Las Trobairitz: canciones medievales de amor extraconyugal

escrito por

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on telegram

La Edad Media no se saca los prejuicios de encima. Su fama de oscura y sucia se perpetúa en los estereotipos de guerreros barbudos y sanguinarios, oscuros castillos, guerras continuas y fanatismo religioso. Flanqueado por las togas clásicas y la luminosidad renacentista, el pobre Medievo intenta sin éxito despegarse de su aura de tiempo atrasado.

En cambio, expertos medievalistas como el ya desaparecido Jacques Le Goff ,han afirmado que en los casi diez siglos, diez, que se dan entre la caída del Imperio Romano y las primeras ciudades estado italianas pasó de todo, y no fue un escenario tan negativo como se ha venido describiendo.

De hecho, la tradición cultural medieval contribuyó de manera manifiesta a las tendencias artísticas de los períodos históricos posteriores. Concretamente, en el ámbito literario, la lírica trovadoresca de los siglos XII y XIII  influenció a las primeras grandes figuras del Renacimiento italiano, como fueron Dante y Petrarca.

El género trovadoresco tuvo su espacio geográfico en Occitània, una región que incluiría hoy a la actual Francia mediterránea hasta el sur del Loira y Lyon. Precisamente, ya puestos a desmontar tópicos, no es ajustado hablar de los trovadores “provenzales”, como a menudo se les ha descrito, pues Occitània ocupa un mayor territorio que la zona de la Provenza. Asimismo, tampoco es apropiado hablar de “los trovadores” ya que entre aquellos artistas también hubo mujeres: las llamadas trobairitz.

Mapa de Occitania By Paul Munhoven (Own work)

Mapa de Occitania

Trovadores y trobairitz acostumbraban a ser nobles que escribían en lengua vulgar, el Occità o langue d’oc. La chanson, canción de temática amorosa, fue una de sus composiciones más populares. Se dedicaba a la midons y al amic respectivamente. La traducción de la primera sería “mi señora” e implicaba una posición de poder y dominio pues las destinatarias eran damas de la nobleza. Las trobairitz, en cambio, se dirigían al “amigo”. En ambos casos midons y amic  eran una figura receptora de los cantos amorosos que no coincidía jamás con el cónyuge del autor, pues matrimonio y amor eran dos cosas bien diferentes. El primero, sobre todo en la nobleza, se basaba en acuerdos políticos y económicos. El segundo, en cambio, se relacionaba con el concepto de fin’amor.

Trobadours. German anonymous., s. XIV. Archiv für Kunst und Geschichte. Berlin.

Trobadores. S. XIV. Archiv für Kunst und Geschichte. Berlin.

En la fin’amor el trovador, quien había de estar enamorado para poder cantar, dirigía su canto a midons, la señora de sus anhelos. Era siempre una señora feudal, casada, a la que el poeta escondía tras un senhal o nombre ficticio. Ante ella se presentaba como vasallo, aunque él mismo también fuera noble. La fin’amor describía unas fases que se iniciaban en la declaración de intenciones y podían acabar en el lecho, aunque el sentimiento general superaba la corporeidad. Se recuperaba el concepto aristotélico del amor como enfermedad y se gestaban tópicos como el morir de amor, el corazón acelerado al ver a la amada o los celos como muestra de sentimiento auténtico. Muchos de ellos siguen vigentes en la manera contemporánea de retratar las relaciones amorosas. De hecho, en su época las chansons eran cantadas por juglares y tenían una gran difusión. No eran en absoluto minoritarias ni elitistas, sino que se planteaban como un instrumento de entretenimiento y disfrute.

Las trobairitz y sus amigos

Sólo quedan 46 composiciones escritas por trobairitz y tan sólo a 21 autoras identificadas.

