Todo comenzó en Londres, Puccini viajó a la capital británica y, allí, fue espectador de la Madame Butterfly de David Belasco. Tras la representación, el compositor italiano rogó al escritor norteamericano que le cediera los derechos de la obra para crear una ópera. Meses después, Giacomo Puccini había terminado Madama Butterfly, estrenada en el Teatro alla Scala de Milán en 1904. Tres años después llegaría al Teatro Real de Madrid y, a la distancia de 110 años, en su temporada 2016/2017, el Real apuesta de nuevo por este clásico inmortal. Compuesto por Puccini y con libreto de Giuseppe Giacosa y Luigi Illica, fue retocado hasta cuatro veces después del fracaso de su estreno, razón por la que los dos actos propuestos por Puccini se convertirían en tres por sugerencia acertada de Giacosa, tras diversos desencuentros entre ambos.

Cio-cio-san: una Penélope sin Ulises

Soprano Ermonela Jaho, soprano (Cio-Cio-San) y mezzosoprano Enkelejda Shkosa (Suzuki)

Soprano Ermonela Jaho, soprano (Cio-Cio-San) y mezzosoprano Enkelejda Shkosa (Suzuki) || © Javier del Real en el Teatro Real

La ópera, dividida en tres actos, presenta los tres estados de una historia de amor trágica para su protagonista: Cio-cio-san. Un matrimonio de conveniencia pactado por dinero entre el joven teniente americano B.F. Pinkerton y la joven geisha de Nagasaki, una joven de apenas 15 años, Madama Butterfly da inicio a una historia de amor y desengaño. La pequeña Butterfly será repudiada por toda su familia, encabezada por el Tío Bonzo, puesto que ella reniega de sus cultos para abrazar las costumbres americanas de su marido. Su visión naif del matrimonio, su creencia en el amor de su marido y su ceguera ante el abandono de este, hará que Cio-cio-san viva una mentira en su Ítaca personal.

Suzuki, Sharpless y el desengaño de Butterfly

El cónsul americano que había sido testigo de la ceremonia matrimonial, intenta abrir los ojos de Madama Butterfly para que asuma el abandono del teniente Pinkerton. Sin embargo, ella se aferra a su amor y pone todas sus esperanzas en el regreso de su amado, sobre todo, tras confesar al cónsul Sharpless que tuvo un hijo de él. Mientras tanto, Suzuki, la sirvienta personal de Cio-cio-san, quiere evitar por todos los medios el daño a su ama, conociendo la fantasía en la que esta ha estado viviendo durante tres años de espera.

Barítono Ángel Ódena  (Sharpless), mezzosoprano Enkelejda Shkosa (Suzuki), soprano Ermonela Jaho, soprano (Cio-Cio-San), y Saúl Esgueva (niño hijo de Cio-Cio-San)

Barítono Ángel Ódena  (Sharpless), mezzosoprano Enkelejda Shkosa (Suzuki), soprano Ermonela Jaho, soprano (Cio-Cio-San), y Saúl Esgueva (niño hijo de Cio-Cio-San) || © Javier del Real en el Teatro Real

El dolor no podrá ser evitado, Pinkerton volverá pero no para quedarse. Tras conocer la existencia de su hijo, el teniente americano regresará a Nagasaki para llevárselo. Finalmente, Madama Butterfly abrirá los ojos ante el desengaño amoroso y la crueldad de su marido que quiere llevarse al pequeño. Cio-cio-san aceptará su destino desgraciado, entregará a su hijo y, con el alma ya muerta, pondrá fin a su vida.

Cine y espectáculo

La producción que el Real presenta aúna no solo la unión de culturas ínsita a esta trama americano-japonesa sino que añade una perspectiva cinematográfica. El escenario se convierte en un estudio de grabación que, a su vez, alberga un escenario giratorio donde descansa la casa de Butterfly. La grabación del drama se proyecta, en blanco y negro, durante todo el espectáculo en una pantalla superior, convirtiendo la ópera en una película clásica con banda sonora en directo. La unión de estas dos artes aporta una visión cercana a la interpretación dramática de los cantantes que, no solo llegan con su voz a cada rincón del teatro sino que transmiten la pasión en la gran pantalla.

Soprano Ermonela Jaho, soprano (Cio-Cio-San), tenor Jorge de León  (B. F. Pinkerton)

Soprano Ermonela Jaho, soprano (Cio-Cio-San), tenor Jorge de León  (B. F. Pinkerton) || © Javier del Real en el Teatro Real

Un drama femenino

Madama Butterfly es un drama conocido y renombrado. Su  famosa aria, «Un bel dì vedremo», ha sido interpretada por grandes como Maria Callas, e imitada y reproducida en numerosas ocasiones.

Cualquier ciudadano de a pie reconoce la melodía, siente la esperanza y entiende el drama de Cio-cio-san. El público del Real espera, paciente, a la interpretación de Ermonela Jaho, una de las sopranos encargadas de dar vida a la protagonista de este drama femenino. El silencio que deja el final del aria queda interrumpido por los aplausos de un público emocionado que siente la pasión de una intérprete inconmensurable.

Soprano Ermonela Jaho, soprano (Cio-Cio-San)

Soprano Ermonela Jaho, soprano (Cio-Cio-San) || © Javier del Real en el Teatro Real

La semana de la ópera

El rodaje de Madama Butterfly en el escenario del Teatro Real estará abierto al público hasta el próximo 21 de julio. Pero, esta vez, no es solo un estreno más de la temporada sino que, como parte de la celebración de la tercera edición de la Semana de la ópera, pantallas al aire libre, auditorios, salas y teatros albergarán un clásico para todos los públicos, acercando una obra maestra a todos aquellos que quieran disfrutarla.

Se puede utilizar este clásico de la ópera italiana para acercar este espectáculo grandioso a todos los amantes de la música, la interpretación y, por qué no, del cine clásico.

 

[responsivevoice voice="Spanish Female" buttontext="Escuchar"] A button to read only the text surrounded by these shortcodes. [/responsivevoice]