“Es que no has sabido ni ser drogadicto” se recrimina a sí mismo Toni Nievas en sus “chous”, como él los llama. El suyo es un humor de lo patético, retorciendo todo lo que ha ido mal en su vida hasta que consiga crear algo de valor de todo eso. En El Aire, El Intermedio, Vodafone Yu… posee una larga ristra de colaboraciones en diferentes medios. Ahora está ahí, en la pantalla del portátil, en carne y hueso, preparado para la entrevista. Charlamos, se pierde en su propia conversación. Es como en sus miles de vídeos de YouTube, cargado de frases y de ideas que lanza al aire, aunque solo haya un espectador. Por fin, entramos de lleno en la entrevista. Toni Nievas, genio y figura. O, por lo menos, figura.

Toni Nievas con sombrero

Toni Nievas

Entrevista a Toni Nievas

¿Quién es Toni Nievas?

Soy una persona con ideas, con inquietudes creativas y siempre con intentos de hacer cosas dentro del mundo artístico. De niño estaba obsesionado con pintar y dibujar. Lo de dibujar lo he retomado recientemente. Y también me gusta escribir, hacer mis vídeos, mis cosas… Y mi comedia desde hace unos años. Se me conoce más por ello, pero inicialmente quería dirigir. Empecé dirigiendo comedia de ficción. Tengo mis películas: Como Todas Las Mañanas y luego hay otra que está en Filmin, Deshielo. Y en el futuro me gustaría seguir con esa función de poder dirigir a actores, hacer series… me encantaría.

Tengo entendido que hace poco apareciste en una película…

Sí, un director seguía mis vídeos y me llamaron de una productora. Yo flipando bastante, pero estuvo guay. Ha sido como mi primera incursión en el cine español profesional. Porque era serio. Había un equipo y había un rodaje. No sé, estaban todos los departamentos, como yo digo. Una cosa que no he visto en mi vida. Estuvo bien ver eso desde fuera. Luego iba yo con mi cámara y saqué bastante material para grabar mis cosas.

¿Y el nombre de la película?

Destajo. Es un thriller con algo de comedia, me imagino. Drama laboral es lo que yo vi. No leí el guion, por cierto… bueno sí, mis partes. Es que yo soy como Michael Kane.

Haces un poco de todo: viñetas, diálogos, películas… ¿cuál de tus múltiples facetas artísticas prefieres aparte de dirigir?

Podría decir como el cómico completo. Tampoco soy el primer cómico que hace sus viñetas y creo que todo se complementa. Me gusta la viñeta, pero sé que mi viñeta no va a ningún lado a día de hoy. Las hago, me encanta hacerlas, pero creo que en los tiempos que corren si un artista no está acompañado de su millón de seguidores en Instagram o en Twitter, no te van a publicar, no te van a hacer ni puto caso. Es un poco triste, pero el panorama que vivimos ahora mismo es ese.

Utilizas muy bien las redes sociales, aun así es cierto que no estás “en el éxito”, ¿qué es lo bueno que te han aportado profesionalmente y qué cosas malas?

Cosa buena… visibilidad, mucha. Mucho amor por parte de la gente que me sigue. Pues eso. Muchas veces no te lo esperas, aparece alguien en plan loco y se te pone a hablar. Y eso es gracioso. El calor fan me gusta, y eso que lo vivo a un nivel pequeño. Y eso me gusta, que conecte bien con la gente, que no se quede solo como un loco freak.

Cosa mala, que se quede en lo amateur siempre. Si solo te quedas en Internet y no te ven en ningún otro medio es bastante malo. Me gustaría que no se me recordara por YouTube. Mi lucha es coger mi YouTube, coger lo que sé hacer y llevarlo a La Sexta, llevarlo a HBO, mi propósito en la vida es eso, poder llevarlo al gran público, darlo de verdad.

Toni Nievas posando

Toni Nievas

Has tenido un amplio recorrido de colaboraciones… ¿qué valoración te llevas de ese mundo más mainstream del humor?

