Llueve. Un gesto de lo más natural sería el de apoyar la nariz en el cristal mientras la mirada se pierde en los pequeños charcos que se van formando sobre el asfalto. Lluvia y hojas con aroma a otoño. Un atardecer que invita a la lectura y observar a las infinitas tejas color arena debatiéndose por no ser tan simétricas con el fluir de la lluvia, recuerda que existen otros lugares ocultos por su misma magia. Otros mundos creados por una de esas autoras que debería ser considerada como imprescindible: Joanne Harris.

“El chocolate es algo más que un placer para los sentidos. Saboreándolo las penas se hacen más llevaderas, los secretos menos íntimos, y los sueños más reales”. (Chocolat 1999)

Un cobertizo de quimeras

Estudió Lengua y Literatura Moderna y Medieval en Cambridge. Trabajó como profesora de francés y alemán durante quince años antes de dedicarse por completo a la literatura. En la actualidad vive en Yorkshire con su familia. Toca el bajo en la banda que fundó cuando era adolescente y escribe en el cobertizo de su jardín. Uno de sus sueños es perderse algún día en una isla del Pacífico.

Joanne Harris

Joanne Harris con su gato Vlad. || @Joannechocolat

Joanne Harris cuenta con quince novelas en su haber, incluido un título de Doctor Who, dos colecciones de cuentos, y tres libros de cocina. Sus obras se publican en cincuenta países y ha sido galardonada con importantes premios a nivel nacional e internacional como el Whitaker Gold Award, el Creative Freedom Award, el Glenfiddich y  el Premio MBE. Desde Chocolat, todos sus libros han sido catalogados como Best Sellers en el Reino Unido. De hecho, ha sido nombrada miembro honorario de St. Catherine´s College y tiene dos doctorados honorarios en literatura de las universidades de Sheffield y Huddersfield.

Cotidianidad con tintes mágicos

Posee una forma única y peculiar de plasmar historias. Nacida en Barnesley, Reino Unido, de padre inglés y madre francesa, ha sabido combinar la riqueza de ambos idiomas para crear un lenguaje donde todo es posible en una cotidianidad disfrazada de realismo mágico.  

“He descubierto que escribir requiere más interacción social de lo que pensé que sería” (Joanne Harris)

Recrea un exclusivo universo en el que la realidad se conjuga con pinceladas de mundos brillantes junto con la oscuridad que puede aportar el género del misterio. Joanne Harris es una maestra de la sinestesia. Su narrativa seduce de tal forma que se puede percibir los colores por aromas, por el tacto o incluso llegar a saborear cada momento descrito con especial minuciosidad.

Su estilo literario se centra sobre todo en los sentidos, en la resonancia emocional de los alimentos y en el horror que se puede ocultar en lo cotidiano. En alguna de sus obras se cuestiona la relación entre padres e hijos, en las que la figura del padre prácticamente está ausente y la figura de la madre se muestra como una mujer controladora, dura y abusiva.

Joanne Harris

Joanne Harris. || @Joannechocolat

Por lo general en sus novelas predomina la narración en primera persona, ejerciendo en muchas ocasiones de doble narrador para conseguir arrojar luz sobre los acontecimientos actuales al recurrir a experiencias pasadas. Para conseguirlo no duda en fortalecer la presencia de unos personajes secundarios que llegan a convertirse en parte fundamental de su narrativa. Unos personajes que son reforzados con una recreación extraordinaria del lugar donde se desarrollan sus vidas.

 “Parpadeas y ni la ves. La Rue Principale, una doble hilera de casas de color parduzco con muros de entramado de madera, apelotonadas como si secreteasen, unas callejas laterales que discurren paralelas, como las púas de un tenedor doblado. Una iglesia, agresivamente encalada, levantándose en una plazoleta rodeada de tiendas. Alquerías diseminadas por la tierra vigilante. Huertas, viñedos, franjas de tierra cercadas y ordenadas según la rígida segregación que impera en las casas de labranza”. (Chocolat)

Joanne Harris: aromas y colores

Escritora versátil, su obra es una muestra clara de una mezcla variopinta de géneros, desde terror o la novela histórica hasta la fantasía, mitología, cuentos, cocina y folklore. Publicó su primera novela en 1989, The Evil Seed, sin mucho éxito. Lejos de desanimarse continuó con Sleep, Pal Sister, publicada originariamente en 1994 y en la que se puede apreciar su progresión de la temática de terror a la del recurso de un fantasma literario.

No conoció el éxito hasta la publicación de su tercera novela en 1999, Chocolat, un cuento moderno en el que por primera vez despliega el realismo mágico tan característico en su narrativa. Alcanzó el nº1 en la lista de Best Sellers del Sunday Times. Ganó el Creative Freedom Award y fue preseleccionada para el premio Whitbread Novela del año 1999. Fue tal el impacto que se vendieron los derechos de la película a Miramax y fue el productor David Brown quien supo elegir con acierto a sus protagonistas, los actores mundialmente conocidos Juliette Binoche y Johnny Depp.

Una escritora muy directa

Con una personalidad bien definida, y sin ambages, Joanna Harris se ha declarado abiertamente contra el sexismo arraigado en el mundo literario, manifestando claramente cuál es su posición:

“Durante demasiado tiempo las mujeres han sido juzgadas principalmente por su apariencia en lugar de por sus capacidades, e incluso ahora, en un mundo en el que difícilmente podemos movernos por la corrección política, los hombres y las mujeres todavía se ven de manera ligeramente diferente en el mundo de la música, la literatura y las artes creativas”. (Joanne Harris)

Lo cierto es que con su realismo mágico, aderezado con el sabor homogéneo de las mejores recetas, Joanne Harris ha sabido salpimentar la mezcla para crear un género propio. Uno con el que llevar a cada uno de sus lectores hacia esa isla en la que sueñan con perderse.

[responsivevoice voice="Spanish Female" buttontext="Escuchar"] A button to read only the text surrounded by these shortcodes. [/responsivevoice]