Amaral: «Todavía no nos hemos aburrido de tocar nuestras canciones»

A media tarde hemos quedado con una de las bandas de música más famosas del panorama nacional e internacional en la actualidad. Vera, como siempre, lleva la cámara de fotos lista para atrapar en imágenes los mejor de la entrevista mientras levita como un globo sonda alrededor de nosotros. Eva y Juan nos invitan a sentarnos en la mesa de la terraza de uno de los bares más típicos de Madrid para realizar una charla sobre su grupo, Amaral, con el que llevan dando caña desde el 92. Juan saca de la cazadora su último álbum y nos lo regala. Nocturnal Solar Sessions ha sido el nombre que han elegido para otra forma de enfocar el disco de Nocturnal. Nos explican que volvieron a realizar el disco pero esta vez utilizando instrumentos acústicos.

entrevista amaral

Juan Aguirre y Eva Amaral || Fotografía: Vera Martín Zelich

¿Qué os queda del primer disco?

Eva: Un montón de canciones que seguimos tocando en directo… (risas). En verdad, si hablamos de manera personal, bastantes cosas. Hemos vivido en la carretera un largo tiempo, con giras, grabaciones y una larga lista de experiencias en las que el espíritu inicial sigue estando ahí.

Juan: También la filosofía de la banda sigue siendo la misma, aunque nos hemos abierto a muchos ritmos. El proyecto ha crecido mucho más de lo que pudimos imaginar cuando empezamos y estamos felices por ello, pero creo que hemos mantenido siempre unos principios de cómo queríamos que fuese el grupo.

Y, a pesar de mantener los principios, el estilo musical no es el mismo.

J: Creo que es una evolución natural. Una apertura a ritmos nuevos en los que poco a poco hemos ido utilizando métodos diferentes. Es como si estuvieras inmerso en una especie de viaje. Esto es más parecido a un trayecto hacia un lugar en el que no es más hacia dónde te diriges, sino que el viaje en sí es lo que tiene valor.

E: También que no hubiera tenido mucho sentido hacer siete discos iguales…

eva amaral entrevista

Eva Amaral || Fotografía: Vera Martín Zelich

Hombre, me refiero a que hay músicos que mantienen unas líneas claras en su estilo y vosotros tenéis grandes diferencias musicales… 

E: Vas incorporando cosas por el camino que te hacen que quieras incorporarlas en un futuro disco. Vas aprendiendo a hacer las cosas.

J: Somos un grupo que intenta mirar hacia delante. Hacia los retos que no has conseguido todavía. Es lo que te comentaba antes… un periplo hacia adelante.

¿Y en esa travesía se va perdiendo ingenuidad?

J: No es que hayamos perdido ingenuidad, lo que ocurre es que lo que hemos aprendido es muchísimo por todo lo que hemos viajado. Estamos viviendo un montón de vidas en unos pocos años. Viajamos muchísimo y a lugares que no habíamos siquiera soñado con ir. Entonces, yo creo que es un aprendizaje como tal. Al tocar con gente muy diversa se podría decir que hemos perdido desconocimiento a diferencia de cuando vivíamos al principio en Zaragoza. Cada gira que haces, cada concierto que tocas, cada proyecto, es un foco de aprendizaje. Cada vez que escribimos una canción nos enfrentamos a una hoja en blanco… Un aprendizaje continuo.

¿Y a esa hoja en blanco se le tiene miedo?

E: No tanto miedo sino curiosidad de no saber qué va a pasar…

Hablemos un poco de Madrid. ¿Os sigue impresionando como al principio?

J: Tocábamos en sitios muy chiquitillos y poco a poco fuimos tocando en lugares con aforo más grande, pero no es privativo de Madrid. Cada vez que sales al escenario sientes como una especie de adrenalina te surca el cuerpo entero.

