Muros que se levantan cuando tantos ya habían sido derrumbados. Límites que se trazan entre culturas, idiomas, religiones, costumbres y creencias, cuando entre todos habíamos acordado que vivíamos en un mundo diverso. Estados Unidos que con la dinastía de Trump pretende «purificar» la gran América cuando sus orígenes más recónditos se encuentran en esa oleada de migrantes que iba llegando a los puertos para poblar ciudades, erigir casas, levantar grandes rascacielos, construir inmensas carreteras donde las vías estaban despobladas, y en donde de cuando en vez pasaba uno que otro campesino con su caballo trasportando sus hortalizas para vender en los mercados locales.

En Europa, día tras día llegan refugiados de las guerras de medio oriente, prófugos del hambre y la miseria a pedir asilo en las calles locales. Barcos y chalupas llegan desde África llenas de personas que huyen de la desgracia para encontrar reposo en la dignidad y el trabajo. Mientras todo esto ocurre, muchos líderes buscan devolver los barcos hacia el desierto de la desolación y el desconsuelo, olvidando que tantos europeos fueron huéspedes en los países de los forajidos.

Shaun Tan, creador de The Arrival

Shaun Tan, creador de The Arrival. || Fuente:  Johan A

En estos términos, podríamos decir que el mundo necesita recordar, necesita memoria, necesita conocer qué ha ocurrido en el pasado para no recaer en intempestivas luchas que ya se han dado antes. En este contexto, el dibujante chino-australiano Shaun Tan nos presenta su novela gráfica The Arrival. Esta obra retoma un tema de invaluable importancia histórica como la migración, que a final del siglo XIX y a principios del siglo XX fue un hecho histórico de carácter mundial. Esa apelación al pasado se empata de forma directa con un universo ficcional, que a través de la fantasía de las imágenes, logra hablarnos de hechos reales, comprensibles para todos gracias al lenguaje intrépido y global de la literatura visual.

Cuando tuve mi primer encuentro con esta novela me dio la impresión de sostener en mis manos algo muy antiguo, deteriorado por el paso de los tiempos pero luchando por sobrevivir. El libro de Shaun Tan tiene la apariencia de un viejo álbum fotográfico, o de un antiguo registro postal. Su carátula parece ser la de una reliquia de otros tiempos, cubierta de polvo, resucitada del pasado. Desde nuestra primera impresión, la novela es ya una imagen que apela a nuestro concepto global de lo antiguo, de lo que viaja a través de los tiempos para contarnos una historia en este presente, mientras nos sentamos en nuestro sillón contemplando desde la ventana el frenesí de la vida moderna.

Cuando abrimos sus páginas, ilusoriamente raídas y deterioradas por el paso de los tiempos, descubrimos que el autor nos regala la historia de un migrante, que abandonando su país natal viaja hacia tierras extrañas. En The Arrival, Shaun Tan muestra como ese pequeño migrante va adaptándose al nuevo lugar, conociendo su idioma, sus hábitos y costumbres, pero sobretodo formando una gran red de solidaridad con los otros migrantes que por circunstancias dolorosas y terribles tuvieron que abandonar sus países y buscar oportunidades en este nuevo entorno. La historia del personaje de Shaun Tan pudo haber sido la historia de cualquiera de los migrantes, que a finales del siglo XIX y a principios del siglo XX, formaron parte de esa migración en masa de carácter universal.

shaun tan y the arrival

The Arrival de Shaun Tan. || Fuente: Rochelle Jonas Watkins Persson

El lenguaje pictórico del autor está lleno de imaginación y fantasía. Si bien Shaun Tan retoma un hecho de carácter tan real como el de la migración, la ubica en un universo extraño, lleno de criaturas fantásticas, de animales curiosos, de objetos voladores y de alimentos poco comunes. Aunque este carácter fantástico consigue darnos a entender la diferencia tajante entre estos dos mundos, también les otorga un matiz de simpatía, que hace del entorno un contexto amable en el que el personaje principal podrá adaptarse. Esta afabilidad permitirá un diálogo entre universos opuestos, un proceso de enseñanza recíproco que dará lugar a que exista una especie de fraternidad entre las dos culturas. En otras palabras, a través de estos elementos ficcionales y fantásticos, el autor trabaja el significado de la obra, y el mensaje que con ella quisiera trasmitir, pero a través de las referencias históricas, Shaun Tan logra que su público se identifique con este mensaje aterrizándolo a un contexto un poco más real.

