Verano Estratosférico

Guadalajara es una pequeña ciudad, conocida mundialmente por los caminos que recorrió Camilo José Cela entre parajes de la Alcarria, por la vida y obra de Buero Vallejo entre escalera y altillo, así como por los bizcochos borrachos y la miel, que son parte del ADN local, dulzura y sensibilidad a 56 kilómetros de Madrid, clima continental, inviernos duros y veranos en la roca.

Como toda capital de provincias, el glamour es relativo pero existen rincones con encanto y luces donde se rompe la calma emocional. A veces provocado por el síndrome de Stendhal, a veces por golpes de teclado y rasgados de guitarra. Uno de esos sitios de luces es el Bar la Favorita, a escasos pasos del Ayuntamiento y a un centenar de  metros del Palacio del Infantado, figura atemporal de la capital caracense.

En la barra, dos chavales ya entrados en la treintena, con sus barbas y sus arrugas vitales, emborrachándose de agua e historias, como dos buenos amigos que se conocen de toda la vida, hablan de sueños y de miedos, de victorias y de derrotas. Aunque respondan a los nombres de Óscar y de Jose, cuando se suben al escenario, junto con Manu y Diego, son “Yo, estratosférico”, una de las bandas que más están pegando en la escena nacional.

En palabras del grupo, su proyecto se define como “un conglomerado de filias y fobias ante la cultura popular, la locura por la música, los días de baloncesto, la adicción a series de televisión, las camisetas de grupos de los noventa, los mensajes de Banksy, los aciertos de Spielberg y los anti-héroes de Larsson, las viejas tiendas de discos ya cerradas, las escapadas de fines de semana y los viajes de fin de curso, el silencio en grupo, los nuevos amigos y las parejas ya distantes, las noches orbitando,las modas pasajeras”.

Pero son más que todo ello, un grupo lleno de experiencias vitales que desbordan a partes iguales sensibilidad con las letras y fuerza instrumental, como la propia tierra que les ha visto nacer y que ha visto ya dos discos de estudio. Su ópera prima “Japonés Hablado” y su confirmación musical “Potencialmente infinitos”, que les va a llevar por muchos rincones de este país a lo largo del Verano de 2017.

Óscar habla con admiración la escena musical española, con ese respeto del que comparte bambalinas y tablas  con los grandes del indie. Habla de las veces que ha visto a Iván Ferreiro en directo así como de su gusto por la sensibilidad de grupos como Rufus T Firefly. José habla de compañeros de camino, de proyectos en marcha y de los grupos que están haciéndose hueco con facilidad a base de talento y esfuerzo como Shinova o Viva Suecia. Coincidimos, el resto de ídolos del panteón musical son fuentes de las que beber y espejos en los que fijarse.

Son momentos de nervios, el grupo tiene confirmadas dos citas muy importantes en las próximas semanas, el 11 de Agosto tocan en uno de los festivales más importantes del panorama nacional (Sonorama Ribera) donde se enfrentan a un público divertido y entendido a mitades y vuelven a tocar en las pistas de la Fuente de la Niña del Festival Gigante de su tierra natal (Guadalajara) donde  como los buenos toreros, han subido en el escalafón, de teloneros de Vetusta, Los Enemigos o Dorian a ser uno de los grupos más esperados tanto por el público local como por la legión de seguidores (algunos llegados desde la más fría madre Rusia) que demandan los acordes de algunos de sus temas más conocidos. Nadie suele ser profeta en su tierra, pero siempre es bueno sentir el cariño y el arrope de tus paisanos.

En el Bar la Favorita, donde presentaron el Festival Gigante hace pocas fechas, girando con su último disco, suena de fondo “Noche de Reyes” con la desgarradora voz de Jose. Definen este trabajo como un barco navegando a la deriva, tempestades y calma, Gritos y susurros, olores y anhelos, reflejos y realidades. Un torbellino de sentimientos encontrados o enfrentados. Se nota la mano de producción de Jorge Gallego (Big Thing Music) tanto en los matices instrumentales. Nervios en la grabación y un poderoso directo.

