Apenas duró un año y medio en el cargo, pero finalmente Antonio Resines ha dicho adiós a la presidencia de la Academia de Cine. La versión oficial es que esta despedida se debe a las discrepancias y las numerosas presiones recibidas por parte de la Junta Directiva de la Academia hacia su persona. Aunque el actor ha manifestado su dimisión motu proprio este no se va solo, sino que sale acompañado por el vicepresidente de la institución Edmon Roch.

La Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de España ha hecho público el calendario para elegir al nuevo mandatario de la institución. De momento Yvonne Blake es la persona elegida para presidir provisionalmente este organismo.

Yvonne Blake

Yvonne Blake. || diariocritico.com

Un puesto conflictivo

El protagonista de Los Serrano se convirtió en el décimo cuarto líder que pisa la organización cinematográfica. Pero no es la primera vez que el número uno dimite de su cargo, ya que su antecesor Enrique González Macho también desocupó el sillón presidencial tras cuatro años de mandato. Aunque fue reelegido en 2014, menos de un año después dimitía por motivos personales. Meses después era imputado por delito de fraude de subvenciones en su película Rosa y Negro.

La actriz Ángeles Gonzalez-Sinde  también abandonó el cargo por su nombramiento como ministra de Cultura durante la primera legislatura de José Luis Rodríguez Zapatero. Como dato curioso durante su periodo como ministra se aprobó la controvertida “Ley Sinde”, motivo por el cual su sucesor, Alex De la Iglesia dimitiría un día después de la celebración de los Goya en 2011.

En la historia de la academia han aparecido imágenes y personajes dignos de ser recordados por los aficionados al séptimo arte. José Luis Borrau estuvo al frente de la presidencia cuatro años y ha protagonizado algunas de las escenas más míticas de la asociación. En la Gala de los Goya de 1998 apareció mostrando las manos pintadas de blanco como gesto de repulsa a los atentados perpetrados por ETA.

Antonio Resines

Antonio Resines || flickr.com

Mucho ruido y pocas nueces

Cuando Resines asumió el cargo de presidente de la Academia trató de poner en marcha varios proyectos entre los que figuraban intensificar la lucha contra la piratería, acometer la Memoria del Cine Español y la creación de la Fundación de la Academia. Esta habría tenido como fin labores sociales y asistenciales en caso de que las producciones sufrieran algún tipo de inconveniente, por ejemplo falta de capital.

Con todo esto se  lograría poner en marcha una nueva era dorada para el cine español en la que se podrían llevar a la gran pantalla historias de calidad y los consumidores acudirían a las salas con más frecuencia y generarían más ingresos en el sector cinematográfico. Y además crecería la cultura cinematográfica nacional entre la población. Estos proyectos quedaron en el olvido porque parte de la junta no otorgó su aprobación.

Pese a la voluntad que mostró desde el primer momento, no fue suficiente para superar las diferencias con los otros directivos. El actor se queja del poco margen de maniobra que tiene para tomar decisiones, su figura es meramente representativa.

Resines Los Serrano

Antonio Resines, en el centro, junto a sus hijos en la ficción de Los Serrano. || elpais.com (apareció en la edición impresa del martes, 20 de diciembre de 2005)

Antonio Resines, un actor curtido en mil batallas

Diego Serrano es quizá el papel más famoso de Antonio Resines. Lo realizó en la mítica serie de Telecinco Los Serrano que le dio el premio al mejor actor de televisión y mejor interpretación masculina en 2003. En esta producción además compartía plató con la actriz Belén Rueda. Pero al margen de eso también tiene una dilatada experiencia actuando en producciones cinematográficas.

Se podría decir que este actor, natural de Cantabria, comenzó en el cine de casualidad. Originalmente se trasladó a Madrid donde comenzó la carrera de derecho, dejándola más tarde por la de Ciencias de la Información en la Universidad Complutense. Allí tuvo como compañeros de clase a Carlos Boyero y a Fernando Trueba. Juntos decidieron rodar Ópera prima, el primer trabajo de Resines como intérprete. A partir de ese momento decidió ganarse la vida como actor.

Además de aparecer en películas y en series de televisión ha realizado spots como el de La Gula del Norte en 2011 o el de la campaña del ministerio de Energía y Turismo en el año 2015.

Muchas veces el arte requiere sacrificios que hay que estar dispuestos a asumir. Pero lo importante es que por muchas dificultades que haya en el camino hay que aprender a superarlas y ser fiel a los ideales de cada persona.

[responsivevoice voice="Spanish Female" buttontext="Escuchar"] A button to read only the text surrounded by these shortcodes. [/responsivevoice]