Pues lo poco que he tocado te puede follar la cabeza. Si funciona bien, llegas y te quedas dices: “pues hostia, guay, ya no hay problemas”. Ya no hay problemas cuando vas al banco a mirar el dinero, ya no hay problemas a la hora de ir comer, ya no hay problemas para mirar el alquiler. Pero bueno, te tienes que mantener. Tienes que currar, tienes que hacerlo bien. La putada es llegar. Lo poco que he tocado… joder, yo creo que vale la pena seguir currando para intentar llegar a eso.

Retomo lo que siempre digo, en España solo hay top, no hay término medio… Muy difícil. Es un poco injusto. O top o no te hacen caso. Se abren muy pocas puertas para que entre nueva gente. No hay un relevo de nada en la comedia. Se da a cuentagotas. ¿Quién lo ha petado estos años? (Dani) Rovira, muy fuerte, (David) Broncano y La Vida Moderna e Ignatius. En último caso, Pantomima Full. Me parece genial que alguien haciendo comedia en YouTube tenga un reconocimiento, hagan un ruido y que puedan hacer sus cosas. Me parece un puto logro. Que no todo sea la tontería del niño en YouTube abriendo cajas de barbies.

Para ti un problema es que no hay un intercambio entre Paramount y YouTube…

Ahí ha habido una barrera, se ha cerrado una puerta. Sí que es cierto que el Terrat y Buenafuente, toda esta gente, han ido apadrinando un poco. De alguna manera, han ido cogiendo gente. Pero después de todo el estallido de Paramount hace quince años, toda esa gente que a día de hoy son la primera línea… no ha habido ningún canal, no ha habido más cartel. No sé qué pasó con Paramount, no sé si no hay inversión o no ha habido atrevimiento de fichar cosas nuevas, no lo sé.

¿Y qué diferenciaría la generación YouTube y la generación de Paramount?

No lo sé. Yo es que creo que con Paramount pasó algo como muy histórico. Gente que venía de Bellas Artes, venían del pueblo y de repente se les da la opción y se les da un equipo para desarrollar sus ideas, a cada cual más extraña y personal, y eso conecta con nosotros. Pasó ahí una cosa rara. Yo creo que eso a día de hoy es irrepetible. Que aparezca una figura nueva como Joaquín Reyes que tenga un humor tan personal… por ahora creo que no va a pasar.

¿Y Youtubers jóvenes? ¿No encuentras humor en ellos?

El lenguaje de YouTube, la nueva narración y los nuevos niños del YouTube creo que no están interesados en hacer comedia. Se llaman los “creadores de contenido”. Ni siquiera conecto con lo que hace Mr. Jagger y es un intento de hacer comedia. En Zorman sí que veo un cómico pero veo que se pone la barrera del YouYube y la barrera de los niños. Quizás eso no le permita llegar a ser un super-cómico, aunque creo que tiene herramientas de comedia buena. Creo que es un tío que sabe lo que es la comedia, pero como que se mezclan muchas cosas. Al final estas en YouTube, te siguen millones de niños, estás con tu mierda haciendo siempre referencia a tus otros colegas Youtubers, que si ahora mi vídeo sale en otro niño gamer… al final son Youtubers todos y es lo que quiero decir. O hacemos comedia o hacemos YouTube. Yo intento hacer comedia, ficción.

Darío Adanti en Disparen al humorista apunta a que uno de los problemas fundamentales es que la comedia no tiene un estatus artístico, y que por eso se habla de límites de la comedia cuando nadie habla, por ejemplo, de los límites de la poesía o del teatro.

La comedia en España es blanca, la que triunfa es blanca. Tiene que ser políticamente correcta, no se tiene que meter con nadie y tiene que ser una subnormalidad. Y venimos de una comedia muy cafre, muy incorrecta, Tip y Coll, Andrés Pajares, Ozores… Venimos de una puta comedia de violadores y de cocainómanos y de una incorrección… La Movida (madrileña), Almodóvar en sus primeros tiempos, Martes y 13… A veces vuelvo a ver cosas de ellos y son cosas increíbles. Venimos de un puto destape de comedia increíble que pasó aquí en España de gente muy loca.

