Desde que los hermanos Lumière patentaran el primer cinematógrafo el 13 de febrero de 1895 hasta que J. Searle Dawley creara en 1910 la primera película de terror (una adaptación del famoso Frankenstein de la escritora norteamericana Mary Shelley) para Edison Studios pasaron tan solo quince rápidos años. Desde entonces la producción audiovisual no ha hecho más que engrosar las filas del miedo debido a la demanda que ello supone por parte de cinéfilos.

Es evidente que lo que a los espectadores de 1922 sentían miedo al ver este tipo de producciones, hoy en día nos resultará algo anecdótico que veremos no con el fin por el que fue creado en su tiempo, sino como un necesario visionado para una mayor riqueza fílmica. Es más, probablemente lo que a nuestros padres dio miedo en los 80 (véase La Cosa por ejemplo) es bastante probable que a nosotros tampoco nos dé miedo pues nuestra concepción de lo terrorífico es totalmente diferente.

La industria de este sector, a sabiendas de que en nuestro mundo lo que ayer valía hoy no, debe ser lo más pragmática posible inventando y creando nuevas sensaciones de terror, siempre eso sí, con gran imaginación. Si comparamos las películas de la década de los años 50 o 60, el hilo conductor que contienen las películas de miedo es un monstruo el cual persigue a desafortunados transeúntes como The Mummy o Creature from de black lagoon. Da igual si era una superproducción o un largometraje de Serie Z. La forma de infundir terror es siempre más o menos la misma (siempre, claro, con mejores o peores guiones).

Conforme avanzan los años, puede verse un giro drástico en los años 80. La industria se centra más en el terror adolescente, buscando llegar a un gran número de consumidores en este sector del mercado. De esta forma nacerán películas como pueda ser Pesadilla en Elm Street, Halloween o It. Así pues, se aprecia un cambio de giro hacia lo psicológico. De aquí en adelante este género se encuentra en la necesidad de crear temores en un mundo cada vez más globalizado y menos ingenuo a “criaturas” y se pasa a jugar con temores irreales, produciendo así películas como Holocausto caníbal, Paranormal Activity o, rozando lo siniestro y lo sádico, la saga de Saw.

Aquí os dejamos la primera parte de siete de La Historia del Cine de Terror, documental realizado por el canal Calle 13.

La Historia del Cine de Terror

Send this to a friend