El sexo de cualquier persona viene determinado por el par de cromosomas sexuales, también conocidos como par 23, teniendo una mujer dos cromosomas X y el hombre un cromosoma X y otro Y. Pero la dotación cromosómica no lo es todo y muchas personas se sienten atrapadas dentro de un cuerpo que no consideran el suyo, sienten que tienen el sexo contrario al que querrían.

Actualmente, gracias al avance de la ciencia y al cambio de mentalidad del mundo en general, las operaciones de cambio de sexo son algo seguro y aceptado en la sociedad. Son la tabla de salvación de personas que se sienten extraños dentro de su propio cuerpo. Pero como todo a lo largo de la historia de la humanidad, no siempre ha sido así y ha sido necesario recorrer un largo camino para llegar hasta donde estamos.  

El pintor Einar Mogens Wegener nació en Vejle, Dinamarca, en el año 1882. Conoció a Gerda, la que se convertiría en su esposa en 1904, en la Escuela de Arte de Copenhague. Mientras que Einar se especializó en el paisajismo, su mujer lo hizo en la ilustración y revistas de moda. LiliA la vista de cualquiera podrían pasar por un matrimonio normal, de no ser por el secreto que escondían y que sólo era conocido por sus amigos más íntimos. Todo comenzó cuando una tarde Gerda le pide a su marido que sustituya a la modelo, posando para ella con falda, medias y tacones. Desde ese momento Einar se da cuenta de que se siente más cómodo con la vestimenta femenina y comienza a usarla habitualmente.

Poco tiempo después Einar adoptó el nombre de Lili, aunque no sería reconocida de manera legal como Lili Elber hasta unos años más tarde. El escándalo salta cuando en 1913 se descubre que la mayoría de las ilustraciones de mujeres pintadas por Gerda, realmente retratan a su marido.

Gerda siempre apoyó a su marido

La pareja se trasladó a París, donde Gerda triunfa como pintora e ilustradora para revistas como Vogue. Mientras tanto Einar vivió y vistió como mujer, y era presentado como Lili, la supuesta hermana de Einar.  Cuando la verdad sobre la pareja fue descubierta, decidieron volver a Dinamarca.

Retrato Lili

Retrato Lili

Con el objetivo de poder seguir su vida como Lili sin tener que esconderse, comenzó a visitar diversos médicos, muchos de los cuales le consideraban un histérico o un pervertido. Uno de ellos finalmente diagnosticó a Einar como transexual, es decir, a pesar de ser un hombre poseía en sangre niveles más elevados de hormonas femeninas que masculinas.

En 1930 la pareja se traslada a Alemania para que Einar pudiese someterse a una cirugía de cambio de sexo, aún en fase experimental. La primera de las cinco operaciones a las que se sometería sería una castración quirúrgica bajo la supervisión del doctor alemán Magnus Hirchsfelds, el cual además fundó la primera asociación de defensa de homosexuales y transexuales.

El resto de las operaciones se llevaron a cabo en Dinamarca a manos del cirujano Kurt Warnekros. La segunda operación a la que Einar se sometió fue un trasplante de ovarios, sin embargo fue necesario extirpárselos en dos nuevas intervenciones, debido al gran rechazo y complicaciones que sufrió tras la operación.

A pesar de todas las dificultades Einar siguió luchando por ser Lili. Decidió someterse a una operación para implantarse un útero y una vagina artificial, ya que siempre había tenido el deseo de ser madre. Esta fue su quinta y última operación. Pocos días después, el 13 de septiembre de 1931, falleció debido a complicaciones derivadas de la operación.    

Vivió años atrapado en un cuerpo que no sentía como suyo. Se enfrentó a una sociedad que no entendía lo que sentía. Luchó para lograr lo que con todas sus fuerzas deseaba y desgraciadamente murió en ese intento. Le tocó vivir en una época que aún no estaba preparada para asumir que la naturaleza, a veces, se equivoca.

Send this to a friend
[responsivevoice voice="Spanish Female" buttontext="Escuchar"] A button to read only the text surrounded by these shortcodes. [/responsivevoice]