Glass Of Beer

¿Una cerveza?: 800 euros

Sin duda alguna se trata de la cerveza más cara del mercado y me atrevería a decir de la historia. Las características que hagan o no a una cerveza distinta, especial y/o más cara que otra son y deben ser varias y variadas. Podemos encontrar algunas fabricadas con un cereal distinto de otro, cervezas con más o menos fermentación, más o menos tostadas e incluso negras. Ésta, sin embargo, no tenía ningún detalle especial, no era cerveza hecha para morro fino ni siquiera estaba hecha para saciar la sed (¿quién bebe cerveza para saciar la sed?). Poco recordaba de aquel día y mucho recuerdo aquel día. La lucha entre el pasado y el  presente puede ser tan breve como el segundo en que te comunican cualquier acontecimiento ya sea triste, difícil incluso feliz.cerveza

El pasado día fui a mi banco de siempre, donde me atiende el chico de siempre, un tipo afable, con acento sudamericano, siempre encorbatado y trajeado de la misma guisa. Acudí presto a él y me desencajó la mañana y la mandíbula al informarme calurosamente (él siempre ha sido muy fino y tratable cuando de dar malas noticias se trata… se lo rifarían en una funeraria) de que “alguien” me había embargado de la cuenta ochocientos euros. Os pongo en antecedentes:

-Soy estudiante y becario.

Volviendo al tema que nos concierne, mucho me temía que ese “alguien” misterioso iba a tener nombre e incluso apellidos, ¡Como no! todo hijo de vecino los tiene (incluseros incluidos). El Ayuntamiento de Madrid había sustraído y generosamente digo sustraído ya que la RAE, salvoconducto de panfletistas y delincuentes como yo, se refiere al término de la siguiente forma: “apartar o separar a alguien o algo de lo que forma parte, robar algo sin violencia y generalmente de forma oculta o fraudulenta”.

Sustraer es el término apropiado, me han separado de mi capital, y decididamente me lo han robado sin violencia (pueden llegar a ser muy sigilosos) un claro ejemplo del ladrón de guante (AZO) blanco. Decían los romanos, siempre muy cuidadosos de sus tradiciones, del senado y de la ley, lex dura sed lex, en cristiano siginifica que quien hace la ley te jode y si te jode te vuelves a joder… vamos, ¡un compendio de redundancias casi, en este caso, sodomitas!

Era de noche y habíamos quedado una serie de amigos en la plaza de Oriente, allí decidimos ir a “Juanito”, “Juanito” es un chino muy simpático que a duras penas entiende el castellano pero por el contrario entiende divinamente el lenguaje más universal de todos… el del dinero, tiene una de las tantas tiendas que capitalizan la capital, ancestralmente llamados ultramarinos y hoy llamados “chinos”… curiosa coincidencia. Entramos en la tienda, y pedimos lo de siempre: un par de litronas y unas pipas para aderezar la bebida máltica. Hecha la compra y pagada como un buen servidor, nos dirigimos a la plaza de Oriente a reposar y a bebernos esas cervezas tranquilos.Captura

Ana Botella, descendiente legítima (supongo) de Pepe Botella e incompetente a partes iguales que el corso bastardo, poco antes de estos acontecimientos, había endurecido las medidas “antibotellón” con hasta 600 euros de multa (sueldo mínimo español). Bebíamos, reíamos, hablábamos … de repente una patrulla de la policia municipal se paró… nos pidió nuestra documentación y fuimos multados por “ingerir bebidas alcohólicas” en la vía pública (creía que “pública” significaba que la villa que me vio nacer, crecer y gustosamente reproducirme, NO morir, de momento, no pertenece a la administración sino a sus ciudadanos y por consecuente a los expoliados) fue sencillo, rápido, no hubo más. Siempre adelanté, haciendo gala de mi chulería y mi poco afecto por la administración, que no iba a pagar ninguna multa. No pagaba principalmente porque no tenía ingresos suficientes como para pagar nada, es cosa lógica incluso para los mequetrefes que nos gobiernan.

Me había topado, sin quererlo, ante la cerveza más cara del mundo. La gracia tenía poco de gracia y más de tiro de gracia, ¡ah, se siente! si comete una infracción tiene que pagar por ella… ¡Nos ha jodio! pagar y repagar, porque ésta, en concreto, ésta, no tenía nada en especial, su malta era malta, su fermentación era su fermentación y su sabor el mismo de siempre. Promulgada la sanción sólo me queda pensar que los benditos realizadores de tan orgásmico escarmiento jartos se encontraban ese día a cervezas y no, precisamente no, a cervezas de 800 euros. Quien esté libre de pecado, que tire la primera piedra.

paseo_malasana_litrona

Send this to a friend