Andy Kaufman, nacido en Nueva York (1949) fue un cómico o, mejor dicho, como a él le gustaba denominarse, artista de variedades, puesto que según afirmó: nunca he contado un chiste en mi vida.

Fue un hombre extranjero, Latka Gravas y también Tony Clifton. Personajes que representó a lo largo de su carrera y que en ciertas ocasiones la gente se llegó a plantear si realmente era Andy u otros cómicos diferentes. En sí, de la vida personal de este personaje nada se sabe a ciencia cierta puesto que continuamente bromeaba sobre su situación sentimental, sobre su estado de salud o en temas de la vida cotidiana.

VAN DYKE & COMPANY -- Pictured: Andy Kaufman -- Photo by: NBCU Photo Bank

Andy Kaufman || Fotografía por: NBCU Photo Bank

A parte de dedicarse al mundo de la comedia, fue actor, director, compositor musical, productor, amén de todas las apariciones en la televisión que realizó en diversos shows como el de David Letterman: Late Night. Considerado como uno de los adalides del anti-humor (una clase de humor indirecto, en el que contando algo no divertido y carente totalmente de sentido, llega a ser algo gracioso). Llegó a organizar auténticos pifostios televisivos como en 1981 cuando en el show Fridays, programa de humor de la ABC, actuó representándose a sí mismo, en vez de hacer el papel que le habían encargado, llegando a arrojar un vaso de agua a la cara del cómico Michael Richards.

Tras este incidente, tuvo más encontronazos en la televisión (de forma bromista o no, nunca se sabrá) como el programa Professional Wrestling, en el que retaba a mujeres para que le ganasen en el rin, con una recompensa de mil dólares. Llegándose a proclamar “Campeón mundial de lucha libre mixta”.

Actuar como un auténtico showman hasta los últimos días de su vida consagró a Andy Kaufman como uno de los personajes más irreverentes de la historia de la televisión americana.

En el vídeo, vemos cómo el propio Andy se dedica a pedir limosna entre el público, siendo posteriormente echado del plató. Bromas a parte siempre, todo lo que hacía en la televisión no era más que una dramatización intencionadamente exagerada de crítica hacia una programación totalmente vacía.

Now, Andy did you hear about this one?
Tell me, are you locked in the punch?
Andy are you goofing on Elvis? Hey, baby
Are we losing touch?    

Decía la canción de R.E.M.

Send this to a friend