La categoría de Mejor Dirección es una de la más reñidas de esta edición de los Premios Oscar, grandes nombres como Scorsese,Tarantino y Mendes, se enfrentan a directores que por primera vez consiguen estar nominados, Todd Phillips y el surcoreano Bong Joon-ho.

Las apuestas están ajustadas y, aunque los premios de los sindicatos despejan algunas incógnitas sobre los favoritos, nada está completamente asegurado.

Bong Joon-ho

Bong Joon-ho

Bong Joon-ho, director de “Parásitos” | Fuente: Youtube

Alfonso Cuarón, Guillermo del Toro, Alejandro González-Iñárritu, Ang Lee, Michel Hazanavicius, Tom Hooper, Danny Boyle… en la última década de Premios Oscar, solos dos directores estadounidenses de han llevado el galardón de Mejor Director: Damien Chazelle, por La La Land en la edición de 2017; y Kathryn Bigelow, en 2010 por En tierra hostil. Sin embargo, ningún director surcoreano había estado nunca nominado en esta categoría.

Bong Joon-ho, director de Parásitos puede continuar la tendencia de los premios de galardonar directores no estadounidenses y, a la vez, convertirse en el primer director surcoreano en alzarse con el Oscar.

A lo largo de la carrera, se ha alzado con algunos premios como el de la Asociación de Críticos de Los Ángeles y Chicago. También el Critics Choice Awards, pero ex aequo con Sam Mendes. Sin embargo, no ha conseguido alzarse con el DGA, el premio más relevante de cara a ganar posiciones para los Premios de la Academia, que ganó Sam Mendes.

Este premio es significativo ya que, en la última década, el director que se alzaba con el galardón acababa llevándose el Oscar de Dirección. Solo ha habido una excepción, en 2013 cuando lo ganó Ben Affleck, que no estuvo entre los nominados y el premio de la Academia fue para Ang Lee.

Esto no quiere decir que el director surcoreano no esté bien posicionado para ganar el Oscar. De hecho, Parásitos ha sido todo un éxito entre el público y la crítica. Y eso se debe en gran medida a la dirección (y al guion) de Joon-ho que consigue trazar, en medio de  una atmósfera patética, las consecuencias del capitalismo más despiadado.

Sam Mendes

Sam Mendes

Sam Mendes, director de “1917” | Fuente: Youtube

 La ópera prima de Sam Mendes, American Beauty (1999) fue todo un éxito que se tradujo en 5 premios Oscar -incluyendo Mejor Película y Director-. Veinte años después de ese logro, el driector británico consigue su segunda nominación en la categoría de dirección. Y es que después del triunfo de American Beauty, la academia ha ignorado trabajos tan notables como los llevados a cabo en Camino a la perdición (2002) o Revolutionary Road (2008).

El director británico vuelve a los Premios de la Academia por la puerta grande después de conseguir el Globo de Oro, el Critics Choice Awards -ex aequo con Joon-ho- y, sobre todo el DGA. El premio gordo de los directores que aspiran al Oscar.

Una nominación más que merecida, ya que su cinta 1917, es una auténtica proeza técnica. Rodar una cinta, en su totalidad, en plano secuencia no es una labor de dirección sencilla, y el resultado es más que notable. Mendes logra contar la historia del héroe anónimo en forma de thriller asfixiante que permite a los espectadores vivir una experiencia cinematográfica. Y eso bien vale una nominación e, incluso, un Oscar.

Probablemente Mendes sea uno de los mejor posicionados para subir al escenario a recoger la estatuilla, pero competencia no le falta.

Todd Phillips

Todd Phillips

Todd Phillips, director de “Joker” | Fuente: Youtube

Todd Phillips ya no será solo conocido por ser el director de la trilogía “Resacón”, ya que con su último largometraje, Joker, ha dado un vuelco a su carrera. Primero, por cambiar completamente de tercio y pasar de la comedia al drama. Y, además, por dirigir una película que ha entusiasmado a casi todo el mundo. Once nominaciones avalan esta afirmación.

De hecho su nombre no era el mejor posicionado para colarse entre los cinco nominados a la candidatura. Otros directores como Noah Baumbach, Greta Gerwig o, incluso, Pedro Almodóvar parecían tener más papeletas y más mérito para entrar a formar parte de los cinco mejores director del año para la Academia de cine de Hollywood.

Sin embargo, el poder de Joker le ha elevado e impulsado para llegar a donde está. Ahora falta saber si terminará ganado, que es poco probable, pero queda ver qué rumbo toma su carrera después de haber rodado una cinta que ha marcado el año 2019.

Martin Scorsese

Martin Scorsese

Martin Scorsese, director de “El irlandés” | fuente: Youtube

Martin Scorsese está acostumbrado a perderlo todo. Antes de su nominación por El irlandés, el director neoyorquino ha estado nominado en cuatro ocasiones y solo salió victorioso una, en 2006 por su trabajo en Infiltrados, cuando por fin se saldó una deuda pendiente. Además, hay que destacar que no estuvo nominado en la categoría de Mejor Dirección por Taxi Driver (1976), Casino (1995) o Shutter Island (2010).

Su trayectoria como cineasta, que estalló en los 70, ha estado plagada de grandes películas que han acabado impactando en otros cineastas y su manera de dirigir. Un ejemplo podría ser Joker, del también nominado Todd Phillips. Y, aún así, a Scorsese le cuesta ganar premios.

Este año con El irlandés, pese a ser un trabajo sobresaliente donde expone todo lo aprendido durante sus años de carrera, no las tiene todas consigo. Su estreno en noviembre fue todo un boom, pero el tiempo y una campaña demasiado agresiva ha terminado por quemar las opciones de la película y su director, que unos meses atrás era el absoluto favorito.

Habrá que esperar a la ceremonia para despejar las dudas, pero parece que Scorsese se quedará sentado viendo como otro director recoge el premio al que aspiraba una vez más. Él dice que está acostumbrado.

Quentin Tarantino

Quentin Tarantino

Quentin Tarantino, director de “Érase una vez en… Hollywood” | Fuente: Youtube

Quentin Tarantino es uno de los mejores y más relevantes directores de este tiempo, y nunca ha ganado un Oscar. Ha estado nominado en dos ocasione –Pulp fiction (1994) y Malditos Bastardos (2009)- antes de conseguir la tercera por Érase una vez en.. Hollywood, pero siempre se ha tenido que conformar con los Oscar de Mejor GuionPulp Fiction y Django desencadenado (2012)-.

Ese handicap, sumado a que a Hollywood le encantan las películas que hablan de Hollywood, elevan sus posibilidades para esta edición. Además, el director ha declarado su intención de retirarse tras rodar diez películas y Érase una vez en… Hollywood es su noveno título, por lo que a la Academia le quedan pocas posibilidades de premiar su labor de dirección, teóricamente.

No obstante, su último largometraje no es su trabajo más sólido, ya que es una cinta con altibajos y un tanto dispersa y vacía de contenido. Tarantino ha hecho un homenaje al cine de los 60 contando lo que él recuerda de esa época y, aunque el carisma de los dos protagonistas es suficiente para mantenerte entretenido durante todo el metraje, no parece la mejor opción para premiar a un director que es capaz de hacerlo mucho mejor.

Send this to a friend
[responsivevoice voice="Spanish Female" buttontext="Escuchar"] A button to read only the text surrounded by these shortcodes. [/responsivevoice]