Un soldado alemán lucha en la I Guerra Mundial en Battlefield 1.

Videojuegos para gamers de la historia bélica

La industria de los videojuegos se ha apoyado en numerosas ocasiones en la historia bélica real. No sólo en sus ambientaciones, sino también en sus líneas argumentales. De esta manera, al mismo tiempo que ahorraban en guionistas, generaban un valor añadido y enseñaban algo de historia a gamers de todo el mundo.

Un soldado alemán lucha en la I Guerra Mundial en Battlefield 1.
Un soldado alemán lucha en la I Guerra Mundial en Battlefield 1.

Sin embargo, la irrupción del videojuego Battlefield 1 ha supuesto toda una revolución, y no sólo porque se haya centrado en la I Guerra Mundial. También porque ha puesto un gran acento en una labor divulgativa de la historia real, cuestión que hasta el momento no parecía importante.

Con Battlefield 1 se puede manejar uno de los primeros carros de combate por tierras francesas, intentar sobrevivir como australiano en las costas de Galipoli, ponerse en la piel de uno de los míticos arditi italianos o formar parte del ejército de Lawrence de Arabia, entre otros roles. Todo ello, con explicaciones previas en cada misión de lo que ocurrió realmente en cada batalla, de una forma didáctica que genera un mayor aliciente al jugador.

Eso que ocurre en la campaña, también se ha llevado al modo multijugador. Ya no sólo se trata de matar por matar al que lleva un color diferente, sino que el videojuego te cuenta por qué los estás haciendo y por qué se hizo en aquel momento. Además, los escenario representan un momento concreto de la Gran Guerra, cada ejército tiene sus propias armas y no otras, así como sus propios vehículos de la época. Es el rigor histórico en su máxima expresión. Un homenaje a todos los que lucharon.

El ataque a Pearl Harbour según el Medal of Honor Rising Sun.
El ataque a Pearl Harbour según el Medal of Honor Rising Sun.

II Guerra Mundial: Call of Duty y Medal of Honor

La II Guerra Mundial ha sido sin lugar a dudas la más evocada en la historia de los videojuegos. Esto ha sido principalmente gracias a dos franquicias: Call of Duty y Medal of Honor.

Call of Duty, pese a la deriva futurista de los últimos años, comenzó la saga recreando algunos de los momentos más importantes de la historia de la II Guerra Mundial. Los jugadores de estos videojuegos han resistido en la batalla de Stalingrado, luchado en África, desembarcado en Normandía, librado la guerra del Pacífico o llegado hasta las mismas puertas de Berlín. Por no hablar de aquel título dedicado al completo a la Big Red One.

La batalla de Stalingrado en el Call of Duty World at War.
La batalla de Stalingrado en el Call of Duty World at War.

Y qué decir de Medal of Honor, producida por Steven Spielberg al mismo tiempo que rodaba Salvar al soldado Ryan. Un total de 14 entregas diferentes, creadas entre 1999 y 2007, con la IIGM como único escenario. Pocos han sido los hechos decisivos de esta guerra que no hayan sido representados de alguna manera u otra en esta franquicia. Casi una enciclopedia histórica de la misma.

La Guerra Civil Española en videojuego

Tanto Medal of Honor primero como Call of Duty después realizaron expansiones de algunos de sus videojuegos cambiando la temática de la II Guerra Mundial por la de la Guerra Civil Española.

El Asalto al Alcázar en 1936. España en llamas.
El Asalto al Alcázar en 1936. España en llamas.

Gracias a que el equipo de desarrolladores fue español y a que realizó un exhaustivo trabajo de documentación previo, 1936, España en llamas también fue muy fiel a los hechos históricos. Excepto en los momentos en los que intencionadamente no lo era, como en el final alternativo de la victoria republicana. Belchite, Brihuega, el Alcázar de Toledo, Guernika, Burgos o Madrid fueron algunos de los escenarios recreados.

Otras guerras en las consolas

De nuevo Call of Duty y Medal of Honor, así como las entregas previas de Battlefield, no han faltado tampoco a su cita con el desarrollo de misiones basadas en otros conflictos como la Guerra Fría, de la mano de la saga Black Ops. Tampoco han dejado pasar los últimos conflictos desde la Guerra del Golfo ocurridos en Oriente Medio. Sin embargo, no se ha tenido en cuenta tanto el rigor histórico de lo que ocurrió, sino que ha sido más bien una ambientación para construir historias ficticias.

La Revolución Americana de Assassin’s Creed III
La Revolución Americana de Assassin’s Creed III

Algo similar, ya en su estilo, a lo que han hecho otros videojuegos como Assassin‘s Creed, capaz de llevar al jugador a la Revolución Francesa, la Guerra de la Independencia Americana, la Roma de los Borgia o las cruzadas.

En definitiva, algunos ejemplos de una larga lista de videojuegos que al mismo tiempo que satisfacen los instintos más primarios de entretenimiento y diversión, amén de sentirse un poco héroe, enseñan algo de historia.

Send this to a friend