«A diferencia de muchos narradores, a mí no me contaron cuentos de pequeña pero parece que estaba siempre metida en las conversaciones de “los mayores…” y supongo que cuando me enteraba bien, esto me hacía crecer y cuando no, esto me llevaba a imaginar… Pero a veces me mandaban a mi cuarto, y entonces sabía que los mayores también tenían secretos. En mi cabeza de niña se mezclaban cuentos, la Historia se enseñaba en la escuela y las historias se contaban en familia… un hilo, muchos nudos…»

01 Brigitte Arnaudiès en la EOI Pinto Madrid- Raquel Gutiérrez González

Brigitte Arnaudiès. EOI Pinto, Madrid || Raquel Gutiérrez González

La Escuela Oficial de Idiomas de Pinto celebra su tradicional fiesta de primavera mientras los alumnos esperan ansiosos la actuación de Brigitte Arnaudiès. A pesar de los recortes, tanto los directores de la escuela como los profesores consideran importante mantener esta actividad primaveral lúdica para los alumnos de la escuela. Este año cuentan con la actuación de Brigitte y una yincana en tres idiomas diferentes, francés, alemán e inglés.

Yin - Cana en tres idiomas. Actividad lúdica propuesta || Raquel Gutiérrez González

Yincana en tres idiomas. Actividad lúdica propuesta || Raquel Gutiérrez González

Cafés, teatros, escuelas de idiomas, congresos nacionales, talleres en el Liceo Francés o las chiquitecas del Instituto Francés son sitios en los que Brigitte crea sus mundos de cuento en forma de espectáculos unipersonales para un público de todas las edades que esté estudiando francés. Brigitte Arnaudiès narra cuentos desde hace más de veinte años en España. Hoy en día se dedica exclusivamente a contar y a impartir formaciones para el profesorado de FLE. Con los cuentos Brigitte aprendió castellano y poco a poco empezó a adaptar los cuentos que narra, que son algunos cuentos literarios y otros de tradición popular: Le fils de Nasreddine, Le savetier de Cantarana o Le partage des oies.

¿Cuál es la historia a la que siempre vuelves como narradora?

Para mí fue determinante La leche de la muerte de Marguerite Yourcenar (Cuentos Orientales), no solo porque fue una de las primeras historias que conté si no sobre todo porque su densidad dramática, sus imágenes  sugerentes y el rigor de su construcción hacen que vuelva a ella periódicamente. Tiene que ver con este vínculo visceral que puede crear la maternidad y esto a muchos, no únicamente muchas, nos llega. Es una historia realmente sobrecogedora. Aunque es de corte trágico creo que hoy soy capaz de contarla sin emocionarme en exceso y lograr que sea el público el que se sienta trastocado. Y esto ha supuesto años de trabajo para ir limando cosas. También porque es un cuento de origen literario a su vez inspirado en una leyenda y durante tiempo he estado muy apegada al texto. Lo que aprendí poco a poco fue a desprenderme del texto, por muy escrito que sea, y conectarme más con el aquí y el ahora. A fin de cuentas, con el público.

¿Qué valoras en la labor de un narrador?

Que esté al servicio de la historia y no de sí mismo. Bien sé que si subimos a un escenario es que deseamos, y quizá necesitamos, el agradecimiento que nos brinda el público. Sin embargo, más que buscar el aplauso o la aprobación inmediata, lo que busco es dejarle algo al espectador, que días después se acuerde de mi historia, o de su tono, de su ritmo. Quiero decir que el cuento siga viajando, como una mini ola en expansión que poquito a poco alcanza nuevas personas. Pero también con historias divertidas. Además, hay un aspecto musical en la palabra que a mí me da placer, no para embeberse de palabras, sino precisamente para prescindir de lo que puede serlo y hacer algo no muy alejado de la canción, una especie de canción sin música adicional.

¿Quién es tu narrador de historias favorito?

No me gusta citar a una o dos personas porque es demasiado restrictivo. Me gustan muchas, porque cada una tiene un algo que lo hace inconfundible y porque a través de la escucha percibimos lo más íntimo del que cuenta y esto no se evalúa, no se compara.

El cuento como herramienta didáctica

Brigitte plantea contar historias dentro de un contexto didáctico como herramienta pedagógica donde la relación entre el profesor y el alumno está garantizada con éxito.

Hay que considerar cuatro puntos importantes, dos de ellos claramente lingüísticos, el primero es vincular el vocabulario y situaciones para después memorizarlos con la ayuda de la musicalidad, ritmos y sonidos, como sucede con las canciones o las poesías. Y por otro lado, el encanto de la voz de quién la desprende haciéndonos olvidar el significado de las palabras y quedarnos con la emoción que desprenden. Según las palabras de Henri Cazaux “aquel placer auditivo se le une el placer de masticar”, entendamos el placer físico de hacer sonar las palabras como notas de música.