Se puede decir que el autor se inspiró en gran medida en las imágenes de la ciudad de Nueva York a principios del siglo XX . La apabullante modernidad de la ciudad que recibe al protagonista, la magnitud de sus edificios, la intensa curiosidad que le generan los medios de trasporte, y la enormidad de la metrópolis, nos recuerdan ese proceso de urbanización y modernización que estaba viviendo la ciudad estadounidense a principios del siglo pasado. Las experiencias del personaje se empatan en gran parte con las experiencias que pudo haber tenido un migrante que llegara a Nueva York a principios de siglo. De hecho, Shaun Tan elabora en sus ilustraciones la imagen del encuentro entre dos mundos, retomando algunas experiencias claves del migrante llegando a la gran ciudad.

Una de las imágenes más dicientes de la similitud entre los hechos históricos y el universo de Shaun Tan, es la llegada del personaje al puerto de la ciudad. Al igual que en la segunda película de El Padrino, el personaje avista el puerto desde la cubierta del barco junto a los otros migrantes que lo acompañan en su viaje. Todos se paran para observar la realidad que los espera. En el panorama ilustrado, el autor introduce un monumento, que como la Estatua de la Libertad, le da la bienvenida a los migrantes a ese nuevo mundo.

En este caso, la escultura también representa una promesa ante los ojos de los nuevos allegados: un hombre dotado de una maleta, en representación de los migrantes, le da la mano a otro , dotado de provisiones y otros artefactos, en representación de la población local. La estatua simula a la perfección el encuentro afable entre dos mundos y el acuerdo mutuo de amabilidad, respeto y aprendizaje recíproco. Al igual que la Estatua de la Libertad le prometía a los migrantes prosperidad, progreso y libertad de pensamiento, el monumento fruto de la imaginación de nuestro autor promete tolerancia y solidaridad entre dos mundos opuestos.

Imagen de The Arrival de Shaun Tan

Imagen de The Arrival de Shaun Tan. || Fuente: Random McRandomhead

La experiencia de Ellis Island, las imágenes de las ventas ambulantes en los barrios de Nueva York y otras visiones claves inspiradas en la migración hacia los Estados Unidos a principio del siglo XX, cubren el libro de Shaun Tan de experiencias reales dibujadas con un hálito de fantasía. La controversia entre ficción y realidad encuentra una pacificación en las imágenes de Shaun Tan, que utilizando la ficción como medio para trasmitir significados, logra hablar de la realidad histórica y cultural del migrante a principios del siglo XX. Ese carácter universal, animado por el encuentro entre historia y fantasía, le da al relato de nuestro autor un tono narrativo irreprochable, que logra igualarse de forma casi exacta a la magnificencia de los grandes clásicos de la literatura.

Comprender la historia de las migraciones, las experiencias que una persona debe pasar para llegar a la decisión de emigrar, el enfrentamiento con un nuevo mundo, con un nuevo idioma y con unos nuevos paradigmas culturales, y el proceso de adaptación por el cual debe pasar quien emigra son solo algunos de los temas que cubren de recuerdos las páginas de la obra de Shaun Tan. La lectura de este libro nos puede ayudar en los tiempos que corren, no solo para recordar cómo los migrantes se sucedieron en sus luchas para poder vivir de una mejor manera, sino también para llenarnos de empatía frente a las gentes que hoy en día buscan emigrar para buscar una nueva vida, llena de oportunidades, esperanza y bienestar.

Send this to a friend
[responsivevoice voice="Spanish Female" buttontext="Escuchar"] A button to read only the text surrounded by these shortcodes. [/responsivevoice]