Las trobairitz presentan una cierta singularidad en su manera de entender la fin’amor respecto a sus compañeros masculinos.  Todas ellas nobles, eran, a su vez, midons , señoras feudales, y de hecho muchas fueron receptoras de las composiciones de sus homólogos. Por ello, se dirigían a su amado como “amigo”, y cambiaban la distancia social vasallo-midons por la física. Se lamentaban de no tener cerca al objeto de su amor o bien de haberle perdido, de no ser ya correspondidas. Sus composiciones resultan más cercanas, basadas en el anhelo y sorprendentemente familiares en su contenido.

Miniatura de Na Castelloza, trobairitz.

Miniatura de Na Castelloza, trobairitz.

Por ejemplo, así “trobava”  Beatriu de Dia o Comtessa de Dia, en la única composición musical conservada de de este género:

A chantar m’er de so qu’ieu non volria / Ahora deberé cantar de lo que no querría,

tan me rancur de lui cui sui amia, / tanto me lamento del que soy amiga,

car ieu l’am mais que nuilla ren que sia:/ pues le amo más que a cualquier cosa en el mundo

vas lui no .m val merces ni cortesía / pero no valen ante él ni la piedad ni la cortesía *

La libertad de creación y difusión de la obra de estas mujeres estuvo claramente favorecida por la religión cátara que imperaba en el país occitano. El catarismo equiparaba a hombres y mujeres en su posición jerárquica dentro de su iglesia. Pese a que no todas las trobairitz fueron seguidoras de esta doctrina, la influencia de sus valores emancipadores impregnó la cultura occitana y facilitó que las mujeres pudieran desempeñar roles de poder en el ámbito público. Así, las nobles occitanas no sólo eran aristócratas formadas, receptoras de la lírica de los trovadores, sino que también fueron mecenas y creadoras.

Castillo de montsegur, bastión cátaro

Castillo de montsegur, bastión cátaro

La destrucción de la religión cátara, con la caída del castillo de Montsegur, en 1244, marcó el fin de la cultura occitana, y el declive de una tradición de mujeres poderosas y cultivadas cuyo legado, aunque escasamente conservado, resuena por encima de los tópicos de la época.

*Traducción procedente de: Las Trovadoras, poetisas del amor cortés. Ed. Horas y Horas, 1997.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿QUIERES APOYAR A LE MIAU NOIR?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Share on telegram
Telegram

CONTINÚA LA LECTURA...

Miedo inducido
Carlo Levi (1902-1975) era un hombre que abrigaba una gran confianza en sus escritos y una considerable...
Quiero ser escritor. Tres lecciones de los grandes maestros
La generación de los escritores que aprendieron a escribir bebiendo, por suerte, se ha extinguido y,...
Poletti, Aleramo y Duse. Revolución homosexual y amor entre mujeres
Lina Poletti, la poetisa que enamoró a Sibilla Aleramo y a Eleonora Duse. Su obra ha caído en el olvido...

EL AUTOR DEL TEXTO

2 comentarios

Macu Mar 8, 2016 - 8:32 pm

En el día de la Mujer, me ha parecido muy interesante este artículo . Sobre todo por la idea que se tiene de que trovadores y juglares eran hombres. En una época tan difícil para la mujer, considero que fueron pioneras y en cierto modo, marcaron el camino para eruditas posteriores.
Felicidades.

Responder
Inma Martín Alegre Mar 9, 2016 - 6:19 pm

hola Macu,
me alegra que te haya gustado. Cómo en la mayoría de las artes, se nos explica la historia sin tener en cuenta , a menudo, a las mujeres creadoras. Por eso hay que ponerse las llamadas gafas lilas, a poder ser todos los días del año. Un saludo.

Responder

Dejar un comentario

Al utilizar este formulario, acepta que este sitio web almacene y maneje sus datos.

El mundo no es fácil y aunque estamos en contra de ponerle puertas al campo nos vienen obligando a avisarte de que utilizamos cookies (no de las de comer, aunque nos pese) de las propias y de las de terceros con el objetivo de recopilar datos para después poder mostrar publicidad. Si quieres, puedes leer el resto de texto, aunque te recomendamos que mejor leas un artículo. Acepto Leer más

Política de cookies