Arquitectura sin arquitectos

La arquitectura es uno de los muchos campos que ha sufrido una evolución espectacular en el último siglo de historia. El descubrimiento de nuevos materiales y técnicas de construcción han permitido formalizar ideas que anteriormente estaban en la mente del arquitecto pero eran físicamente imposibles de construir.
Hoy en día es normal encontrar arquitectura a la que podemos llamar “de autor”, edificios complejos ejecutados con una técnica sobresaliente y primando en algunos casos la estética a la funcionalidad. Fosters, Calatravas, Hadids… todos los conocemos. Pero antiguamente (y no tan antiguamente), en gran parte del mundo, la arquitectura que se ejecutaba servía a una función determinada, liberándose del yugo de la estética puesto que ésta no se tenía en mucha consideración.
La arquitectura tradicional no entiende de modas. Es inmutable, perfecta para servir en un lugar determinado para una función precisa. Muros ciegos pintados de blanco en sitios donde hace calor, paramentos oscuros donde se necesita radiación solar, construcciones enterradas donde las condiciones climáticas son adversas, y así con innumerables características que hacen de la arquitectura una herramienta para aprovechar los recursos naturales de los que dispone el lugar en el que se asientan.
La arquitectura bioclimática, tan moderna como se presenta, bebe mucho de este tipo de referencias tradicionales para crear edificios contemporáneos que jueguen con los características naturales del entorno en el cual se hallan para direccionarlos a su favor. Mas en este pequeño texto nos salimos de este tipo de arquitectura contemporánea para adentrarnos en la arquitectura vernácula, comunal, arquitectura que se hace sin arquitectos.
Rudofsky, Artchitekt, Ethnologe, Philosoph
Bernard Rudofsky
Como comenta Bernard Rudofsky en su escrito, este tipo de arquitectura es tan poco conocida que ni siquiera tiene una denominación específica. Se refiere a ella con una sarta de calificativos tales como vernácula, anónima, espontánea, indígena o rural, entre otros. De hecho advierte que estas construcciones aun se encuentran relegadas a las páginas de revistas geográficas y antropológicas. Bernard Rudofsky fue un arquitecto nacido en Moravia a principios del siglo XX pero nacionalizado estadounidense, que pasó gran parte de su vida -entre otras cosas- estudiando ejemplos de arquitectura tradicional.
No es casualidad el título del artículo, está tomado directamente de la obra homónima de Rudofsky, publicada en 1964, en la que recorre ciudades, países y continentes en busca de esa arquitectura sencilla, funcional, veraz. Arquitectura sin arquitectos es un catálogo que nos muestra ejemplos fantásticos de construcciones hechas por y para la gente. Sin desmerecer a la arquitectura contemporánea, claro está, cada una tiene sus pros y contras, pero este debate no nos concierne ahora así que pasamos inmediatamente a realizar un recorrido por algunos ejemplos que se mencionan en la obra de dicho arquitecto.

Anticoli Corrado

Arquitectura sin arquitecto - Anticoli Corrado 1925
Anticoli Corrado hacia 1925
Arquitectura sin arquitecto - Anticoli Corrado
Anticoli Corrado en la actualidad
Abrimos los ejemplos con la villa de Anticoli Corrado, situada cerca de Roma. Esta población, cercana a los mil habitantes, está consolidada sobre una compleja configuración del paisaje, como se puede apreciar en las imágenes. Es un ejemplo de urbanismo ejecutado a través de la actividad espontánea y continua de una comunidad con una herencia y tradiciones en común.
 

Arquitectura nómada

 
Sketch tiendas
Arquitectura sin arquitectos
 
Nunca se ha tenido en suficiente consideración las construcciones nómadas. Esta forma de asentarse, basada en la sencillez, en la rapidez de ejecución y en la economía de medios, y aun teniendo casi tanta antigüedad como la más vetusta de las civilizaciones, es de una modernidad que abruma. Muchos de los conceptos que aquí se ponen en práctica se utilizan aún en proyectos actuales que requieren un montaje rápido y versátil.
 

Medina de Marrakesh

 
Arquitectura sin arquitectos - Medina Marrakesh
Vista aérea de la ciudad de Marrakesh
 
En la arquitectura tradicional musulmana (sus referencias constructivas llegan aún a nuestros días en la forma de hacer arquitectura en España) la vida se hacía de puertas hacia adentro. Las construcciones se caracterizan por ser muy austeras en su exterior, impenetrables, opacas y sencillas. La opulencia y ornamentación se muestran en el interior. La medina de importantes ciudades como Fez o Marrakesh demuestra estos principios teóricos en la forma de construir. Apenas hay espacio público. El viario es el vacío que queda entre edificaciones, con un urbanismo generalmente anárquico.
 

Mojácar

 
Arquitectura sin Arquitectos - Mojácar 1915
El pueblo de Mojácar en el año 1915
 
Arquitectura sin Arquitectos - Mojacas
Mojácar en la actualidad
 Un gran ejemplo, patrio esta vez, del tema al que se refiere el artículo. Antes de que se popularizase como una alternativa turística muy fuerte en el sur de la Península (con todo lo bueno y lo malo que esto conlleva), este pequeño pueblo de la costa almeriense era un gran ejemplo de organización y construcción funcionales para adaptarse al duro medio que les rodea.
Viviendas naturales en África central: Baobabs
 
Arquitectura sin Arquitectos
Arquitectura sin arquitectos
También la naturaleza tiene cabida en el tema que estamos tratando. El baobab, árbol presente mayoritariamente en la geografía de África central y Madagascar, posee una madera blanda, fácil de tratar, y su diámetro puede llegar a alcanzar los diez metros. Muchas tribus y grupos étnicos de esta zona lleva generaciones usando estos árboles, ahuecando su tronco para convertirlo en vivienda.
Send this to a friend