A sus 18 años, Ángela Bonilla compagina sus dos pasiones: el amor por la literatura y unos estudios de Criminología. Posee dos novelas en el mercado, Amnesia, que publicó con tan solo 15 años, y Realidad. Esto la convierte en una de las escritoras de éxito más jóvenes de nuestro país. En breve publicará La Dama De La Rosa, su tercera novela. Así cuenta  el secreto de su éxito.

Angela Bonilla

Ángela Bonilla

Entrevista a Ángela Bonilla

¿Cuándo descubrió que quería ser escritora?

Es algo difícil de explicar. Con trece años empecé a escribir los primeros relatos, pero los iba borrando porque soy muy perfeccionista y no estaba muy convencida de lo que estaba escribiendo. Fue a esa edad cuando dije “¿por qué no?”. Yo siempre había leído, era una fanática de la lectura, y me propuse empezar algo nuevo. Pensé que por probar no iba a perder nada y que había que intentarlo.

¿Cómo se le ocurren las historias de sus novelas?

Creo que las historias vienen a mí, las historias me eligen. Soy una mente pensante, estoy todo el día ideando cosas. Voy por la calle observando a la gente e imaginando su vida, entonces de ahí voy sacando cosas de cada persona que encuentro y de gente que ya tengo alrededor. A raíz de esto se van formando historias y las voy traspasando a los papeles.

¿Cuánto tiempo puede tardar en escribir una novela?

La verdad es que no tengo un tiempo específico. Tardé cuarenta días en escribir Amnesia y con Realidad tardé 3 meses. Con La dama de la rosa he tardado un año y aún sigo trabajando porque, a pesar de ser densa y estar bien trabajada, es una novela ilustrada, por lo que tiene muchísimo más trabajo.

A la hora de ilustrarlo, ¿cómo fue la relación el ilustrador?

Ha sido embarcarme en la locura, porque no conocía nada de sus trabajos y confié en él ciegamente. Me ha sorprendido lo más grande. Estoy enamoradísima de su trabajo, es alucinante.

¿Tiene algún método a la hora de escribir?

Me van viniendo historias, voy apuntando y cogiendo notas… Soy un poco caos, en realidad no me gustaría ser así, pero es que no tengo remedio. Quiero ser ordenada, pero al final soy un desastre y voy apuntando notas o a lo mejor pierdo un papel… Ya me he propuesto escribir todo lo que se me venga a la cabeza en ordenador.

Esta última novela está ambientada en el siglo XIX, ¿cómo es el proceso de documentación?

Depende de la situación. Por ejemplo, en La Dama De La Rosa me he ambientado en la época victoriana y he estado mirando por Internet, he estado buscando cómo era la vestimenta de la época, las costumbres, la represión que había en aquel entonces… Todo lo voy sacando de Internet y de muchos libros. Para esta novela también le he preguntado a mi profesor de historia del instituto, me estuvo explicando y me hizo unos esquemas sobre la historia de aquellos años.

¿Cómo es pasar del siglo XXI para sumergirse en aquella época?

Es muy difícil, es complicado adaptar todo a aquella época. Soy fanática de esa época, de los vestidos, de su forma de hablar, de cómo se comportaban en la sociedad, de la represión que había… Me gusta y me parece atractivo.

¿Qué referentes literarios tiene y en quién se ha basado a la hora de escribir?

No siempre fue así, pero cuando descubrí a Agatha Christie me volví loca leyendo sus libros porque es la madre de la novela negra.  Es un género que me encanta.

Dice que el apoyo de su madre es fundamental, ¿qué representa ella?

Es un apoyo incondicional. Ella viene conmigo a todos sitios y deja lo que tenga que dejar para venir conmigo y para ayudarme. Siempre, desde el principio, ha estado ahí.

Amnesia la escribió con 15 años, ¿cómo ha cambiado como escritora desde los 15 hasta los 18?

Creo que he cambiado bastante porque en Amnesia no se nota inmadurez, pero sí que es una época más juvenil y con más inexperiencia. Ahora se puede ver fácilmente el cambio de un momento a otro. La Dama De La Rosa va a ser el vuelco total, un giro de 180º.

Sus libros también están en formato electrónico, ¿le gusta?

Prefiero el papel. Me encanta oler el libro y tocarlo. Si no lo hago no me creo que es un libro.

¿Qué opina de que cada vez más gente lea en libro electrónico en vez de en papel?

Mal, estoy en contra, pero obviamente respeto las opiniones de todo el mundo.

También le preocupan problemas de la sociedad española como el paro, la pobreza… ¿lo plasma en tus novelas o intenta dejarlo aislado?

Intento dejarlo aislado porque en mis libros no me gusta meter los problemas de la sociedad. Pero sí que son aspectos que me preocupan bastante.

Aparte de eso, también estudia Criminología. ¿Piensa combinar ambas profesiones?

No, no, ojalá pudiera ser las dos cosas, pero ahora mismo la criminología no está muy integrada en esta sociedad y tiene que ir adaptándose poco a poco. Por eso sobre todo me quiero volcar en la escritura.

¿Por qué empezó a estudiar Criminología?

Por los libros y porque me interesa todo lo relacionado con los crímenes, los criminales, las víctimas. Sobre todo la victimología y la psicología del criminal. Estoy bastante interesada en ese tema. También me ayuda porque estoy intentando meterme en el mundo de la novela negra.

¿Cómo compagina los estudios con la escritura?

Es muy difícil porque estudiar un doble grado, escribir y encima estar de promoción con las novelas… Es un poco agobiante, pero si te intentas organizar, vas llevando el trabajo a diario, eres constante y de verdad quieres hacer lo que te gusta, vas a terminar haciéndolo como sea.

¿Después de La Dama De La Rosa tiene más futuras novelas en mente?

Ya he empezado a escribir, ahora estoy con una cuarta novela que acabo de empezar. De hecho todavía no he hablado con el editor. Ando con una novela negra en mente, ideando y escribiendo. Ya veré qué forma va tomando.

Para su primera novela, ¿cómo contactó con el editor?

Me vino a buscar porque antes había escrito con autoedición. En el momento en que hice varias promociones por Andalucía, él es de Huelva y yo de Sevilla, me llamó. Me dijo que había leído la novela y que estaba interesado en publicarla. Entonces, hablamos, arreglaron los papeles y seguimos trabajando juntos.

¿Es complicada la autoedición?

Sí, demasiado.

¿En qué consiste el proceso de autoedición?

Es una inversión y tú misma te tienes que ocupar de que el libro llegue a todas partes. Es muy difícil porque te tienes que encargar tú misma de la distribuidora, de llevarlo a las tiendas… La editorial se desentiende de todos esos problemas. Es muy difícil. Muy complicado y muy distinto.

[responsivevoice voice="Spanish Female" buttontext="Escuchar"] A button to read only the text surrounded by these shortcodes. [/responsivevoice]