Animal Collective

26 colectivos de 13 nacionalidades y más de 350 obras construyen la exposición Animal Collective. Se trata de un progreso desarrollado y centrado por los lazos, enlaces, influencias y dinámicas de intercambio. La exposición mantiene relaciones con el arte contemporáneo, refuerza los colectivos ajenos y genera dinámicas de de influencias. Una forma de comunicación que por su naturalidad, es la más selecta y sobresaliente. A pesar de contar con numerosos estilos individuales, el cómic sigue evolucionando y girando gracias a los pequeños colectivos.

La batería de recursos de este medio es tan amplia como lo es el número de autores que lo practican, ya que cada uno ofrece su propio código visual y narrativo. Pero, a menudo, el cómic evoluciona y experimenta saltos cualitativos gracias al impulso de pequeños colectivos de autores.

«Estos mantienen una relación horizontal con otras artes contemporáneas y, además de reforzar los esfuerzos individuales de sus miembros, generan dinámicas de influencia con otros colectivos alejados en el espacio que acaban por definir un marco artístico, si no homogéneo, al menos sí tendente hacia una dirección similar, la de una expresión libre, cambiante e inagotable», Alberto García Marcos y César Sánchez, comisarios de la muestra.

Colectivos únicos

Popularizar los cómics en países donde este medio es prácticamente inexistente es la meta que se proponen kuš!, la primera y única editorial de cómics de Letonia, y Stripburger, la única revista de cómics eslovena debido a la escasa producción local. La revista, que publica cómics de artistas extranjeros mezclando estilos y narraciones, logró despertar la atención del público internacional.

Actus Tragicus comprende un grupo de cinco artistas israelíes que, en 1995, fue fundado por Rutu Modan y Yirni Pinkus. Permitieron a sus miembros alcanzar una audiencia fuera de Israel publicando un libro cada año. Los libros aparecen únicamente en el Festival Internacional de Cómic de Angoulême en Francia, donde reciben su primera exposición pública.

Dongery, el colectivo de autores de cómic más importante de Noruega, y Kutikuti, la cuna del cómic contemporáneo finlandés, cuentan con más de cien miembros de apoyo en el todo el mundo.

Los fanzines

Su raíz original se gestó en forma de panfletos que circularon para difundir principalmente ideas políticas durante el siglo XIX. Su auge como fanzine, sin embargo, se experimentó en los años 50 y 60, cuando se convirtió en uno de los principales medios de expresión contracultura.

Tonto (Graz) ha seguido el camino de los fanzines y está formado por una gran red de grupos marginales de habla alemana y próximos a Europa. El grupo Spring (Hamburgo) ha estádo conformado desde el principio exclusivamente por mujeres y se ha convertido en una red sólida e importante para los ilustradores en Alemania.

El cómic en España, a pesar de tener una larga y arraigada tradición, nunca ha tenido una aceptación consolidada que le haya proporcionado estabilidad a lo largo de los años. En Animal Collective cuentan con ejemplos de autoedición de fanzines a nivel nacional como Cero Eficacia (Cáceres), Zángano Cómix (Barcelona) y Polen (Valencia).

El cómic podríamos catalogarlo como un sector casi marginal. La consecuencia directa de todo esto es una industria en un estado permanente de crisis. Muchos funcionan como pequeñas editoriales con autores de perfiles similares, tanto fuera de nuestras fronteras; como FRMK (Bruselas), Landfill (Londres) o Lagon (Busissard/París); como en España, como Apa Apa (Barcelona), Fosfatina (Vigo) o Inefable Tebeos (Valencia).

El cómic mutante

Agrupaciones  y actividades mezclan el cómic, la música o los festivales. En la mayoría de ellos la intención es proporcionar una alternativa a todos los artistas que autogestionan sus proyectos mediante la creación de un espacio donde puedan  llevar a cabo las actividades de promoción.

El festival Novo DoBa (Belgrado) tiene como objetivo la difusión del trabajo de autores balcánicos. Existen otros como Crack! (Roma), Tenderete (Valencia), Gutter Fest (Barcelona), Liceo Mutante (Pontevedra) o No tengo mamá (Vigo).

Animal Collective se acerca también a colectivos que trabajan en el medio digital, exclusivamente a Tik Tok y Ultrarradio, grupos muy importantes en Madrid. En palabras de los comisarios, «de la capacidad de mutación y adaptación de estos colectivos depende la supervivencia y, en un alto grado, también la evolución del cómic como forma artística en la actualidad».

– Todas las fotografías han sido realizadas por Raquel Gutiérrez González.