Cuatro caballos tiraron hasta desmembrar el monumento, una enorme pérdida que será irreparable. El conjunto de bienes heredados del pasado está en peligro de extinción. Numerosas intervenciones están haciendo que nuestro patrimonio arquitectónico esté sufriendo grandes golpes como consecuencia de no entender el valor cultural que aportan.

La Ilustración a finales del siglo XVII abrió el eterno debate sobre la necesidad de  transmitir conocimiento a futuras generaciones mediante la conservación del monumento. A través de los siglos se abre un proceso que ha pasado de considerar la arquitectura como objeto aislado a la preservación de un conjunto abierto patrimonial, poniendo en valor paisajes, centros históricos e incluso entornos industriales que identifican a un lugar.

La conservación de Bienes Culturales ha sido un fenómeno europeo que necesitó un largo recorrido de transición para adoptar claramente una postura restauradora. El Convenio para la Protección del Patrimonio Mundial Cultural y Natural adoptado por la UNESCO en 1972 contribuyó a adquirir sensibilidad y respeto hacia nuestro bienes edificados.

Con el Diccionario razonado de la Arquitectura entorno a la mitad de siglo XIX aparece por primera vez el término restaurar. Diversas teorías abordarían los objetos arquitectónicos destacando dos teorías erróneamente contrapuestas, la teoría restauradora y la teoría antirestauradora.

El gran arquitecto Viollet-Le-Duc sentaría las bases teóricas en el siglo XIX . Un alto conocimiento de la arquitectura medieval le permite hacer una taxonomía del edificio con el fin de reconstruir de una forma totalmente interpretativa el monumento pudiendo incluso crear una imagen que nunca llegó a tener. Las intervenciones se justificaban mediante un estudio detallado del monumento y un conocimiento profundo de su herencia.

Existe un planteamiento diferente a la visión restauradora de Le-Duc. El escritor y crítico inglés John Ruskin propugnó que la intervención arquitectónica debe de preservar la obra originaria del creador. La conservación del edificio no debe inducir a una falsa descripción del monumento que aboque a una desvirtuación de este, en algunos casos la vehemencia de la restauración ha contribuido incluso a la destrucción parcial o total del bien a preservar.

Miradas de Ruskin || The Print Collector Hulton Archive CollectionGetty Images

Miradas de Ruskin || The Print Collector Hulton Archive CollectionGetty Images

John Ruskin: Velad con vigilancia sobre un viejo edificio (……..) Contad las piedras como haríais con las joyas de una corona; unidlas con hierro cuando se disgreguen, contenedlas con ayuda de vigas cuando se inclinen; no os preocupéis por la fealdad del recurso de que os valgáis, más vale una muleta que la pérdida del miembro; y haced todo esto con ternura, con respeto.

Estas dos teorías se entienden como extremas y contrapuestas, una lucha entre restauradores y antirestauradores, pero realmente no fue así. La labor de ambos arquitectos fue complementaría admiraban la obra de su compañero a pesar de sus diferencias ideológicas. Camilo Boito se encarga de enfrentarlas y exponerlas como dos corrientes extremas para posteriormente abrir la tercera vía, que se conoce como restauración científica. 

Cambio generacional

Boito proponía una intervención clara con medidas elementales que ayudaran a la identificación de la acción restauradora. Incitando desde una postura ecléctica que lejos de construir un engaño, se presenta como armoniosa respetando su condición histórica.

En ese sentido Leopoldo Torres Balbás, arquitecto conservador de la Alhambra de Granada a principios del pasado siglo, volvería a dotar de protagonismo al monumento siguiendo estos preceptos. Cuando parecía que rio empezaba a fluir, La Guerra Civil española nos vuelve a aislar de las corrientes internacionales volviendo de nuevo a las corrientes historicistas ya arduamente agotadas. 

La historia del arte nos ha enseñado a contemplar el edificio como un icono digno de admiración un emblema barroco, gótico, plateresco, románico o prerrománico. El patrimonio debe entenderse como el resultado de varias épocas históricas y debe constituir un proceso de conocimiento y valores contenidos en el lugar.

Abadía de Whitby en Yorkshire del Norte, Inglaterra || Fotografía de Juan Quintana

Abadía de Whitby en Yorkshire del Norte, Inglaterra || Fotografía de Juan Quintana

Existe numerosa normativa internacional como es Carta de Atenas de 1931, deudora del restauro scientifico, propuesto por el discípulo G. Giovannoni potencia la conservación y mantenimiento para abandonar los riesgos que subyacen con la restitución integral. La  Carta de Venecia inspirada en el restauro crítico de Brandi y Pane y la vigente Carta de Cracovia nos recuerda la importancia de la recuperación de la memoria histórica y la recuperación selectiva de los estados originales de nuestro patrimonio edificado.  La reconstrucción en el estilo del edificio de partes enteras del monumento debe evitarse, debe reflejarse en ellas el lenguaje de la arquitectura actual.

En Italia Giovanni Carbonara propone un equilibrio entre condiciones restauradoras. Una postura crítica atendiendo al proyecto de restauración. El proyecto de restauración es un proceso de oportunidad único focalizado a la conservación del edificio originario añadiendo un soporte que permita su estudio riguroso. La premisa fundamental de la restauración crítica es la diferenciación entre la intervención y las partes originales, primando valores como reversibilidad de la actuación, autenticidad expresiva y formas neutras además de una correcta compatibilidad de materiales.

La intención de conservar el edificio o un conjunto histórico es garantizar su autenticidad e identidad. El respeto del edificio histórico debe ser el valor máximo a preservar, al igual que es necesario decodificar toda la información del edificio para poder intervenir y rescatarlo funcionalmente.

En la Sierra de Cadiz, el proyecto de consolidación de la torre del Homenaje del Castillo de Matrera es un proyecto que ha permitido la reflexión acerca las diferentes posturas academicistas de la restauración siendo esta un punto de confrontación entre los vecinos.

Tratamiento y bases de intervención para la torre matrera || Arquitectura Viva

Tratamiento y bases de intervención para la torre matrera || Arquitectura Viva

[responsivevoice voice="Spanish Female" buttontext="Escuchar"] A button to read only the text surrounded by these shortcodes. [/responsivevoice]