En sus propias casas se sintieron “fuera”, entre sus familiares se sintieron “otros”, y en sus ciudades “forasteros”. Este sentimiento se alivia al convertirse en extranjero de verdad, porque sólo entonces la sensación de ser extraño se acomoda por fin a la realidad, adquiere sentido, y se vuelve esperable, reconocible y natural.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿QUIERES APOYAR A LE MIAU NOIR?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Share on telegram
Telegram

CONTINÚA LA LECTURA...

Borges y la filantropía miserable
En aquellos años el curso comenzaba avanzado el mes de octubre. Dos compañeros argentinos se pasaron...
El tabú de ‘querer morirse’: una historia real
‘Querer morirse’, un mito romántico que ha llevado a muchos a relacionar el suicidio con la pasión de...
“El idioma se está perdiendo”, un concepto totalmente erróneo
Se ha vuelto una noble faena el tratar de preservar el uso de la lengua madre a cualquier costo que la...

EL AUTOR DEL TEXTO

14 comentarios

Coco Vida Ago 23, 2016 - 1:10 pm

Muy Bueno Macu, Enhorabuena
El último párrafo, la razón última.

Responder
Macu Gavilán Ago 23, 2016 - 7:06 pm

Debo la expresión a mi muy querida amiga, la socióloga Viviane Brachet, emigrante sentimental como yo con quien tanto he hablado sobre esto… aunque ella nos suele llamar «emigrantes emocionales».

Responder
Jazzcinthya Ago 24, 2016 - 2:48 am

¡Gracias, Macu! He sentido el júbilo del infante al encontrarse con su imagen en el espejo, maravillosa expresión y «definición», por decirlo llanamente. Enhorabuena, un abrazo.

Responder
Macu Gavilán Oct 5, 2016 - 12:52 pm

Oh! No os había leído. Me alegra tanto que nos hayamos puesto nombre por fin… ¡Un abrazo!

Responder
ramoncito Ago 30, 2016 - 1:14 am

Buenísimo macu!

Responder
Macu Gavilán Oct 5, 2016 - 12:53 pm

Un abrazo, Ramón.

Responder
Monica Oct 14, 2016 - 1:31 am

Querida Macu, que lindo! como siempre tus escritos como tus canciones me arañan un poco el corazón. Abrazo enorme!

Responder
Macu Gavilán Dic 7, 2016 - 12:00 pm

Me alegra mucho que te guste, Mónica. Un abrazo grande.

Responder
Alejandro Ene 24, 2017 - 12:15 pm

No sé si tiene algo que ver, pero… si bien el alimento es necesario, y también un techo bajo el que refugiarse, y es triste, muy triste, clama al cielo, que haya millones de personas que no lo tengan… nuestro mundo occidental vacía las almas, y eso también es muy triste y muy grave. Quizá por eso haya quien emigra buscando… buscando mundos más auténticos, mundos en los que las personas valgan más que las cosas, mundos en los que las relaciones personales valgan más que las relaciones mercantiles.
También están los que, emigrando o viajando, tratan de huir de sí mismos. Esos no encontrarán sosiego en ningún sitio, mientras no viajen a su interior. Pero esto es capítulo aparte.
Gracias por el artículo.

Responder
Macu Gavilán Mar 23, 2017 - 5:09 pm

Oh, qué cierto es, Alejandro, sí. A veces, también, viajar por fuera te permite viajar adentro.
Abrazos grandes y gracias a ti por tu generosa lectura.

Responder
Juan Martínez Nov 16, 2017 - 6:02 pm

El amor es un eterno insatisfecho” — Ortega y Gasset.

Responder

Dejar un comentario

Al utilizar este formulario, acepta que este sitio web almacene y maneje sus datos.

El mundo no es fácil y aunque estamos en contra de ponerle puertas al campo nos vienen obligando a avisarte de que utilizamos cookies (no de las de comer, aunque nos pese) de las propias y de las de terceros con el objetivo de recopilar datos para después poder mostrar publicidad. Si quieres, puedes leer el resto de texto, aunque te recomendamos que mejor leas un artículo. Acepto Leer más

Política de cookies