Miguel A. Delgado: comisario de la exposición Houdini.

Se ha hablado mucho sobre Harry Houdini hasta la fecha. ¿Ficción o realidad? Miguel Ángel Delgado, comisario de la exposición Houdini. Las leyes del asombro nos hace una ruta por la vida de este personaje tan importante de la primera etapa del siglo XX, que hasta la fecha sigue manteniéndose en la cresta de la ola a pesar de haber pasado casi cien años de su muerte.

Todo está envuelto en un halo de misterio, bien por voluntad propia del escapista, bien porque tupidos velos se han ido quedando superpuestos en torno a su figura. Para que resulte más fácil la digestión de una figura tan extraña como la de Erik Weisz (nombre original de Houdini) decidimos preguntar directamente a uno de los principales organizadores de la exposición sobre la biografía del personaje, disponible hasta el 28 de mayo de 2017 en la Fundación Telefónica.

 ¿Por qué se decide hacer una exposición sobre Harry Houdini?

Fue una propuesta de María Santoyo y mía (los comisarios). Habíamos hecho ya una exposición a Nicola Tesla y otra a Julio Verne, ya que nos interesa mucho el cambio de siglo del XIX al XX. Gran parte de nuestra sociedad actual hunde sus raíces en esos años. Es la gran transformación. Con Tesla abordamos la segunda revolución industrial y con Julio Verne, que en toda su obra había recogido todo ese entusiasmo por la ciencia del progreso de aquellos días. Y cuando Telefónica nos planteó qué personaje podía completar la trilogía, se nos ocurrió Houdini por lo que representa en el nacimiento de la creación del espectáculo. Con los tres se puede resumir el espíritu de la época.

¿Cuál es el origen de Houdini?

Nace en Budapest, hijo de un rabino que emigra a EEUU para buscar fortuna, y más tarde le sigue toda su familia. Mayer Samuel Weisz, su padre, no consigue prosperar como rabino, entre otras cosas porque nunca logró aprender el inglés, con lo cual, para ser elegido por una comunidad era complicado y, cuando Houdini  emigra, debe colaborar en la economía familiar. De hecho viaja a New York con su padre y desempeña trabajos como aprendiz de cerrajero, curiosamente, y es donde descubre que tiene una habilidad especial para las cerraduras y en ese ambiente es donde descubre la magia y lo lucrativo que puede llegar a ser ese negocio. El primer dinero que gana se lo lleva a su madre y le hace un truco de magia para que parezca que las monedas aparecen de la nada.

Exposición Houdini Fundación Telefónica

Miguel A. Delgado || Fotografía: Vera Martín Zelich.

Entonces, su contacto con la magia no lo tiene hasta que llega a Estados Unidos.

Sí. Es a partir de su viaje cuando conoce a magos callejeros, el mundo de los feriantes… De hecho, al principio actúa con su hermano, el cual se pone el nombre artístico de Theodore Hardeen, lo que pasa es que cuando conoce a Beatrice Rahner, su futura mujer, le sustituye y es con la que realiza sus grandes trucos como el de la metamorfosis que le da la fama.

Tengo entendido que se hacía llamar al principio «El rey de las cartas».

Él hacía magia tradicional. Su truco estrella, como ya te digo, era el de la metamorfosis en el que se intercambiaban en el baúl. Hacía efectivamente trucos de cartas… Trucos muy clásicos como comerse alfileres y un hilo, tirar posteriormente del hilo y que saliesen los alfileres engarzados… O incluso trucos de mentalismo para contactar con espíritus, trucos que eran habituales en los repertorios de los magos, y empieza a hacer algunas cosas de escapismo, liberarse de esposas y cosas así, lo que pasa es que es un número más, nada destacable. No sería hasta más tarde cuando su manager  le dice que se desprenda de su repertorio de magia porque era uno más del montón y que se concentrara en el escapismo.

¿Estaban demasiado asentados los magos de prestigio?

Él ya lo sabía. Desde que Robert Houdin, del cual saca posteriormente el nombre de Houdini, en la primera mitad del siglo XIX había revolucionado la magia llevándola a los grandes teatros y escenarios, ya se habían empezado a formar una serie de niveles. Estaban los pocos grandes magos que actuaban en los teatros, luego había como una clase media que podía tener números propios pero no en tan grandes auditorios y, por último, estaba el nivel más bajo, los cuales actuaban en las ferias, donde empezó Houdini y de hecho nunca reniega de sus orígenes.

