Ahondar en Bon Iver es como transitar una senda boscosa, música espesa, reflexiva, desgarrada, desolada, tierna y caóticamente armónica. A Bon Iver hay que atravesarlo como se atraviesa un bosque: de la manera que se pueda en un comienzo, pero después hay un camino intrigante, lleno de matices. Los sonidos brotan súbitamente y desaparecen, algo anuncia con esto desde su inicio Bon Iver. Quién sabe si después de transitar a esta banda, sean más los que compren una casa en su bosque.

Y el comienzo es Emma. For Emma, Forever Ago, disco debut de Bon Iver. Hay que escribir un disco debut así, como lo escribió Vernon; volviéndose un ermitaño, encerrado en una cabaña, aislado hasta el punto de cazar su comida. Tuvo que repensarse y afrontarse para canalizar todo eso que lo llevó ahí, a esa cabaña, y transformar lo que estaba sintiendo en un álbum, talentosamente honesto, For Emma, Forever Ago. Para entender esta radicalidad en que fue grabado, hay que tener en cuenta ciertos hechos.

Justin Vernon (1981), que formará Bon Iver, transita la mayor parte de su vida en la ciudad de Eau Claire, Wisconsin. DeYarmond Edison es la banda de Vernon anterior a Bon Iver, en la que participa hasta el año 2006. Esta banda se funda en 2002.

Después de un paso exitoso con DeYarmond Edison en la escena musical de Eau Claire, la banda decide trasladarse a North Carolina para darse a conocer. Sin embargo fue un viaje que termina con todo: la banda se separa, Vernon rompe con su entonces novia y contrae mononucleosis, que afecta su hígado.

Es entonces cuando Vernon vuelve a Wisconsin y se dirige a la cabaña de caza, que construyó su padre, en busca de soledad y superar estas rupturas.

Bon Iver

Bon Iver || Fuente: Youtube

Bon Iver, un viaje que comienza con Emma

Este viaje comenzó con Justin Vernon encerrado en una cabaña purgando sus demonios a través de la música, hacia finales del 2006 y principios del 2007, periodo en el que se graba el álbum For Emma, que en julio de 2007 se lanzaría por primera vez. Posteriormente, en 2008, se relanzaría bajo el sello de Jagjaguwar, una discográfica independiente. El primer lanzamiento de este disco se debe a la insistencia de los amigos más cercanos de Vernon para que lo diera a conocer. El disco no fue grabado con el propósito de ser lanzado, pero, tras el aliento de sus cercanos, Vernon lo publica por su cuenta sin sello discográfico.

El relanzamiento del disco se debe a la gran acogida que tuvo una vez publicado, es ahí cuando Jagjaguwar le ofrece un contrato a Vernon y este decide firmar por ellos. El resto es puro éxito. Con este disco Justin Vernon pasará a ser el conocido Bon Iver.

El disco fue grabado por Vernon en unos cuatro meses. Se llevó algunas guitarras, un par de micrófonos, un Macintosh con Pro Tools (programa de grabación) a la cabaña, y ahí comenzó la catarsis. Es también aquí cuando Vernon estrena ese falsete tan característico que a veces puede doler en los oídos.

For Emma, Forever Ago, tiene un sonido desgarrado, pero acogedor, se escucha como una suerte de invitación a un ambiente en particular… Quizás el mismo Bon Iver pueda dar una idea más clara del sonido de este disco:

En una conferencia de prensa de una gira promocional le preguntan: ¿Who is Emma?(¿Quien es Emma?), a lo que Bon Iver responde“Emma isn’t a person, Emma is a place that you get stuck in. Emma is a pain you can’t erase”. (Emma no es una persona, Emma es un lugar en el que te quedas atrapado. Emma es un dolor que no puedes borrar).

Exactamente ese es el sonido del disco, y con la misma cadencia de esas palabras, pero a la vez es un sonido de liberación, hay un sol de horizonte resonando si se reproduce. Quizás por esto es un disco de catarsis.

