En el género musical del rock se ha creado un modo muy particular de culto a su principal instrumento, la guitarra eléctrica. Este culto se desarrolló basándose, en un primer momento, en el uso innovador del instrumento y la inclusión de elementos externos, como por ejemplo la distorsión intensa utilizada por Link Wray en los 50 y las escalas orientales que Dick Dale tocaba en sus canciones en los 60.

Al tiempo en que el género se consolidó en el mercado permitió el desarrollo de un público y de una “tradición”. Naturalmente, el rock se dividió en incontables segmentaciones, alimentadas sobre todo por la imaginación de los músicos, que hicieron su camino en un mercado musical todavía no totalmente definido, con el rock psicodélico, el rock progresivo o el heavy metal, entre otros, a lo largo de los años 60 y 70.

La guitarra eléctrica, poco a poco, se volvió en el gran símbolo del vigor artístico del rock y el guitarrista se convirtió el alma del conjunto. Guitarristas como Jimi Hendrix y Eric Clapton fueron ejemplos de este tipo de culto y posteriormente, con el rock progresivo y en segmentos más intensos, el valor de los guitarristas virtuosos sufrió una sobrevaloración en los 70, con guitarristas como Steve Vai y Joe Sartriani.

En cambio, siempre han existido guitarristas que, independiente de su nivel de destreza técnica en el instrumento, han sorprendido por su particular modo de hacerlo sonar y por su coraje en improvisar. No son instrumentistas populares y muchas veces no figuran en las listas de “mejores guitarristas del mundo”, pero logran una respetable actitud artística, además de una prolija obra.

Algunos antihéroes ilustres

Fred Frith

Fred Frith

Fred Frith en directo | Fuente: Youtube

El guitarrista británico ganó notoriedad con su banda de culto Henry Cow, representantes de la vanguardia del rock progresivo europeo conocida como RIO, o Rock In Opposition, en los años 70. De formación clásica, Frith fue uno de los precursores en la llamada “guitarra preparada” y en el uso del E-Bow. En su carrera en solitario participó activamente del movimiento de la improvisación libre en EE.UU y en Europa, volviéndose uno de sus más ilustres iconos.

Henry Kaiser

Henry Kaiser

Henry Kaiser tocando con un E-Bow | Fuente: Flickr

Autodidacta, el guitarrista estadunidense empezó a tocar la guitarra a los 20 años de edad, e influenciado por el rock psicodélico de los 60 y World Music, se involucró en la música improvisada, trabajando con efectos digitales y pedales analógicos. En sus propias palabras, le gusta tocar la guitarra “como si fuera otro instrumento”.

Sonny Sharrock

Sonny Sharrock

Sonny Sharrock en directo | Fuente: Youtube

Un curioso “eslabón perdido” entre el free jazz de los 60 y la escena experimental de Nueva York de los 80. Sonny Sharrock se destacó por su explosiva improvisación, que variaba entre el ruido, melodía y armonía, y por sus transiciones entre el rock y el jazz, muchas veces difusas, quebrando todas las expectativas que se esperaban para ambos estilos.

Snakefinger

Snakefinger

Snakefinger junto a su guitarra | Fuente: Youtube

Con irreverencia e ironía, Philip “Snakefinger” Lithman ha usado su increíble versatilidad estilística para ampliar posibilidades musicales y escénicas en la música experimental. Conocido por su asociación con el grupo teatral-musical The Residents, en su carrera en solitario ha abusado del mismo espíritu ácido del grupo, cantando y tocando guitarra para hacer casi una sátira del guitarrista virtuoso.

El futuro es de las antiheroínas: St. Vincent y Ava Mendoza

Ava Mendoza en directo

Entre los muchos otros guitarristas “anti héroes” no citados, como Thurston Moore y Lee Ranaldo, James “Blood” Ulmer, David Pajo, Bill Frisell, Nels Cline, etc, hay, en el escenario musical actual, dos interesantes representantes femeninas. De universos musicales distintos, las norteamericanas St. Vincent y Ava Mendoza mantienen el mismo esfuerzo creativo.

St. Vincent ganó popularidad comercial y hoy toca en los principales festivales de música del mundo. Uniendo experimentalismo instrumental con canciones pop, la cantante y guitarrista ya ha tocado con David Byrne e incluso tiene su propio modelo de guitarra fabricado por la Ernie Ball Music Man.

En el otro lado esta Ava Mendoza, exalumna de Fred Frith que está ganando mucha notoriedad en la música experimental con su trío Unnatural Ways, que ya tiene dos discos, el segundo lanzado por el ilustre sello de música de vanguardia Tzadik Records. Casi totalmente instrumental, el proyecto consiste en composiciones progresivas, con timbres pesados y gran uso de efectos e improvisación.

La búsqueda de modos distintos de tocar guitarra sigue generando buenos frutos, demostrando que el inconformismo artístico entre los guitarristas sigue a la orden del día tras décadas de cambios en el mundo de la música.

St Vicent en directo

[responsivevoice voice="Spanish Female" buttontext="Escuchar"] A button to read only the text surrounded by these shortcodes. [/responsivevoice]