Doctrina del shock, Naomi Klein y un mundo en crisis

escrito por

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on telegram

La doctrina del shock (2010) es un libro de la periodista canadiense Naomi Klein. En él realiza una Investigación sobre la historia no oficial del libre mercado o lo que la autora identifica como «capitalismo del desastre».

La globalización tiene sus orígenes a la salida de la recesión en los años setenta del siglo XX. Joaquín Estefanía en su obra: [email protected], ¿qué es la globalización?, define este término como “El proceso por el que las economías nacionales se integran progresivamente en la economía internacional, de modo que su evolución depende cada vez más de los mercados internacionales y menos de las políticas económicas de los gobiernos.”

shock-doctrina_001

Para salir de esta recesión se dejan de lado y se sustituyen por las políticas estatales reaccionadas basadas en el neoclasicismo económico.  La globalización es la última etapa del capitalismo. La primera revolución del siglo XXI,

Mientras que la Real Academia Española de la lengua define “shock” (choque) como: Estado de profunda depresión nerviosa y circulatoria, sin pérdida de la conciencia, que se produce después de intensas conmociones, principalmente traumatismos graves y operaciones quirúrgicas.

Como bien explica la propia Naomi Klein, la autora del libro,  un estado de shock no es algo que se produce únicamente cuando nos pasa algo malo, también cuando perdemos nuestra narrativa o nuestra historia, lo que nos desorienta. La historia del shock se remonta al psiquiatra Ewan Cameron. A través de sus experimentos con electrochoque reprogramaba la mente desde cero para que, de esta forma, los pacientes tendieran a obedecer. Simultáneamente, Milton Friedman, implantaba la doctrina en un nivel económico.

Milton Friedman, premio Nobel de Economía de 1976, fue el máximo representante de la escuela de Chicago. Defensor acérrimo de los mercados competitivos, libres de la intervención del Estado, como fórmula para lograr que la economía sea más eficiente.

El premio Nobel define de esta forma la utilidad de un choque: “Solo una crisis actual o percibida- da lugar a un cambio verdadero. Cuando esa crisis tiene lugar, las acciones que se llevan a cabo dependen de las ideas que flotan en el ambiente. Creo que ésa ha de ser nuestra función básica: desarrollar alternativas a las políticas existentes, para mantenerlas vivas y activas hasta que lo políticamente imposible se vuelve políticamente inevitable.

2

Fuente: The New York Times

Friedman se opone radicalmente a la teoría económica de Keynes en la que el gobierno debía manejar la economía nacional, hábil y cuidadosamente, y así lograr el crecimiento económico y precios estables.

El primer lugar donde se implanta “la doctrina del shock” es en Chile. Tras ganar las elecciones Salvador Allende, Estados Unidos temía por sus empresas. El golpe de Estado de Pinochet declaró la guerra y comenzó una nueva época de represión. El propio Friedman aconsejó al dictador, tras el shock de la guerra, la población se adaptaría más rápidamente. A partir de aquí, la Revolución se empezó a propagar a escala planetaria. Tras Chile; Uruguay, Brasil o Argentina.

Mientras en Europa ocurría una  “revolución conservadora”: Thatcher en Gran Bretaña y H. Khol en Alemania. En EE.UU lideraba Reagan. Gobiernos característicos por la privatización, desregulación, asegurar los derechos de propiedad, liberalización del comercio, reformas en los impuestos y limitación del déficit fiscal.

La globalización promete libertad individual y paz pero, existe una historia contrapuesta, la que cuenta Naomi Klein. Los países “pobres” están preocupados por comer, mientras los “ricos” están atemorizados, viven en la sociedad del miedo. La crisis actual puede suponer una prueba “anti-shocks” como piensa Naomi Klein, un cambio de sistema.

3

Kevin Harber || Fuente: Flickr.com Kevharb

Pero, como bien explica la periodista Olga Rodríguez en un artículo: “mientras haya memoria, conciencia y resistencia, se estará abriendo un camino para un futuro diferente al que nos tienen preparado. De momento se está erosionando el monopolio de la verdad. El poder tiene los mecanismos para seguir gobernando contra los intereses de la mayoría. Pero no está siendo capaz de inocular su mentira en la sociedad. Por ahora dispone de impunidad, pero carece de hegemonía moral. Y esto, ya de por sí, simboliza toda una grieta en el tenebroso tratamiento de choque de la doctrina del shock.”

Suscríbete a nuestra newsletter

¿QUIERES APOYAR A LE MIAU NOIR?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Share on telegram
Telegram

CONTINÚA LA LECTURA...

Miedo inducido
Carlo Levi (1902-1975) era un hombre que abrigaba una gran confianza en sus escritos y una considerable...
Quiero ser escritor. Tres lecciones de los grandes maestros
La generación de los escritores que aprendieron a escribir bebiendo, por suerte, se ha extinguido y,...
Poletti, Aleramo y Duse. Revolución homosexual y amor entre mujeres
Lina Poletti, la poetisa que enamoró a Sibilla Aleramo y a Eleonora Duse. Su obra ha caído en el olvido...

EL AUTOR DEL TEXTO

Dejar un comentario

Al utilizar este formulario, acepta que este sitio web almacene y maneje sus datos.

El mundo no es fácil y aunque estamos en contra de ponerle puertas al campo nos vienen obligando a avisarte de que utilizamos cookies (no de las de comer, aunque nos pese) de las propias y de las de terceros con el objetivo de recopilar datos para después poder mostrar publicidad. Si quieres, puedes leer el resto de texto, aunque te recomendamos que mejor leas un artículo. Acepto Leer más

Política de cookies