E: Lo que si nos pasa con Madrid y con Zaragoza es que son lugares para nosotros especialmente maravillosos. Zaragoza es el lugar donde está nuestra familia y nuestros amigos y Madrid es el sitio donde llevamos viviendo mogollón de años…

Conquistáis Madrid y el resto de España y ponéis la vista en Sudamérica

A: Lo que sucede es que cuando empezamos no esperábamos nada. Estábamos en el local de ensayo mientras nuestras madres nos decían “a ver si se termina esta tontería lo antes posible” (risas). No había nada que esperar, pero tienes una especie de intuición o algo que te dice que debes seguir hasta que aguantes. La pasión que sentíamos por este proyecto era demasiado grande como para bajar los brazos. Y visto desde hoy en día, nunca pensamos que fuésemos a viajar a México o Argentina… No voy a decir que no lo sueñas, porque sí, pero nada más.

J: Siempre decimos que si lo hubiéramos planeado no hubiera salido. Si hubiera habido algún plan no se hubiera cumplido. En el fondo todo tiene que ver que quieres hacer música, necesitas tocar y expresarte… Hemos sido afortunados, pero eso son cosas que no se pueden controlar.

Dicen que la improvisación es un arte.

A: Siempre que veo en las películas que hay un personaje que tiene una estrategia para gobernar el mundo y todo le va saliendo bien… O como en las novelas de Agatha Christie en las que el malo va construyendo todo como si fuera un castillo de naipes. Lo pienso, y realmente pienso que no sé si será así. Por más que vayas maquinando algo siempre hay un montón de variantes que pueden hacer que tu camino cambie.

juan aguirre entrevista amaral

Juan Aguirre || Fotografía Vera Martín Zelich

¿Al igual que vuestros gustos musicales?

A: Más que cambiar, vas llenando el saco con las cosas que escuchas.  Hombre, los grupos de cuando eres adolescente siempre están ahí, de esos nunca te llegas a desprender cien por cien.

J: Siempre hemos sido bastante curiosos y abiertos a la hora de escuchar música. Una cosa que creo que nos define como grupo es el hecho de experimentar… También lo que ocurre es que con la revolución musical del streaming se pueden descubrir una tal cantidad de grupos que te das cuenta que la música es inabarcable… Música africana, brasileña, oriental… no puedes mojarte con todo, pero no estamos cerrados a nada que nos pueda emocionar.

Con respecto a Nocturnal, ¿son influencias de una mochila musical o son nuevas influencias?

J: No sabría decirte. En el fondo, cuando nos ponemos a componer o a mezclar cosas te olvidas un poco de todo y no te das cuenta de que vaya a salir algo. Depende más de  tu estado de ánimo, los instrumentos que hayas seleccionado…

A: También es curioso fijarse en que los grupos que escuchamos ahora suenan mucho a los discos que escuchábamos antes… Son como los hijos de bandas anteriores.

Juan Manuel de Prada me comentó que hay que tener un grado de inconsciencia a la hora de escribir.

E: Hay mucha gente que no le gusta ir a conciertos porque les da, por un lado, sensación de inseguridad aunque no lo confiesen (risas), por otro lado, te pones enfrente de tus limitaciones y, por otro, porque piensan que van a contaminarse las ideas que tienen en la cabeza, pero este no es nuestro caso. Pensamos que la música alimenta.

¿Cuando ahora escucháis los primeros discos que sacasteis allá por el 98, ¿ha cambiando la percepción de vosotros mismos?

J: Normalmente cuando escuchamos algo que acabamos de grabar pensamos en que habría que cambiar cosas. Pero vamos, pienso que eso le pasa a todo el mundo. Lo que sí, cuando escuchamos algo que tiene más tiempo empiezas a ver que lo que te parecía que estaba mal, no lo estaba realmente. empiezas a encontrar las cosas buenas (risas). Cuando grabas algo es como la fotografía, inmediatamente te preocupas de lo siguiente que vas a grabar. No somos muy de recreamos en lo que hemos grabado. Lo lanzas al aire para la gente y luego ya tú lo tocas en los conciertos y lo reinventas… Somos más de buscar cosas nuevas.

