Título de la obra:  Lo que voy a hacer con mi vida    Autor: Nacho del Valle   //   Director: Roberto Terán  //  Actores: Alfonso Gómez, Maika Jurado y José Emilio Vera  //  Sala: Off La Latina  //  Precio: 12€ (10€ anticipada)  //  Web:www.loquevoyahacerconmivida.com

Es habitual asistir al teatro o al cine en busca de obras maestras. En busca de algo único, excepcional y que no se parezca a nada que se haya visto antes. En busca de algo que pueda calificarse como “lo mejor.” Si lo que se halla es algo bueno, entretenido y que cumple su función pero que no alcanza cotas celestiales de excelencia, no es raro encontrar calificaciones que valoren la experiencia como algo básico o llano. Algo que no es justo. Entretener y generar reflexiones sin avasallar al público no es algo fácil.

El libreto de Nacho del Valle genera tanto risas como momentos incómodos bajo la dirección de Roberto Terán. Lo que voy a hacer con mi vida es una obra que cumple con lo que promete. Un drama en tono cómico que consigue que la hora y cuarto que dura pase rápidamente. La ejecución desde los frentes de la dirección, la música y la actuación denotan que se trata de una labor profesional. La obra forma parte de la promoción #Viernesalteatro junto a las obras El turbio caso de Miranda T y Ciao Pescao. 

En su segunda temporada se representa en el teatro Off de La Latina. La sala, también bar, invita a tomar algo antes y/o después de la actuación. Una vez delante del escenario se corrobora que el asunto lo van a dirimir los actores casi en exclusiva: la escenografía es la justa y necesaria.

Personajes bien trabajados

Alfonso Gómez, Maika Jurado y José Emilio Vera dan vida a los personajes que componen Lo que voy a hacer con mi vida. Alfonso humaniza a un inútil con una tremenda crisis de identidad. Es responsable de uno de los mayores dramas que ha generado la crisis.

Un vago sin visos de futuro que cree haber vivido una epifanía tras la muerte de su odiado hermano. Esto le llevará a no pegar ojo en cuatro días y a las casas de su psiquiatra y de su amiga Marta. También se visitará la oficina del protagonista en diversos flashbacks.

Actores Lo que voy a hacer con mi vida

José, Maika y Alfonso caracterizados || Autora: Rosa de la Losa

Los dos personajes femeninos, a cargo de Maika, presentan polos contrarios del fracaso: el odio de Noelia frente al desespero vital de Marta. Noelia genera rabia a través de una trabajadora repudiada que solo busca el dinero y la venganza, canalizando de este modo su sociopatía. Marta en cambio genera bastante empatía. Posee una vida monótona y aburrida llevada a su cota más baja por culpa de la crisis.

Quedan el compañero de trabajo del protagonista, un tonto sin maldad que peca de inacción, y un psiquiatra que aporta la dignidad que le falta al protagonista. Vera tiene en ambos personajes entes que consiguen efectos opuestos, como ocurría en el caso de Maika. La ternura del ignorante compañero de oficina lleva a multitud de carcajadas. En cambio el psiquiatra brinda momentos de drama a pesar de ejecutar un texto aparentemente cómico.

El ritmo es el adecuado y hace que la obra pase rápido. Cabe destacar que la longitud que posee es un acierto. La música, original de Diego Montoto y Paco Cifuentes y con letra del director, ayuda al público a distinguir las escenas. Un efecto narrativo que cabe destacar muy positivamente.

Lo que voy a hacer con mi vida resulta así un buen plan de noche. Una obra joven, estrenada el pasado año, que refleja una realidad palpable. La crítica social es obvia pero no incomoda ni repele al público gracias al constante tono cómico. Una propuesta de precio ajustado, 12 euros, que funciona. No es la mejor obra de la historia, pero no lo quiere ser. Resulta fresca y entretenida, tiene un buen punto reflexivo y consigue que los asistentes se echen unas cuantas risas. Algo que, como ya se dijo al inicio, no es fácil y requiere de profesionalidad. Algo que, desde el punto de vista del espectador, se agradece.

Send this to a friend