Paula Bonet y la pintura de la carne

escrito por

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on telegram

Realizar un retrato es algo complejo. Captar la esencia de una persona a través de la representación de su rostro no es tarea fácil. Algunos artistas han dedicado su vida a esta labor. Con Paula Bonet el espectador consigue conocer al retratado a través de la mera contemplación. La propia artista afirma que dibujar a alguien es pasar ese tiempo con esa persona.

La pintura y la pantalla

Realmente, aunque se formó como pintora, la mayoría de los seguidores de su trabajo conocen a Paula Bonet como ilustradora. Las redes sociales tienen mucho que ver con esto. A través de ellas la artista ha podido compartir su trabajo sin la necesidad de intermediarios. Esto ha servido también para comprobar el nivel de aceptación del mismo. De este modo la artista afirma que algunos de sus proyectos no habrían podido llevarse a cabo si su trabajo no fuera seguido por muchos a través de las redes.

La difusión de la obra a través de la red proporciona un nivel de libertad al artista con el que nunca antes había contado. Claro que normalmente un artista no puede vivir de los likes que recibe una de sus pinturas en una red social. Lo que sí se hace posible es que el creador comparta el fruto de su trabajo con el público, tanto si este pretende venderse como si no.

Sobre esto, hay que tener en cuenta las dos caras de la moneda. En el caso de Paula Bonet, sus ilustraciones se dieron a conocer rápidamente, pues transmitían mensajes con los todos se podían identificar. Esto en cierta medida provocó que algunas de sus ilustraciones cayeran en la moda, perdiendo la identidad de la propia artista.

Dibujo y autorretrato

Las ilustraciones de Paula Bonet y su éxito dieron lugar al nacimiento de Qué hacer cuando en la pantalla aparece THE END”. Este libro, que recoge 40 historias cortas acompañadas de ilustraciones, es como leer un diario. En él encontramos dibujos y reflexiones de su mundo más íntimo y abrirlo es como entrar a echar un vistazo en las emociones de la autora. Los dibujos son de vital importancia en este libro, las historias hablan de las imágenes y viceversa.

En muchas ocasiones la artista se retrata a sí misma, haciendo de sus obras algo aún más personal. Cada uno de los dibujos podría querer plasmar un momento o una situación en la que le invadieron sensaciones muy concretas. A través del dibujo rápido y la mancha de color nace un concepto de ilustración más cercano al arte que a la mera decoración.

En 813 Paula Bonet hace homenaje al trabajo del cineasta François Truffaut con unas ilustraciones que, a diferencia de su libro anterior, no son necesarias para entender el conjunto de la historia. Ella afirma que sus películas le han influido hasta adoptar ciertas formas y gamas de color en su propia pintura.

La Sed

Muchas personas aún pronuncian la palabra feminismo como algo peyorativo o cargado de odio y artistas como Paula Bonet lo traen a la primera fila y lo redimen. La Sed es un canto, en ocasiones duro y visceral, a la soledad y a lo más crudo del ser humano. Huye del preciosismo de sus dibujos coloristas y mete al observador en la parte más sombría de la paleta.

Este libro cuenta una historia que bebe constantemente de importantes mujeres que lucharon para que su género no condicionara ningún aspecto de su vida. Las palabras y las imágenes están cargadas de verdad y sufrimiento, como la vida de mujeres como Virginia Woolf o Anne Sexton, que se vieron marcadas por la tragedia. En definitiva, La Sed cuenta la historia de la mujer entendida por sí misma y no por las personas que le rodean. Es un viaje de 10 capítulos en el que Teresa, la protagonista, busca saciar la Sed. Sed de igualdad, de autoconocimiento y de aceptación de la soledad.

En este último trabajo la artista ha retomado la pintura al óleo y el grabado, técnicas que se adecuan a la perfección al mensaje que busca transmitir. Los colores de La Sed recuerdan más a las pinturas negras de Goya que a los primeros dibujos de la artista. Esto pone de manifiesto un cambio estilístico demostrando la versatilidad de aquel que tiene claro qué es lo que quiere expresar.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿QUIERES APOYAR A LE MIAU NOIR?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Share on telegram
Telegram

CONTINÚA LA LECTURA...

El arte de contar historias: ¿Por qué las series le están ganando la batalla al cine?
En la ceremonia de los Oscar de 1973 Marlon Brando ganaba su segunda estatuilla gracias a su magistral...
Feria Estampa 2021: revitalizar el mercado del arte
Tras la Feria ARCO celebrada el pasado mes de marzo de 2020 ha trascurrido más de un año en el que el...
Christo, el artista que repensó los espacios
El pasado 31 de mayo, el artista Christo Vladimirov Javacheff (Bulgaria, 1935), más conocido como Christo,...

EL AUTOR DEL TEXTO

2 comentarios

Alecrin68 May 12, 2017 - 3:22 pm

Ana me ha gustado el sobre Ana Bonet articulo, sencillo y directo.
Gracias

P.D. Cuanto más conozco a las personas más me gustan los perros. Son sinceros

Responder
ALEJANDRO Jun 16, 2017 - 7:24 pm

MUY BUENA TECNICA

Responder

Dejar un comentario

Al utilizar este formulario, acepta que este sitio web almacene y maneje sus datos.

El mundo no es fácil y aunque estamos en contra de ponerle puertas al campo nos vienen obligando a avisarte de que utilizamos cookies (no de las de comer, aunque nos pese) de las propias y de las de terceros con el objetivo de recopilar datos para después poder mostrar publicidad. Si quieres, puedes leer el resto de texto, aunque te recomendamos que mejor leas un artículo. Acepto Leer más

Política de cookies