Tras la exposición de algunas ideas sobre el fenómeno youtuber, hablamos con Felipez360. Felipez lleva en youtube desde que la comunidad inglesa empezó a crear contenido relacionado con videojuegos y en los años recientes ha crecido en el entorno español hasta llegar a ser una figura bastante conocida dentro de la plataforma. Acudir a actos relacionados con los videojuegos o, a menudo, sencillamente jugar online suele terminar con alguien que le reconoce. Como figura de medio alcance dentro de la plataforma, hemos querido hablar con él y hacerle algunas preguntas.

Felipez360

¿Cuál es el papel que, para ti, juega la creación de un personaje a la hora de funcionar en Youtube?

A día de hoy, cuando hablamos de youtube nos referimos a un medio ya establecido y en el que es muy fácil saber cuáles son las audiencias tan masificadas que hay, qué es lo que buscan y cómo ganárselas, por lo que la creación consciente de un personaje es una forma muy válida para abrirse paso. Son muchos, y cada día más, los canales que cosechan grandes éxitos y son fruto de ese tipo de estrategia. Pero partiendo de lo que conozco, que no es poco, para la inmensa mayoría de los que perdemos nuestro tiempo subiendo vídeos a youtube, el proceso que lleva a implicarse cada vez más, a desarrollar una audiencia, a exponerse al público de una forma determinada… es uno completamente natural. Las cosas, sin más, pasan. Está claro que surgen esos “personajes”, que la mayoría de las veces no son más que una versión magnificada de la misma persona en la que se destacan más unos rasgos que otros, pero no deja de ser en cierto sentido lo mismo que puede suceder al exponerse uno mismo ante cualquier otro tipo de contexto social. La diferencia radica en que en youtube el personaje queda registrado y se convierte en marca.

¿Crees que es posible mantener un nivel de implicación alto en la plataforma sin que esto pase?

Es complicado. Es difícil porque el espectador se crea una imagen del youtuber a partir de lo que conoce, y en base a eso unas expectativas. La gente espera que seas de una determinada manera, la gente espera que te pronuncies en determinados temas, la gente espera que subas determinado tipo de contenidos. A medida que tu audiencia aumenta en volumen, ese tipo de expectativas que generas son cada vez mayores, y lo más fácil y lo más productivo seguramente sea dejarse llevar por ellas, que la máquina tome el control y terminar siendo tú mismo el que refuerce ese personaje. Es lo más fácil porque dejas de lidiar con la presión, y también es lo más productivo, ya que la mayoría de tu audiencia se ha formado esa imagen porque en definitiva es lo que quiere ver, y un público contento tiende a crecer. Pero a la larga pierdes el control sobre lo que haces.

¿En tu experiencia personal, cómo crees que afecta o puede afectar esto a la persona detrás del canal?

Puede afectar mucho. Lo más sonado está en la entrevista que le hizo Risto Mejide a Rubius, aquella de los lagrimones. En definitiva, todo de lo que se estaba hablando en ese momento era de lo que he expuesto antes, las expectativas y la presión, pero llevado a unas magnitudes absurdas. En lo personal, a mí me ha vuelto un tanto paranoico en cuanto a lo que hago en youtube. Me encanta lo que hago, me lo paso genial, pero siempre y cuando sea yo el que tiene el control. Me alejo todo lo que puedo de contenidos que se puedan viralizar, que para muchos puede ser el objetivo a conseguir, porque ello me expondría a públicos que no me interesa tener.

Como ejemplo de personas que juegan irónicamente con la dimensión del personaje, se me ocurren, por ejemplo, Llimo (youtube y twitter) y su omnipresenci ¿Alguien más que conozcas? ¿Qué te parece ese juego irónico?

Alguno diría que Salvador Raya juega en esa misma liga, pero yo prefiero no pronunciarme al respecto. Al final, al nivel de lo que hace Llimoo no se me ocurre nadie más, pero sí hay mucha gente que expone un personaje sin intentar hacerlo pasar por algo real, como puedan ser Adelita Power, Elvisa Yomastercard, el Tito Bertin o Vincent Finch mientras duró. Y lo de Llimoo es un juego muy interesante que le da pié a hacer prácticamente lo que quiera, y ese rango de acción en alguien tan válido para la comedia como él, no tiene precio.

¿Crees que hay youtubers que han crecido en base a la creación de un alter-ego deliberadamente odioso?

Por supuesto. El ejemplo más claro está en Diego Mexivergas, que ha desarrollado una fanbase bastante grande haciendo justamente eso, pero internet en general es un caldo de cultivo muy bueno para ese tipo de personajes. Son mucho más comunes en twitch, por ejemplo, seguramente por la naturaleza del contenido en directo, pero en youtube también sucede.