¿Y cuándo da el paso a ser alguien relevante?

Eso sucede en torno a 1900 cuando su manager Martin Beck le dice que se centre en el escapismo. Su estrategia es mandarlo a Europa, donde se empieza a crear esa figura potente de Houdini. Y es cuando vuelve a los Estados Unidos el momento en el que entra con más fama, coincidiendo con el cambio de siglo.

Houdini escapismo exposición Teléfonica

Harry Houdini || Fotografía: Vera Martín Zelich.

Entra entonces en América con la tarjeta de visita de triunfador en Europa.

Su nombre se forja en el viejo continente. Y es ese cambio de siglo y continente una forma de dejar atrás su figura de «rey de las cartas». Aquí en Europa es donde empieza a desafiar a las autoridades para que le encierren en las cárceles más seguras y él consigue zafarse de todo ello.

Y donde comienza a ser un maestro del autobombo.

Bueno, él lo hace desde sus comienzos. Siempre tuvo un enorme olfato y lo adapta a sus necesidades. Le encantaba desde un principio todo aquello de los retos y  desafíos, convocando a la prensa para que le fuese testigo de los mismos. Siempre maquina formas de autopromocionarse. Al principio porque no tiene dinero para invertir en publicidad, buscando fórmulas que le den repercusión en prensa sin gastar dinero y más adelante, cuando posee presupuesto, hace verdaderas estrategias de marketing en la que explota de las formas más ingeniosas la marca Houdini.

Tengo entendido que llegó a actuar para la familia Romanov.

Eso es verdad. Actuación, por cierto, un poco delicada porque un tiempo antes había sucedido un pogromo y se había expulsado a los judíos. Es indiscutible su actuación. Lo que es una leyenda es la presencia de Rasputín en la misma.

Una de sus estrategias también era la confusión entre mito y realidad, ¿no?

Él nunca desmentía las cosas si le eran favorables. Y es verdad que él también reescribía su historia. En cuanto puede cambia su pasaporte y se nacionaliza como estadounidense. No es hasta veinte años después de su muerte cuando sus compatriotas descubren que no había nacido en Estados Unidos, y alteraba de hecho su edad, quitándose años cada vez que renovaba el pasaporte, y procuraba construirse una biografía más acorde con lo que él quería. Siempre tuvo un proceso de reconstrucción. Llegó, por ejemplo, a hacer creer que su hermano no era tal, sino un competidor, para así repartirse entre los dos los teatros.

Ahora… si había algo que pensaba que le perjudicaba iba con todas su armas contra quien lo estuviera diciendo. También siempre desmintió el que tuviera poderes. Siempre afirmó que realizaba trucos.

Houdini comisariado exposicion

Miguel A. Delgado || Fotografía: Vera Martín Zelich

Entonces no podemos fiarnos de su biografía.

Hoy en día te encontrarás que los biógrafos discuten sobre cosas aparentemente evidentes como, por ejemplo, el número del enterrado vivo, que los biógrafos no se ponen de acuerdo si lo hizo solo una vez en California en una prueba con público y salió mal, si nunca llegó a realizarlo, si lo iba a incorporar en su última gira… Porque para más confusión existen carteles, ya que no solo él, sino muchos magos, hacían carteles de prueba antes de hacer la gira y era posible que se suspendiera por cualquier motivo. Noventa y un años después de su muerte hay muchísimas lagunas, incluso con el tema de su fallecimiento. La biografía de Eduardo Caamaño probablemente es la más completa y fiable debido a que fija un relato bastante coherente, pero este biógrafo no descarta que dentro de unos años salgan a la luz nuevos descubrimientos sobre su vida.

Lo que sí es cierto es que perseguía a sus imitadores.