En cuanto a los temas que tocáis en un concierto, ¿preferís un tema clásico vuestro o algo nuevo del último álbum?

E: Pues las dos cosas porque las canciones vienen contigo y van evolucionando contigo. Van creciendo y hacemos versiones que igual no son exactamente las canciones del disco. Todavía no nos hemos aburrido de tocar nuestras canciones. Solemos cambiar el repertorio de un concierto a otro y estamos más de dos horas sobre el escenario para poder tocar todo lo que queremos.

entrevista amaral

Eva Amaral y Juan Aguirre || Fotografía Vera Martín Zelich

Siempre habrá una guerra entre los cantantes y los oyentes a la hora de ir al concierto. Nosotros queremos escuchar unos temas trillados y a veces los cantantes son más reticentes en ese tema.

E: Por nuestra parte no pasa porque ya te digo, nos encanta.

A la hora de tener que elegir algún disco…

J: En todos nos los hemos pasado bien. A mí me gusta quedarme con la sensación siempre del último.

E: Yo me podría quedar con la parte de la grabación de la batería en todos los discos. Hemos tenido suerte y todos los bateristas que han tocado con nosotros eran músicos excepcionales. Luego hay otros momentos en los que prefiero ir a darme una vuelta porque al final siempre se alarga mucho.

¿Os influye mucho que exteriormente os metan prisa?

E: Es que por más que te presionen, si no está, no puedes darles el gusto. Cuando te metes a grabar sí sabes más o menos cuándo puede salir el tema. Cuando no estas muy seguro es en el momento en el que estás componiendo.

J: Nosotros solemos editarlo cuando merece la pena.

Cuando ya tenéis finiquitado el tema de las canciones, ¿cómo decidís cuál dejar fuera?

J: Principalmente nos tienen que gustar a los dos.

A: Deben aportar todas pinceladas a un cuadro final. Las canciones que se quedan fuera no las coges porque por algún motivo no llegas a verlas terminadas en su totalidad. No acabas de saber como darle la redondez que tienen las otras que sí has seleccionado. Pero, de repente, pasan cinco años y vuelve a salir a la luz una antigua idea o terminas de dar la puntada final a una letra que no conseguías.

A la hora de componer los temas, ¿cómo os repartís?

A: Tanto letra como música hacemos los dos de todo. A veces uno trae una letra entera, en otros momentos hacemos mitad y mitad… o incluso en el estudio estamos cacharreando los dos con los instrumentos… surge una melodía y comenzamos a tirar del hilo de una canción, un rollo tándem.

¿Cuando preferís componer las canciones?

A: Solemos encontrar huequitos entre los conciertos. Estando de viaje a lo mejor uno va a la habitación de otro, o en los aeropuertos… componer es donde te pille, pero luego necesitamos en periodo en el que sí tenemos que parar del todo, meternos al estudio y ver cuales son las ideas que tenemos y terminar todo ese amasijo de ideas. Componer vas componiendo todo el rato, pero el tema a grabar tiene que ser más rollo fin de gira, con las ideas claras y a volver otra vez a la carga.

Por último. Con respeto al fin de la gira el 28 de octubre en el WiZink Center. ¿Habéis preparado algo para esta ocasión como ocurrió para el concierto fin de gira de Gato negro dragón rojo?

J: Va a ser un concierto muy especial y no volveremos a tocar hasta que no tengamos disco nuevo. Tenemos pensado grabarlo. Queremos hacer el mejor concierto que podamos porque es nuestra mejor forma de agradecer a todo el mundo lo que nos ha dado.

A: Ahora que lo dices podríamos pensar alguna movida tipo las máscaras de los gatos que repartimos aquella vez…