Ed Wood: El peor director de todos los tiempos

escrito por

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on telegram

Hace tiempo, en las décadas de los 30 y los 40, surgió el cine de serie B. Este cine se caracterizaba por la realización del rodaje en grandes estudios, reutilizando decorados y equipos de películas propios de grandes producciones, empleando un presupuesto mucho menor. Este cine de bajo presupuesto otorgó grandes filmes de la talla de “La Mujer Pantera” o “Yo Anduve con un Zombie” de Jacques Tourneur. Fue un género que se consagró rápidamente y que incluso fue muy respetado por la crítica especializada.

Sin embargo, de los residuos de este cine “de segunda categoría” nació el llamado trash cinema o, literalmente, cine basura. Mientras que la serie B adaptaba el equipo de filmes de gran presupuesto para crear un producto más barato pero de gran calidad, el trash se basaba en rodajes terriblemente acelerados y con recursos ínfimos. Aprovechaban subgéneros del cine que se encontrasen en boga con fines comerciales de manera nefasta.

Sin duda, de entre todos los cineastas que se dedicaron al cine basura, el director más reconocido de del cine trash fue Ed Wood, que cuenta con el dudoso mérito de ser definido como “el peor director de todos los tiempos” por su desastrosa dirección y sus disparatadas ideas. Wood se inició en el cine como director con la película “Glen o Glenda” en 1953, película que él mismo protagonizó junto al ya decadente Béla Lugosi. El filme trata a modo de falso documental historias de travestismo y transexualidad, reivindicando la tolerancia, que generaron una gran controversia en la cerrada moral estadounidense de los 50.

"Glen or Glenda", 1953

«Glen or Glenda», 1953

Continuó su carrera cinematográfica con “Jail Bait (Hidden Face)” en 1954. Esta película se puede encasillar dentro del cine negro, caracterizada por el uso de la “noche constante” al haber sido grabada durante varias semanas únicamente de noche. Narra la historia de un gangster que se somete a la cirugía estética para cambiar su rostro y huir de la policía. El film es una reinterpretación personal de clásicos del género, y fue la primera aparición en el cine de Steve Reeves, que posteriormente interpretaría a Hércules y otros héroes de historias clásicas.

Su tercera película fue “Bride of the Monster” , de 1955. Fue la primera incursión del cineasta en el género de terror, protagonizada por Béla Lugosi y el luchador sueco Tor Johnson, que pasaron a ser dos habituales en la filmografía de Wood. Por aquella época Lugosi se había convertido en un adicto a la morfina, hecho por el cual tuvo que acabar internado en un centro de desintoxicación, esperando su regreso estelar al mundo del cine.

La resurrección cinematográfica de Béla Lugosi por fin llegó en 1959, con “Plan 9 from Outer Space” , la cinta más conocida del cineasta. Lugosi murió en 1956, año en el cual se comenzó la dirección de la cinta. Béla Lugosi y Ed Wood eran grandes amigos, por lo cual el cineasta incorporó escenas grabadas en los últimos meses de vida del actor, a modo de homenaje. A pesar de haber sido un absoluto un fracaso de crítica y taquilla, hoy es considerada una película de culto.

"Plan 9 from Outer Space", 1959

«Plan 9 from Outer Space», 1959

El mismo año se estrenó “Night of the Ghouls”, considerada como una secuela de “Bride of the Monster”. Esta cinta fue protagonizada por Kenne Duncan, que ya había trabajado con el director en otros proyectos fallidos de western como “Trick Shooting with Kenne Duncan” en 1952 y “Crossroad Avenger” en 1953.

Ed Wood fue un personaje excéntrico que siempre estuvo acompañado de gente como él. Sus películas contaban con freaks de todo tipo. Entre sus actores habituales se encontraba un Béla Lugosi prácticamente olvidado y en absoluto declive, que sugirió a Wood la contratación de Vampira. Ella rechazó la oferta, hasta que su carrera se fue al traste y no le quedó más remedio que aceptar. La única condición que puso fue la de aparecer sin ningún diálogo. Otros colaboradores fueron Criswell, un vidente que predijo la muerte de John F. Kennedy; o John Breckinrdige, un transexual millonario.

El director siguió escribiendo, pero todo el dinero que ganaba se lo gastaba en alcohol. Murió a los 54 años, enfermo por la bebida y completamente arruinado. Su vida fue llevada al cine en 1994 en la película “Ed Wood” de Tim Burton, uno de sus mejores trabajos. La personalidad de Wood fue retratada de manera minuciosa por Johnny Depp, y se le mostraba como una persona alegre y soñadora. Se muestra la íntima relación de amistad entre Béla Lugosi y Wood, así como la idolatría que ambos se expresaban. Lugosi fue interpretado por Martin Landau, que ganó el Oscar al mejor actor de reparto por esta actuación.

"Ed Wood", 1994

«Ed Wood», 1994

Suscríbete a nuestra newsletter

¿QUIERES APOYAR A LE MIAU NOIR?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Share on telegram
Telegram

CONTINÚA LA LECTURA...

El arte de contar historias: ¿Por qué las series le están ganando la batalla al cine?
En la ceremonia de los Oscar de 1973 Marlon Brando ganaba su segunda estatuilla gracias a su magistral...
Feria Estampa 2021: revitalizar el mercado del arte
Tras la Feria ARCO celebrada el pasado mes de marzo de 2020 ha trascurrido más de un año en el que el...
Christo, el artista que repensó los espacios
El pasado 31 de mayo, el artista Christo Vladimirov Javacheff (Bulgaria, 1935), más conocido como Christo,...

EL AUTOR DEL TEXTO

Dejar un comentario

Al utilizar este formulario, acepta que este sitio web almacene y maneje sus datos.

El mundo no es fácil y aunque estamos en contra de ponerle puertas al campo nos vienen obligando a avisarte de que utilizamos cookies (no de las de comer, aunque nos pese) de las propias y de las de terceros con el objetivo de recopilar datos para después poder mostrar publicidad. Si quieres, puedes leer el resto de texto, aunque te recomendamos que mejor leas un artículo. Acepto Leer más

Política de cookies