For Emma, Forever Ago, disco debut, pone a Bon Iver en el cénit de la música, con el single “Skinny love”.

Hacia el Grammy

Esto es solo el comienzo. El año 2009 Bon Iver lanza un EP titulado Blood Bank, que contiene cuatro canciones. El estilo sigue siendo el mismo, pero el sonido de este disco es envolvente, como si fueras caminando dentro de la música. Del corazón de los auriculares sale atmósfera, los altavoces pintan habitaciones.

Este disco tiene una particularidad importante de lo que está por venir. Bon Iver en el cuarto track: “Woods”, utiliza por primera vez un elemento netamente electrónico; Un Vocoder, que es un sintetizador de voz. Ya está experimentando, y eso se va a notar algo en su siguiente álbum: Bon Iver-Bon Iver. Y de manera explícita en su última producción.

Los Grammy

Portada Bon Iver

Portada del álbum Bon Iver-Bon Iver || Fuente: Youtube

Bon Iver-Bon Iver, el segundo álbum de la banda, estrictamente hablando, ya que Blood Bank es un EP, se lanza en 2011. La música se vuelve mucho más compleja que la compuesta anteriormente por Bon Iver. Compleja desde un punto de vista composicional. Ya solo desde la cantidad de instrumentos que se despliegan conjuntamente. Si las canciones de For Emma y Blood Bank, se pueden tocar con una guitarra en una fogata, esto resultará altamente complejo de hacer con la mayoría de las canciones de este álbum.

Bon Iver toma todos los recursos de sus producciones anteriores y los junta. Vientos, cuerdas, percusión, guitarras acústicas, eléctricas, piano, bajo, coros, algún sintetizador, usa su voz grabe y la mezcla con el falsete. Todo esto ya se encontraba en la música de Bon Iver, pero no aunado. Un ejemplo claro es el tercer track de este disco: “Holocene”.

Los arreglos musicales son de suma importancia aquí. Bon Iver logra juntar todos sus recursos y volverlos uno, en un disco. Esto le vale cuatro nominaciones al Grammy, donde gana dos: mejor artista revelación y mejor álbum de música alternativa en el 2012.

It’s evolution baby!

22, A Million, es el último álbum lanzado por Bon Iver, en 2016. Este disco es exquisito, de una forma completamente distinta a todo lo que había hecho anteriormente. De hecho, causa controversia entre sus propios seguidores, se dividen, ya que Bon Iver se adentra por completo en los aparatos electrónicos, sin dejar de lado los instrumentos.

Este álbum mezcla instrumentos convencionales con sintetizadores, y los sintetizadores suenan más fuerte.

¿Quien sabe que habría en la cabeza de Vernon? Un collage de sentimientos, es lo más probable, porque el disco es tenderse a dormir en el caos, y eso es lo exquisito. Pequeñas irrupciones al cerebro brotan de estas canciones, y se acomodan ahí.

Bon Iver lanza todas las canciones de este álbum con un vídeo, y todos los vídeos poseen la letra de la canción. La disposición de los subtítulos en los vídeos es  sumamente novedosa. Subtitula hacia abajo, hacia el costado, hacia arriba, pone puntos, comas, comillas, guiones. Lo mismo pasa con los títulos de las canciones: “10 d E A T h b R E a s T”, es por ejemplo el título del segundo track.

La banda de forma oficial comenzó a traducir cada vídeo a distintos idiomas, incluido el español. Manteniendo las diagramaciones originales.

El 2017 este álbum es nominado a los Grammy en la categoría mejor álbum de música alternativa, sin ganarlo.

Bon Iver, al parecer, siempre se mantiene fiel a sí mismo. Después de ganar dos Grammy con el disco anterior, podría haberse quedado en esa senda musical. Hubiera sido al menos seguro. Pero tiene, hasta el momento, el ingenio suficiente para hacer de su cabeza ríos de sonidos. Y con la canción “22 (OVER S∞∞N)” abre este disco. Último álbum de un artista que muta.