La comunidad está sobresaturada de noticias, de todo tipo, por todas partes. Es innegable afirmar que tanto las redes sociales, como la última revolución de los medios de comunicación respecto al uso de Internet, han dado lugar a una nueva era de la información en la que se produce un bombardeo incesante de noticias. Esto ha llevado a que los usuarios estén al día con todas y cada una de las novedades de los títulos y lanzamientos que salen al mercado.

Se podría pensar que no hay nada de malo en todo ello, al contrario, supone todo un avance en la industria del videojuego, que ve cómo se igualan las condiciones entre las pequeñas y grandes compañías. Sin embargo, a la vez que esto ha supuesto una mayor democratización dentro del sector, también ha provocado un elevado número de títulos a los que jugar. Y sí, todos esos juegos ya estaban ahí antes de Twitter y Facebook, incluso antes del propio Internet, pero no se tenía constancia de ellos.

La gran cantidad de medios que existen para informarse acerca de las novedades de la industria del ocio electrónico han generado un incremento de la necesidad de querer jugar a todo lo que se comercializa. Estar en la conversación sobre la actualidad implica probar los lanzamientos lo más rápido posible. Da igual si ese último juego dura más de 50 horas o si es el próximo simulador de fútbol, todos pasan por las consolas de los jugadores siguiendo la lógica consumista.

Jugar a todo

Videojuegos consumismo

La saturación de demanda ha llevado a incrementar los títulos de segunda mano en las tiendas. || Fuente: conexiónjapan.blogspot.com

Ahora los títulos tienen similares ciclos vida en las tiendas, y esa nueva situación ha terminado por agravar la situación de los pequeños estudios independientes, que no tienen tanta capacidad de respuesta como los grandes. Todos los juegos se ven influenciados por el nuevo ritmo de consumo acelerado que reduce enormemente el tiempo que pasan en venta, así como su capacidad de generar beneficios.

De otra parte, los consumidores también se han visto influenciados por la nueva situación. La posibilidad de elegir entre una gran variedad de opciones ha acabado restando valor a cada uno de los juegos. Se sabe por la ley de la oferta y la demanda que, ante un exceso de oferta, la demanda tiende a corregirse. Los estudios, al no bajar el precio de los juegos a corto plazo, trasladan la depreciación de los mismos al usuario. Es entonces cuando el perjuicio se traslada a los estudios indies, que no tienen la capacidad ni ritmo de producción de los estudios triple AAA.

Consumismo videojuegos

Las campañas de promoción cada vez son más intensas en países como Japón. || Fuente: pinterest.com

Los contenidos descargables prolongan los juegos

Sin embargo, este problema no solo atañe a los pequeños estudios. A las grandes compañías como Nintendo o Sony no les interesa reinvertir los beneficios en los propios juegos. Para ellos es más rentable innovar con nuevas propiedades, que desarrollar contenidos descargables de los títulos que tienen en el mercado, o mantener servidores. Si este tipo de contenido sigue llegando, es gracias la capacidad de los estudios de fraccionar sus equipos y dedicarlos a distintas tareas simultaneas, cosa que no pueden hacer desarrolladoras menores, que en muchas ocasiones se ven forzadas a elegir entre intentar seguir el ritmo de la competencia, o centrarse en ampliar y mejorar un solo título.

No se debe criticar el hecho de que los contenidos descargables sean cada vez más comunes, pues en la mayoría de las ocasiones esto responde a una planificación previa durante la etapa de desarrollo del juego base. Estas compañías saben cuál es el ritmo de producción que pondera en el mercado. Por ello intentan alargar la permanencia de los juegos en la primera línea de actualidad con contenidos fraccionados que van más allá de la skin o el traje de turno.

Sería lógico pensar, por tanto, que la responsabilidad recae en la prensa del videojuego. El gran flujo de noticias que producen está devaluando la calidad de la información y su duración en los medios. Esto no es sino resultado de un mercado muy competitivo, donde prima la rapidez sobre la calidad y la audiencia sobre la transparencia periodística.

Videjouegos Enter the Gungeon

Enter the Gungeon es uno de los títulos más exitosos de los últimos años en el entorno independiente.|| Fuente: shacknews.com

El recorrido es corto pero las posibilidades grandes

Con todo esto no se quiere apuntar hacia una conclusión errónea del estado del sector. Al contrario, se está observando cómo el medio se llena cada vez de más desarrolladoras con ganas de mostrar al mundo sus juegos. Pese a la dificultad que encuentran en unos primeros momentos, son capaces de crear obras de una gran calidad y que son valoradas de forma muy especial por los jugadores a los que se dirigen. Esto también conlleva una segmentación más pronunciada de los públicos, y sin embargo han comenzado a ser reconocidos por la industria a nivel global.

Es lógico pensar que cada vez habrá una mayor cantidad de títulos en el mercado. El recorrido del sector es corto, y las posibilidades de triunfar son grandes para todos aquellos dispuestos a apostar por sus ideas. Si todo continua en esa tendencia, no es de extrañar que cada vez aparezcan más juegos de calidad dudosa.

No se debe sentir nostalgia por los Super Mario, Castlevania, o Mega Man del pasado, que sin duda han dejado buenos momentos en el recuerdo, ya que el tiempo es efímero. Cada etapa tiene sus luces y sombras pero, de lo que se puede estar seguro, es de que siempre se seguirá mejorando mientras la industria, los jugadores y la prensa, sigan disfrutando con los videojuegos.

Videojuegos Uncharted 4

Vistas de uno de los escenarios de Uncharted 4. || Fuente: egamers.com

Send this to a friend
[responsivevoice voice="Spanish Female" buttontext="Escuchar"] A button to read only the text surrounded by these shortcodes. [/responsivevoice]