Corren tiempos difíciles, como los de Dickens. Tiempos en los que cada uno se pregunta quiénes es, a dónde se dirige o incluso qué sentido tiene esta vida. La filosofía ha seguido al hombre desde su nacimiento, desde que la razón engendró la inquietud y a su vez esta la curiosidad por el saber. Puede que como el respirar, exista algo en el interior de nosotros que incapaz sea de aceptar la realidad, lo dado, la rutina.

Friederich Nietzsche

Así se muestra el ser humano. Es casi inconformistas por naturaleza. Desea averiguar todos los porqués, los entresijos de nuestra propia conciencia. Sería curioso saber que harían si les dijeran que es hora de aceptar que no hay respuestas para todas estas preguntas y que, en definitiva, son todo lo que tienen y tienen todo lo que son.

El nihilismo es una corriente filosófica que toma como base la negación de cualquier sentido del que este dotado esta vida. Vivir, según esta corriente, carece de metas, de fe, de objetivos. El nihilismo es aceptar la nada, el carente valor de nuestra propia existencia, su carácter efímero. Friedrich Nietzsche es a menudo considerado un nihilista, en cuanto aceptando los principios de esta corriente, sugiere que para ser hombres y vivir plenamen

Friedrich Nietzsche

Friedrich Nietzsche

te esta vida, se habrá de superar cualquier ídolo o dios que nos desvincule del plano terrenal en el cual se existe.

Para este filósofo alemán, se ha de negar a Dios, enterrarlo bajo los miedos y convicciones y aceptar que esta vida es la única que verdaderamente se disfrutará. Como tal, habrá de vivirse, como si fuese a repetirse esta un infinito número de veces. Esta última idea, es la que se considera el Eterno Retorno, representado por la imagen de una serpiente que engulle su propia cola: el uróboros.

Friedrich Nietzsche, desolación y esperanza

“Esta vida, como tú ahora la vives y como la has vivido, deberías vivirla aún otra vez e innumerables veces, y no habrá en ella nada nuevo; sino que cada dolor y cada placer, y cada pensamiento, y cada suspiro, y cada cosa indeciblemente pequeña y grande de tu vida deberá retornar a ti”

Nietzsche, F. (1882). La gaya ciencia.

En La gaya ciencia (1882) o Así habló Zaratustra (1883) se encuentra el Superhombre, ese individuo que ama la vida e incapaz es de aceptar algo que lo desvincule de esta. El Superhombre vive en un Carpe Diem constante, su voluntad moldea su destino.

El Übermensch conoce el sacrificio, solo él es rey y dios de sus días. No es un mártir, ni niega esta vida en pos de otra. El Superhombre no se arrepiente de sus acciones, y repetiría estas un infinito número de veces. Todos sus errores, todas sus decisiones lo han engendrado.

Uróboros Friedrich Nietzsche

El uróboros

En Así habló Zaratustra (1883) encontraremos paralelismos de una vieja historia que todos conocemos. Zaratustra desciende de sus montañas para hacer que la humanidad abra los ojos. Pero tomándolo por un falso profeta, los hombres lo niegan, creyéndolo demente. Esta novela filosófica se encuentra repleta de metáforas, para convencernos finalmente de que los hombres debemos amar esta vida, sean cuales sean nuestras circunstancias. Porque aquello que no nos mate, inevitablemente nos hará más fuertes.

Send this to a friend