‘Northern soul’ o la otra fiebre del sábado noche

La historia contada en Northern Soul, una película del 2014, bien podría ser el relato de la conversión de cualquier adolescente al fascinante mundo que es la corriente musical del mismo nombre. La película tiene como protagonista a un joven inglés de una familia mediocre que lidia con una vida aburrida.

Una ciudad industrial y proletaria como Manchester no es el lugar favorito para vivir para un joven que cree que hay vida más allá de sus habitantes. En estos años, el epicentro cultural es Estados Unidos, donde el reinado hippie ya ha caído para dar lugar a un mundo en el que la creatividad se respira en las calles, y aparece un nuevo grupo de música y un director de cine en cada esquina que se cruza. Todas las novedades artísticas que ha aportado la generación hippie, como es el caso del rock psicodélico y el cine experimental, no se limitan a Estados Unidos y llegan inevitablemente a Inglaterra. Londres es uno de los focos más importantes de la psicodelia y hay ciudades como Canterbury que llegan a crear una escena musical propia.

Sin embargo, la vanguardia, la modernidad y la diversión solo alcanza las grandes ciudades y los adolescentes de Manchester siguen aburridos, sumidos en una rutina gris y buscando algo que les insufle de vida. La escena mod de The Who y Quadrophenia, que arrasó entre la juventud inglesa a lo largo de los 60, ahora está en decadencia. Así pues, hay miles de mods que echan de menos la música que oían y el estilo de vida desenfrenado que les caracterizaba. Mientras la mayoría de los adolescentes se conforma con las listas de éxitos de la radio, hay otros que quieren seguir escuchando lo que les conecta con su herencia mod: el soul.

northern soul musica

Los mods de Quadrophenia || Fuente: theidleman.com

La explosión del soul

En los 60, este fue uno de los géneros que más éxitos cosechó y que generó toda una industria, sobre todo gracias a la Motown. Marvin Gaye, The Temptations, Otis Redding  eran la clase de estrellas que nacieron de él y las que marcaron una impronta en la música negra de esta década. Con ellos, el soul o la música del alma, como significa literalmente, se extendió por todo el mundo.

A finales de los 60 la psicodelia irrumpió en la música y el soul tomó otro camino, menos enfocado hacia el baile y más hacia el funk y la canción protesta. De la disolución de muchos grupos surgieron artistas con mérito propio de la talla de Diana Ross (de The Supremes) y Curtis Mayfield (The Impressions). Tomando el ejemplo de estos dos, la primera acabó convirtiéndose en una diva de la música disco y el segundo en uno de los iconos del soul de los 70 al lado de Stevie Wonder y Marvin Gaye.

Blues piano musica Marvin Gaye

Marvin Gaye || Fuente: billboard.com

Este soul comercial, el de la Motown, no era lo que interesaba a los adolescentes del norte de Inglaterra. El northern soul surge cuando los ingleses emprenden una auténtica búsqueda del tesoro: recuperar el soul rápido, eléctrico y bailable que habían publicado sellos menores americanos a finales de los 60. En definitiva, singles raros y artistas caídos en el olvido que habían sido ignorados durante mucho tiempo y que ahora los jóvenes quieren reivindicar como suyo.

A su vez, se convierte en puro coleccionismo. Hay que tener en cuenta que si en la época de su aparición estos singles eran de edición limitada, diez años más tarde eran casi imposibles de encontrar. Es curioso el contraste entre el ambiente proletario en el que se redescubre el Northern Soul y la cantidad estratosférica de dinero que se gastaban sus aficionados para empezar su propia colección de discos.

northern soul cine musica

Los coleccionistas || Fuente: blogs.elpais.com

Más que música

Pero el northern soul no se limita solo a la música y a la búsqueda desenfrenada de vinilos desconocidos. Va mucho más allá, hasta el punto de considerarlo un estilo de vida y una manera de identificarse. Incluye un lenguaje propio, un símbolo, una manera especial de vestirse, y lo que tal vez sea más notorio a primera vista, unos pasos de baile. No hay más que fijarse en las grabaciones de vídeo de la época para ver cómo la gente se dejaba el alma en las discotecas. Los pasos de baile consisten en piruetas, saltos, patadas a lo Bruce Lee y en algunas ocasiones hasta se acerca al breakdance.

keep the faith northern soul

El puño negro alzado identifica al ‘northern soul’ || Fuente: europosters.com

Es de entender que cualquiera que vaya a una allnighter (o como se llama a la noche del sábado) se lleve ropa de recambio al ver que todo el mundo acaba sudando. En los 70, una imagen habitual de las discotecas los domingos por la mañana es la del suelo lleno de talco, lo que permite deslizarse más fácil a la hora de bailar. Y otra imagen, mucho más lúgubre, es la de las jeringuillas en el baño. Para bailar de la noche a la mañana se necesita más que amor por la música, y no son pocos los jóvenes que caen en las drogas.

Todo esto sucede en locales con grandes pistas de baile que abren los fines de semana y que se convierten en lugares de culto: el Wigan Casino o el Twisted Wheel de Manchester fueron algunos de ellos. Se vive de noche, y para bailar. Es aquí cuando el DJ se erige como una figura importante, al ser quien pone el ritmo y quien muchas veces introduce a su público a nuevos singles y artistas.

northern soul cine musica

‘Northern Soul’ (2014) || Fuente: ukfilms.ru

De la mano de los DJ y del afán de coleccionismo resurgen artistas y canciones que hoy en día forman parte de los recopilatorios del northern soul. Al contrario que en otros géneros musicales, aquí no hay un canon definitivo de los mejores cantantes o discos. Los éxitos han recibido su reconocimiento con los años por ser los más queridos entre los fans. Entre ellos están, por ejemplo, Seven Days Too Long de Chuck Wood, If This Is Love de The Precisions, Do I Love You de Frank Wilson

El northern soul cayó en decadencia después de los años ochenta y su influencia se redujo a unos pocos clubes. Sin embargo, en los últimos años y en parte gracias a la influencia de los mods, se ha producido una especie de revival por todo el mundo, en especial en Inglaterra. Las allnighters son cada vez más frecuentes, incluso en España, y gracias a ellas se pretende reivindicar una escena musical a menudo olvidada pero que fue un fenómeno sin precedentes en su época. Tal y como reza su lema: keep the faith!