Sí. Además los ridiculizaba, también por un tema de supervivencia de su trabajo. Desarrollar un gran truco es una inversión de años y dinero y esto lo podían robar en muy poco tiempo una vez que lo estrenaba. No en la primera, sino en las siguientes giras es cuando se da cuenta cómo hacen sus mismos trucos, le copian el nombre o le copian las fotos de los carteles. Houdini se presentaba en los escenarios de los competidores, los desafiaba, ridiculizaba, utilizaba métodos legales…

Y hablando de legalidad, fue el primero en patentar sus trucos.

Pero fue un grave error. Hasta entonces, no solo en la magia sino en muchos otros temas que conllevasen unos derechos de autor, la  legislación era totalmente laxa. Houdini solo facilitó la labor a quienes querían robarle porque el sistema de patentes no servía para nada en verdad. Date cuenta que describía cómo se hacían sus grandes trucos paso por paso, pero hasta que se resolvía el juicio del plagio pasaba mucho tiempo.

¿Y cual fue uno de sus primeros grandes trucos?

Pues en realidad todo lo que es el escapismo como él lo concibe, podemos considerarlo suyo. Escapar de unas esposas no es que fuera un invento suyo, pero sí es una innovación cuando, por ejemplo, pide que le introduzcan desnudo en celdas donde se encerraban los delincuentes más peligrosos y aparecía a los diez minutos en la oficina del alcaide. Todo esto siempre avisando a la prensa. Así que lo primero propiamente suyo son estos escapes.

Exposición Houdini

Mano de Cagliostro || Fotografía: Vera Martín Zelich

Me has dicho antes que al principio también hacía trucos de espiritismo.

Junto con su mujer Beatrice hacían trucos de mentalismo en el que ella hacía de medium y se comunicaba con familiares muertos del público. Lo que pasó fue que en un pueblo sucedió un incidente totalmente desagradable  con una pareja de campesinos a los cuales les dicen que han contactado con su hija y los padres tienen una reacción violenta. Houdini y su mujer desconocían en las condiciones tan terribles que falleció esa niña y deciden que nunca van a volver a realizar esa clase de trucos.

¿También decide perseguir a espiritistas no?

Sí. De hecho el caso más llamativo del que podemos hablar en su historia sucede cuando le llega la noticia de que su madre ha fallecido. Harry estaba en una gira por Europa y vuelve lo antes que puede a Estados Unidos. Ocurre una cosa y es que su madre, al contrario de lo que él pensaba, no le deja ningún mensaje y eso le desconcierta, lo que lleva a tener una sesión espiritista con la mujer de Arthur Conan Doyle en la que esta se pone en contacto supuestamente con su madre y comienza a escribir una carta destinada a su hijo.

Tras esta sesión Houdini se marcha sin decir nada, pero sabiendo que ha sido vilmente engañado ya que, por ejemplo, su madre nunca habló inglés y la carta era íntegramente en esta lengua, estaba llena de expresiones cristianas y eso era algo imposible porque su madre era de religión judía… y ese es el principio de la ruptura de amistad con el escritor.

Su muerte tampoco queda muy clara…

Hay muchas elucubraciones de cómo fue el final de la vida de Houdini. La más conocida es que en Montreal, en 1926, pone a prueba, como habitual, al público que asistía. No olvidemos que era un hombre en un perfecto estado físico, algo indispensable para realizar su trabajo, de ahí que en la exposición tengamos una sala de ejercicio original del siglo XIX.

Se dice que cuando fue retado no le dio tiempo a preparar su estómago para recibir los golpes y, sumado a una apendicitis que arrastraba, se le convirtió en peritonitis, la cual acabó con su vida. También hay otras especulaciones que son más fantásticas como que fue victima de una conjura de espiritistas o que se le envenenó porque fue acusado de espía. Todo ello, como no, bañado en gran misterio.

¿Cuál de todos los objetos utilizarías como reclamo para que vengan a ver la exposición?

La camisa de fuerza que, además, le hemos reservado una cantidad de superficie  que no tiene ningún otro objeto en la exposición porque pensamos que esto es lo que más puede simbolizar a Houdini. Es el Houdini escapista, el que desafía a los límites y la capacidad de represión de las autoridades. La camisa de fuerza se inventa en esta época y rápidamente se convierte en un símbolo de la capacidad de retener.

Exposición Houdini camisa de fuerza escapismo

Camisa de fuerza || Fotografía: Vera Martín Zelich.