Moraleja: nunca subir la mirada del móvil.