En el tema de comunicación, ¿cómo definirías tu situación a la hora de interactuar con los comentarios y menciones de la gente que te sigue?

Difícil. En cuanto a los comentarios en youtube, es algo inviable. Hace años funcionaba la bandeja de entrada, y se podía moderar y mantener al día lo que sucedía en todos tus vídeos, pero desde que introdujeron Google+ eso se acabó, y a los pocos días de haber subido un vídeo es imposible estar al tanto de todo. En cuanto a Twitter, leo todo lo que me llega, lo cual me puede llevar varias horas al día y estar siempre conectado, y respondo a lo que puedo, pero cada día me cuesta más.

En tu situación personal ¿se da el caso de que seguidores se dirijan a ti como si tuviesen total confianza contigo? ¿Como te afecta y por qué crees que se da?

Sí se da, pero de muchas maneras. Se da porque tendemos a mostrarnos muy cercanos, y al final la actividad que orbita en torno a los vídeos termina siendo personal. La cuenta de twitter que utilizo de cara al público es mi cuenta personal, y el tono y las opiniones que en ella expongo, me representan. La gente suele responder a ello con el mismo tono de cercanía, y eso no es algo necesariamente malo. Se dan situaciones en las que algunas personas asumen ese nivel de confianza mutua que no es real, y pueden decirte cosas que esperan que tú recibas como una broma, pero esa confianza no tiene ninguna base, y es absurdo pensar que puedes anticipar las intenciones de cada uno. Al día recibo miles y miles de mensajes e interacciones, y es físicamente imposible someter a juicio cada una de ellas para determinar si alguien está intentando ser gracioso o simplemente ser hiriente.

¿Qué diferencia hay -de haberla-, a tu juicio, entre la interacción en redes de personajes relevantes de la plataforma youtube, y la interacción en las mismas redes de personajes igualmente conocidos, pero que vienen de otro ámbito -actores tradicionales, músicos, personajes públicos…?

La diferencia radica en que para la mayoría de personajes públicos las redes sociales suponen una mera herramienta de marketing, hasta el punto de que las cuentas las puede llevar un becario, mientras que los que salimos de internet, y más concretamente de youtube, las usamos como cuentas personales. Y para el público tiene mucho más valor la interacción con una cuenta en la que tienes la sensación de tratar directamente con esa persona a la que sigues.

¿Qué opinas del bloqueo ocasional o permanente de una de estas vías de comunicación? Estoy pensando, por ejemplo, en youtubers como Pewdiepie que cierran el box de comentarios.

El caso de PewDiePie, que aunque terminó volviendo a abrirlos provocó que otros youtubers tomaran el relevo e hicieran lo mismo, es uno en el que la decisión es completamente lógica y normal. Los comentarios de youtube son una herramienta obsoleta y en muchas ocasiones, dañina. Obsoleta porque moderarlos es una pesadilla, y cuando se llega a determinados volúmenes de audiencia en los que no se puede mantener el ritmo con los comentarios, lo único que aportan es dar una visión general de la respuesta que la gente tiene hacia el vídeo, y para ello hay otras herramientas más eficaces, como los “me gusta”, o la interacción en las demás redes sociales. Y dañina por la inmensa cantidad de spam y comentarios vacíos de contenido que puede llegar a haber en ese tipo de canales, y yendo un paso más lejos, incluso he llegado a ver intentos de estafas y cosas similares.

Para terminar, ¿cómo crees que la plataforma youtube ha afectado, o va a afectar, de hacerlo, al desarrollo social de las generaciones que se están criando con ella? Por hacer un paralelismo, como nuestros padres o nosotros mismos con la televisión.

Como con todo, tiene aspectos positivos y negativos, pero en general diría que de cara al desarrollo social me parece mejor que las formas de entretenimiento que nos acompañaron a nosotros. Los medios tradicionales siempre tendrán detrás esos fríos ejecutivos que toman sus decisiones en base a datos y números, que buscan vender y que entienden a los ídolos que fabrican como productos. Por otro lado, los contenidos de youtube tienen en general una inocencia natural propia de unos jóvenes viviendo el momento. Sin embargo, hay situaciones en los que esa inocencia da paso a la irresponsabilidad, como por ejemplo cuando LuzuVlogs se pronunció en su cuenta de twitter diciendo que votar era una estupidez, sabiendo que le siguen millones de niños pequeños y que un mensaje de ese tipo, saliendo de él, puede tener un gran calado en ellos. Por suerte ese tipo de acciones son las menos.

Si quieres saber un poco más, puedes visitar la primera parte: Persona y personaje en Youtube (I)

Send this to a friend