El resultado lúdico que se obtiene mediante este método es, además de incorporar la gramática, potenciar el desarrollo de la imaginación del oyente.

Brigitte Arnaudiès actuando || Raquel Gutiérrez González

Brigitte Arnaudiès actuando || Raquel Gutiérrez González

La asociación MANO

La asociación MANO nace con el objetivo de promover el crecimiento del arte y el oficio de la narración oral, integrada por narradores y narradoras con diversa trayectoria que se dedican al oficio de contar historias. Entre sus miembros se encuentra Brigitte, vice presidente de la asociación y coordinadora general de La mirada de cuento en las 6as Jornadas del “Día Internacional de la Narración Oral” en Madrid, cuyo lema fue en 2016 Mujeres Fuertes.

La Mirada de cuento es una exposición de fotografía de Agustín Rodríguez Diez organizada por la Asociación MANO para celebrar el arte de contar historias de viva voz y conmemorar 20 años de actividad relacionada con los cuentos en Madrid. Estas fotografías son la muestra de algunos de las narradoras y narradores y sus cuentos que desde el principio de los años 90 han amenizado la vida diaria y agitada de una ciudad como Madrid, que reclama su derecho a soñar.

Brigitte Arnaudiès actuando|| Raquel Gutiérrez González

Brigitte Arnaudiès actuando|| Raquel Gutiérrez González

¿Cómo fue la acogida de esta última celebración?

Cabe indicar que nos acogió la Alianza francesa para presentarla al público y lo cierto es que la muestra permite distinguir dos grupos de narradores. Los veteranos, digámoslo así, entre los cuales me encuentro yo, aquellos más recientemente incorporados al mundo de la narración oral. Los que llevamos muchos años contando vemos a veces con asombro y a veces con placer que hay algo que supo captar Agustín Rodríguez. Y a mí siempre me fascina ver cómo con casi nada, una persona sola en un escenario y una historia, se crean tantas expresiones distintas. Una cosa bonita fue tratar de recordar qué contaba cada uno en función del momento y del lugar. Intentar ir en busca de ese instante.

La Asociación cuenta con un apartado reivindicativo de la cultura y los derechos de los profesionales.

Durante años se cumplieron en las bibliotecas públicas la hora del cuento (en muchos casos semanalmente). Con la crisis todo lo cultural y entre ello la narración de cuentos se vino abajo, pero lo peor creo es que hubo un abandono del sentido del servicio público y esto afecto claramente el área cultural, educativo, la sanidad…

Desde MANO hemos manifestado contra los recortes o las privatizaciones, reivindicado  el derecho a soñar y a escuchar cuentos. Los resultados son modestos pero nuestra voz es cada vez más audible y estamos más unidos lo cual es muy positivo.

¿Los recortes han afectado a los que os dedicáis a contar historias?

Si, nos han afectado muchísimo, sobre todo con el auge de los monólogos. Hay que diferenciar que no son la misma cosa. Es por eso que a través de la Asociación Mano estamos luchando para que los cuentos y la gente que se dedica a contarlos entren dentro del teatro, poder diferenciaros y darles la dignidad que se merecen.

La educación en España

La escuela pública, a través de diferentes grupos motores y movimientos de lucha, intentan desde la segunda mitad del siglo XX universalizar la educación posibilitando que todos tengan la misma igualdad de oportunidades y compensando la desigualdad que quiere generar el sistema capitalista, el cual genera desigualdad en sí mismo y por lo tanto no debería ser el responsable de redistribuir la riqueza.

Los recortes actuales están produciendo más desigualdad y a su vez que el capitalismo se haga más fuerte, volviendo a los años 60 en los que los niños con familias de un alto nivel adquisitivo podían permitirse estudiar en las escuelas.

Fiesta de Primavera EOI Pinto 2016 || Raquel Gutiérrez González

Fiesta de Primavera EOI Pinto 2016 || Raquel Gutiérrez González

¿Crees que las escuelas públicas están sufriendo un proceso de abandono y empobrecimiento?

La escuela pública sufrió un bajón al principio de la crisis, pero parece ser que este último año ha subido un poco.

¿Ves una posible destrucción de la escuela pública en el XXI?

Como francesa solo creo en la escuela pública, me sorprende la aparición de otro tipo de escuelas que no sean públicas. He tenido buenas experiencias con escuelas cooperativistas, pero considero que las escuelas de idiomas públicas son un modelo magnífico de educación y sería una pena perderlo.

Biblioteca EOI Pinto || Raquel Gutiérrez González

Biblioteca EOI Pinto || Raquel Gutiérrez González