Lo que les espera en las próximas fechas en Aranda de Duero, primera parada de este Verano Estratosférico. Todo por la música, esa que hace sacrificar vacaciones y tiempo libre para disfrutar sobremanera de un sueño: sumar kilómetros, acordes y sensaciones. Nos despedimos hasta dentro de unos días, en pleno Burgos, de fondo las estrofas de Reikiavik:

“DONDE REBOSABAN TODOS NUESTROS SUEÑOS,

DONDE SE UNÍAN LAS ESTRELLAS Y LOS SEXOS

LOS PRODIGIOS, INVADÍA EL COLOR”

Premonición de las próximas semanas, más allá del trigo. El grupo sale en por la   N-320 dirección norte, camino de Torrelaguna y la Autovía de Madrid Irún, espera paciente. Destino: Más allá del trigo.

Aranda de Duero, 3 de Agosto de 2017:

¿Qué tiene Aranda de Duero? Es una de las capitales más importantes de la música nacional gracias a Sonorama Ribera y al parque temático de la música española que tiene organizado Javier Ajenjo con gusto exquisito y desarrollo comarcal. Aranda de Duero, Sonorama y la Plaza del Trigo son algo así como el Santo Grial de la música indie gracias a los míticos conciertos en la plaza por excelencia de la capital comarcal del vino de Ribera. Vetusta Morla en 2010 como punta de lanza de un escenario emblemático a plena luz del día, Sidonie como petición expresa de romper el alba en 2012 o los consagrados Izal en 2015 que han visto como sus pasos se han afianzado gracias al peaje que supone Sonorama Ribera.

El grupo está muy lusionado bajo la canícula de Burgos a primeros de Agosto. Ensayos, grabaciones, sorpresas en el horizonte para los seguidores, cuadrar los tiempos para que Potencialmente Infinitos sea algo acorde a su nombre y no una mera declaración de intenciones. Nuevas  ideas, nuevas canciones, servilletas de papel, mesas de madera, habitaciones de hotel y la satisfacción del deber cumplido, no por necesidad, sino por el gusto de cuidar cada detalle. Hablo con ellos, de fondo suena “Mal de Altura” donde Manu a la batería y Diego a la guitarra se lucen como en pocos cortes.

“MERECE LA PENA
ESCAPAR DE LO QUE UN DIA ESTUVO TAN CERCA
SI MAÑANA RESTAREMOS ALGO NUEVO 
Y SUMAREMOS ALGO POR DESCUBRIR”

Diego siempre sale detrás en las fotos, es evidente, antiguo jugador de baloncesto (con debut incluido en la ACB) es uno de esos personajes mitológicos de este deporte y de la provincia. Excelso anotador, amante del trash-talking como pocos y un auténtico líder en el campo, domina tanto las seis cuerdas como el seis veinticinco. En contraste, Manu, más cerca del suelo, pero unido a la percusión desde muy joven. Todos suman.

Es imposible no encontrar contrastes y comparaciones. El grupo se encuentra en las Bodegas Neo, uno de esos enclaves que han sido escenario improvisado de algunas de las revelaciones musicales de los últimos años. La sesión acústica de “Ana” de Shinova en sus instalaciones es brújula de futuros pasos estratosféricos. La consolidación y el paso del tiempo como formas de expresión. Las redes sociales como ansiedad optimista de lo que hay por delante. Las fotos y los comentarios: “Joder, que bien suena esto”.

Buen rollo entre todos los componentes, novias, familiares, amigos, visitas obligadas al corazón de la Castilla profunda para obtener un pedazo inédito de un grupo que mientras ensaya y graba, sigue captando nuevas oportunidades en la Agenda de 2017 y de 2018. Risas y más risas. Son el mejor grupo que jamás ha sonado en Radio3 y cuando lo hagan, serán el mismo grupo de siempre. El mismo que escribió Baumgartner como rebeldía ante la oportunidad que no sonaba, pero que estaba ahí.

“QUIEN NECESITA ESAS ORDENES
A QUIEN LE HACEN FALTA
OLVIDADAS SENSACIONES
SI ESTA ES TU VOLUNTAD”

El grupo destila fuerza tanto como el vino que corre por sus venas a lo largo de los días que avanzan hasta la prueba de fuego, el bautismo de Sonorama. Solo tres grupos de Guadalajara han podido tocar en Sonorama a lo largo de los 20 años de vida de este festival. El último hasta la fecha Dr. Sapo. El próximo, Yo Estratosférico. Nervios e ilusión. Diego grita: “somos un equipo”. Manu y Óscar se ríen. José sigue gritando: “somos potencialmente infinitos”

La gente grita, 19:00, escenario Carpa Circo Meetin Arts. Lleno,  muchos amigos y muchas caras conocidas. Sigue el verano estratosférico.