El mejor remedio para combatir la censura: Alzar la voz.