Con el desarrollo de la tecnología y las facilidades para adquirir productos que antes ni habría podido soñarse, son muchos los aficionados y principiantes que se hacen con un equipo de audio para crear su propio homestudio. Algunos consiguen el dinero necesario, que no es poco, para hacerse con algo decente y sonar bien en poco tiempo. Es el caso de Rubén, que ha querido fabricar su trabajo 100% por sí mismo. 100% Rude Boy Bub.

Handmade Rudeboy Bub rap música

El rapero Rude Boy Bub || Fuente: Rude Boy Bub

Concepto

100% handmade nace como un concepto en sí, casi como un cuadro que se pinta solo, pero al que hay que dedicarle un cuidado especial porque los medios no son ni los mejores ni mucho menos los adecuados. Todo hecho por él mismo, ha querido transmitir ese sonido crudo y grave del dub y del reggae más clásicos, del soundsystem más fiestero. Sin embargo, su mensaje cala mucho más hondo que cualquiera de estos y se acerca, junto con su sonido, al punk más ochentero y rebelde.

Rude Boy utiliza «sintes» básicos, que a muchos pueden sonar simples y falsos, pero que son lo que define su sonido. Los bajos son eléctricos, grabados en casa. Quizá haya buscado demasiado ese sonido dub que enfatiza mucho los graves y, en general, esté demasiado por encima en todo el trabajo.

El apartado lírico, con un estilo bastante marcado y peculiar, idas y venidas, buscando fluir casi de continuo. A veces hace un tanto pesado el mensaje que quiere transmitir, a pesar de que le otorgue mucha frescura al disco en general.

Intención

Rude Boy bebe del rap. Durante muchos años fue uno de los grandes referentes del hip-hop de Oviedo en concreto, y de Asturias en general. Siempre estaba intentando contar sus cosas en cada «micro» libre y cada concierto que daba. Llegó, incluso, a ser descalificado injustamente en unas eliminatorias de las batallas de gallos de Red Bull, porque creían que no era improvisado. Y no podían estar más equivocados, Rude Boy tiene una agilidad mental increíble.


Eliminatoria Batalla de Gallos Bilbao 2007.

Sus letras vienen del rap que hizo durante muchos años, de lo que ha tenido que vivir y sufrir. De ahí que «100% handmade» no sea el trabajo habitual que creas que estás preparado para escuchar con prejuicios, o creyendo que es un disco de rap, o un disco de reggae. Es un disco de Rude Boy, que cuenta su verdad. A veces de manera directa, otras la envuelve entre líneas, y otras la escupe con rabia, como un canto a lo profundo, sangrante y sincero:

«Las cicatrices de mi espalda no son de puñales

Tampoco son de gente mala ni son de hospitales

Ni heridas de bala, o rollos marginales

Primo, somos gente maja, no queremos males.»

La positividad que refleja en sus canciones consigue moverte del sitio, que el ritmo te lleve y te aísle de todo lo malo, como en «Light Warriah». Con un movimiento root sencillo pero efectivo, al más puro estilo soundsystem para que sientas el grave en el pecho cada vez que lo escuchas.

100% Handmade

Con una temática general girando entre reggae y rap, Rude Boy Bub ha conseguido un disco de lo más personal. Cada detalle, cada palabra y cada nota reflejan su modo de vida, su visión y su arte, contemporáneo pero con toques de otras décadas.

«Cogemos cualquier cosa de la basura y hacemos arte. ¿Sabes lo que es eso?»

En «Trapperware», que no deja de ser una crítica sonora hacia el trap, nos deja su lado más caótico, callejero y directo, con cosas como:

«Traigo el CD sin caja, mi estilo no le cabe

Se lo quedó una punki que andaba ayer por la rave.»

Handmade, Rap

El rapero Rude Boy Bub posando para Le Miau Noir. | Fuente: Rude Boy Bub

En otros como «Sol» se desviste y regala un ritmo tranquilo, para que disfrutes cada compás, dejando las prisas y los nervios apartados durante casi 3 minutos. Groove suave y voces pausadas. Una oda al sol:

«Sol, dame energía

Sólo tu luz me guía,

da igual que no sonría

siento tu calor.»

Y si se busca algo más movido, «Children of Darklight» y «Running» se apoderan de ritmos más cercanos al breakbeat, con toques del house más underground, letras transgresoras, provocadoras y dubitativas. Para liberar la conciencia de quienes, en algún momento de su vida, se sienten atrapados.

«Salí de mi cueva con la acritud

de quien quema bandera y se mea en tu cruz.»

 

«El camino se abre oscuro pero hay una luz

Si no hay nada seguro en el futuro, quema mi ataúd.»

«La oscuridad se apaga cuando sale el sol por la mañana

Y el silencio es el despertador que ahora te llama

Mejor tira y levanta, no hagas caso, bro, sal de la cama.»

 

Sinceridad

No cabe duda de que los trabajos que se hacen sin prisa, sin pausa y con pasión son los mejores. No existe una producción millonaria, ni un objetivo económico que alcanzar. La sinceridad se apodera de las letras, del sonido, de la música, y recorre todo el cuerpo, haciendo partícipe a quien lo escucha de lo más visceral que pueda ofrecer quien lo compone. Rude Boy Bub muestra la humildad y el esfuerzo de quien hace lo que ama, y no por ello busca la perfección para lograr llegar a lo más hondo de quien decida escucharle. La sinceridad es la mejor arma de quien compone por necesidad.

[responsivevoice voice="Spanish Female" buttontext="Escuchar"] A button to read only the text surrounded by these shortcodes. [/responsivevoice]