Utilitas, firmitas y venustas

Así recogía Vitruvio en su primer tratado Diez libros de arquitectura principios que siguen vigentes veinte siglos después. Función, construcción material y belleza compositiva son el reflejo de nuestra tradición, que se observa en multitud de lugares olvidados. Una nueva hornada de creadores busca la autenticidad de la arquitectura en los materiales procedentes de la naturaleza.

 

Técnica y precisión en el corte de madera || Fuente: hudsonwoods.com

Los artesanos locales enseñan técnicas que ayudan a reinterpretar modelos de trabajo actuales y rescatar antiguos materiales, aunque en numerosas ocasiones la voz de la experiencia queda silenciada por falta de pupilos que sigan esas nobles tradiciones. Madera, pieles y piedras configuran nuevas respuestas constructivas para así evitar la pérdida de las raíces manteniendo la identidad de lugar sin tener que renunciar al necesario progreso.

La recuperación del aspecto simbólico de la arquitectura oriental se ve potenciado por un uso correcto del material. Luz, oscuridad, tensionalidad, elasticidad y refinamiento se unen para crear obras como la Kantana Institute en Nakhon Pathom, Tailandia.

Muros de la Kantana Institute || Fuente: archdaily.com

Este centro de formación universitaria se configura con muros de gran potencia elaborados por artesanos locales que recuerdan a las antiguas estupas budistas. Muros que aparecen emergiendo de la propia naturaleza para delimitar los recorridos y construir la piel del edificio. Los ladrillos de barro son el material común en la zona, la forma de disponerlos mediante hiladas con retranqueos en la fachada crean un juego de sombras que le asignan una gran fuerza plástica. Estos pliegues rojos son los articuladores que van generando los diferentes pabellones en el manto verde de la montaña.

Ya en el siglo pasado Alvar Aalto reconocía la importancia del lugar. La esencia de la arquitectura es proporcionada por el sentimiento de identidad del pueblo para conseguir consolidarla en la memoria de su gente. El conocimiento de la materia local permite apoyarse en la tradición para solucionar problemas actuales.

En Hong Kong, una ciudad con más de siete millones de habitantes y una población en constante crecimiento obliga a la ciudad a desarrollarse en altura. El suelo es el recurso más preciado de la ciudad. Torres esbeltas de pisos emergen de manera muy rápida auxiliándose técnicas como el Taap Pang, una técnica que permite fabricar andamios de bambú de gran altura para cualquier edificio. Una profesión de hace más 1500 años que requiere gran fuerza, experiencia y rapidez.  

Vestido de color azul y armazón de bambú ||  Peter Steinhauer / Barcroft Medi

Los artesanos llamados hombres araña, expertos escaladores se encaraman a cientos de metros desafiando la gravedad. Individuos sujetos solamente por sus pies dejan libres sus manos para atar los diferentes troncos con nylon e ir así conformando un andamio de delgados troncos de bambú.

El fotógrafo americano Peter Steinhauer pasó cuatro años documentando estas estructuras a base de bambú, más un arte que una profesión. Las ventajas de utilización de este material son su costo y su bajo tiempo de montaje y desmontaje. Además, cuenta con grandes propiedades mecánicas que lo convierten en la opción más viable, incluso por delante del acero.

Vestido de color verde y armazón de bambú || Peter Steinhauer / Barcroft Medi

El bambú es una planta silvestre muy abundante en países orientales. Existen cerca de 1500 especies diferentes de bambú con una gran variedad de longitudes y grosores. El bambú crece mucho más rápido que la madera convencional, en ciertas etapas puede llegar a aumentar casi ochenta centímetros en un día. La longitud óptima para su utilización son siete metros, siendo capaz de alcanzarlo en casi tres años.

El primitivismo utilizado en la arquitectura contemporánea actúa como catalizador evitando la pérdida de valores locales. Ibuku, un equipo creativo de diseñadores y artesanos, busca dar un nuevo sentido al uso del bambú en la construcción. Edificios que mezclan construcción y entorno en una simbiosis perfecta. La diseñadora Elora Hardy, inspirada por su padre, vuelve a su lugar de procedencia para continuar el proyecto de escuela verde en Bali.

Green School IBUKU Bali || Fuente: plataformaarquitectura.com

La arquitectura debe ser sutil, una simbiosis entre paisaje y arquitectura. Una obra debe susurrar y evocar la tradición del lugar para hacerse un hueco en la memoria colectiva del mismo. El premio Pritzker Shigeru Ban, experto en arquitectura de emergencia, se desmarca de la convencionalidad utilizando materiales locales con bajo coste consiguiendo gran autenticidad en sus obras.

Sharma Springs IBUKU Indonesia || Fuente: idesignarch.com

La singularidad no es sinónimo de ostentación en la arquitectura. Multitud de obras buscan llamar la atención del usuario mediante formas costosas, olvidando cualidades como el respeto, la herencia y el detalle.

[responsivevoice voice="Spanish Female" buttontext="Escuchar"] A button to read only the text surrounded by these shortcodes. [/responsivevoice]