La religión ha marcado desde siempre la conducta y la moral de la sociedad. A modo de figura paternal, en todas las civilizaciones ha ido condicionando el comportamiento del ser humano, dictando qué es lo que está bien y lo que no, cuáles son los propósitos vitales y, por supuesto, cuáles son las reglas del juego. Valores, sacrificios, oraciones, prohibiciones, normas de convivencia… más allá de las diferencias entre cada religión, todas ellas imponen de una u otra forma el código de conducta que se debe seguir.

Dejar todo en busca de otros principios

Unorthodox, basada en la novela autobiográfica de Deborah FeldmanUnorthodox: El Escándaloso Rechazo de mis Raíces Jasídicas”, nos muestra precisamente la lucha de una joven judía ortodoxa por huir del yugo de su estricta educación en busca de una nueva vida. La miniserie, que cuenta con cuatro capítulos, traslada al espectador al barrio newyorkino de Williamsbourg, uno de los focos de concentración de judíos más famosos de todo el mundo.

Allí, Esty Schwarz (Shira Haas), una chica criada en el seno de una comunidad  judía ultraortodoxa, decide huir para escapar de un matrimonio concertado que no funciona. Con 19 años, Esty termina de asimilar que no encaja en la vida para la que ha sido preparada desde su infancia y decide emigrar a Berlín, donde vive su madre y encontrará un mundo completamente diferente al que ha visto hasta entonces. Bajo este contexto, la historia plantea el conflicto de la protagonista consigo misma para lograr vencer los rigurosos principios morales de su educación religiosa y los grandes problemas que supone enfrentarse a una sociedad con unos valores radicalmente distintos a los conocidos.

Esty Schwarz en Berlín atardecer

Esty Schwarz en Berlín. || Fuente: Netflix

El judaísmo ultraordoxo, una comunidad estricta y complicada

La protagonista padece las consecuencias de haber sido criada en una comunidad patriarcal cerrada al exterior, en el que el papel de la mujer queda relegado a procrear y cuidar de la familia. Tal y como muestra la serie, el judaísmo ultraortodoxo se basa en unos principios muy estrictos con costumbres que difícilmente encajan en la sociedad occidental de hoy en día. El matrimonio concertado a través de casamenteros, prohibiciones a la mujer tan sencillas como tocar música o tener el pelo largo una vez casadas, el rechazo a la ciencia moderna o la condena rotunda de la libertad sexual son algunos detalles que dan una visión del ideario de esta comunidad.

La vida se orienta a dos pilares básicos: la religión y la familia, dejando al descubierto al mismo tiempo la hipocresía que supone combinar estos dos factores con todo lo anterior. Resulta complicado entender que la familia sea lo primero cuando la mujer sólo está para servir al hombre y su libertad se anula casi por completo.

Salir de estas comunidades no resulta fácil. Existen fuertes presiones para no abandonarlas y desde dentro se intenta atar a sus miembros creándoles una dependencia y una necesidad de vinculación. Siendo mujer, sin trabajo ni formación previa, Esty va a tener además otro condicionante: el rabino de la comunidad manda a Yanky, su marido, y al primo de éste a buscarla con el fin de traerla de vuelta y evitar la deshonra.

La religión y su interpretación a través de los personajes

Unorthodox nos muestra cómo acogen el judaísmo sus personajes de forma muy dispar. Y es que si los valores y preceptos de las religiones son importantes, más lo es saber interpretarlos. Así, a través del marido y su primo, la serie revela dos caras muy distintas del judaísmo jasídico que profesan. El marido, tan víctima como la propia Esty de su propia educación, es noble e inocente. Al fin y al cabo, se ha casado con una chica mediante un matrimonio pactado, sin conocerla ni saber siquiera como tratarla. Su obligación moral le lleva a ir a Berlín a recuperarla y en esa búsqueda realizará también un viaje interior en el que intenta procesar por qué ha fracasado su matrimonio y cómo es realmente la vida en el exterior, incluida su propia religión, bastante más laxa de lo que él hubiera pensado nunca.

En cambio, el primo encarna unos valores totalmente corruptos de la religión. Violento e hipócrita, bebe, apuesta y no tiene respeto alguno al matrimonio. Supone una metáfora muy real de lo que ocurre algunas veces con las religiones, mancilladas y vapuleadas por sus propios miembros desde dentro. Como curiosidad, cabe mencionar que este papel es realizado por Jeff Wilbusch, encargado del casting de la serie en Alemania. Al israelí se le adjudicó el personaje después de que desvelase que había crecido en esa misma comunidad sin que nadie de sus compañeros lo supiese hasta entonces.

unorthodox aeropuerto

Yanky, marido de Esty, y su primo.|| Fuente: Netflix

Esty, por su parte, encarna el dilema que supone una educación dentro de unos principios con los que no concuerda. Aunque intenta desprenderse de ellos, no es fácil suprimirlos y cambiarlos radicalmente. Y es que después de todo, la influencia de la comunidad en la que uno se desarrolla es mucho mayor de la que pudiera pensarse, incluso aunque se quiera abandonarla. La seguridad que ofrece una comunidad frente la inestabilidad de nadar a contracorriente hace que la apuesta por una nueva vida esté llena de miedos e inseguridades que no cualquier persona puede superar. Para la joven protagonista, el judaísmo actúa aquí como un punto de retorno seguro en el que la obediencia y la comodidad de una vida limitada pero estable le hacen dudar de si compensa volver a esa vida.

¿Se puede vencer a las barreras invisibles de la educación?

La serie arroja un mensaje tan claro como profundo, planteando las adversidades a las que debe hacer frente todo aquel que no puede aceptar la versión del mundo que le ha sido dada. Se aborda en primer plano el riesgo y la valentía que implica luchar por unas ideas que no encajan con los principios morales en los que uno es educado. Por supuesto, la serie saca también un debate sobre la necesidad de actualización de las doctrinas y prácticas religiosas acorde al avance de la sociedad. Quizás sea la única forma de que las religiones prosperen de forma sana. En cualquier caso, Unorthodox sumerge al espectador en el mundo de la protagonista y hace reflexionar con la delicadeza justa sobre la validez de los principios que cada comunidad tiene.

Send this to a friend
[responsivevoice voice="Spanish Female" buttontext="Escuchar"] A button to read only the text surrounded by these shortcodes. [/responsivevoice]