Pero eso no puede volver a pasar. Era una comedia de izquierdas, una comedia después de la muerte de Franco en la que había una libertad. Este país tenía que contar cosas y tenía que explicar cosas. Magnamara… toda esa mierda, Almodóvar con la cocaína, estos vídeos que tienen… son increíbles, volver a eso sería increíble. Todo lo que es la derecha, la política de lo correcto, la falsa moralidad esta de mierda, la iglesia, los medios de comunicación… ahí la comedia no puede existir. La comedia no sirve para nada. Debería ser un arma para mover cosas, para crear cosas en la gente. Y la comedia creo que no tiene esa función. Aquí todo es eso, Zapeando, Pablo Motos, lo correcto, la actriz guapa del Club de la Comedia que la hacen pasar por cómica… Entonces entiendo que la comedia no puede entrar por ahí y que la comedia para mí no es eso.

¿Y qué sería para ti la comedia?

Debe ser un puto movimiento, debe ser algo muy brutal, tiene que ser una necesidad, tiene que ser cultura, tiene que ser arte, tiene que estar en la sociedad a día de hoy. Los cómicos tendrían que servir para cosas. Le tengo mucho respeto a Buenafuente. Cuando Buenafuente hace un monólogo de comedia, pero dentro de ese monólogo habla de temas de actualidad…. en comedia puedes hablar de cualquier tema y puedes mover conciencias. Un monólogo de Buenafuente de política, de Barcelona, por ejemplo, o de violencia de género, de lo que sea, que se ponga trending topic o que se ponga de los primeros en YouTube, que la gente vaya a ver a ese cómico hablando de cosas… pues yo creo que ese es el poder realmente. Poder decir lo que te dé la gana en un baño en un tono de comedia que llegue a la gente. Y hacer reír. No sé.

Debería ser algo importante tener cómicos y poder acceder a ellos, no censurarlos, no llevarlos a la audiencia. Está mal visto, es lo que decimos los últimos tiempos. Está mal visto y no. Está el tema de la mala publicidad. Una denuncia a día de hoy es una puta promoción también. Luego hay espacios como El Intermedio que sí que tuvieron un montón de comedia hace unos años y que últimamente son políticos. A El Intermedio a día de hoy no le veo la comedia, es un poco triste. A día de hoy en televisión no hay un espacio para cómicos… Bueno sí, Movistar los tiene. Luego está Raúl Cimas que hace lo que le sale de la polla… me parece genial que haya una figura así, ¿no? Un tipo loco cómico con sus ideas que hace sus mierdas pues está muy bien. Eso lo admiro. Pero aquí la comedia es eso, el Leo Harlem, La Sexta, El Club De La Comedia y Zapeando a las tres de la tarde.

Relacionas un poco la comedia con un discurso un poco más subversivo…

Es que la tuvimos. Yo creo que la tuvimos en los principios de los 80.

Aparte de tener una relación son lo subversivo o la desobediencia, siempre se habla del humor inteligente o del humor no inteligente, ¿dónde pondrías la relación?

“Yo soy un tío tonto haciendo humor inteligente”, esa es la frase buena. Supongo que es inteligente, supongo que sí, intento no ir a lo fácil. Quien viene a ver un show mío intento que no se encuentre la mierda de siempre. Creo que hago una mierda muy personal, ya no sé si es muy inteligente o no. Pero no es el “pis, caca, mi pedo, mi novia, llego estresado del trabajo a casa…”, eso no está en mi comedia. Soy yo, es mi figura, soy yo como individuo hablando de cosas mías muy propias. Supongo que tiene que ver con el stand de los cómicos que hablan de ellos mismos, no sé, o de cosas más raras como el Kauffman. Me gusta mucho esa figura del cómico americano.

Tu humor siempre tiene un poso de tristeza y de drama…

La miseria me hace gracia siempre. La comedia tiene que ser miserable. No hay una comedia del éxito. No hay un personaje que se levante por la mañana guay, en su chalet al lado de su novia rusa prostituta, con sus cochazos y todo le va bien. Ahí no hay conflicto ninguno. La comedia, como cualquier narrativa, tiene que tener conflicto. Se acentúa más en la comedia. En todas las películas que nos gustan de comedia, el protagonista es un puto miserable al que le van a pasar un montón de cosas muy malas. ¿Gran influencia? Woody Allen. Es un puto mierda, es culto, es listo, es judío, pero es un puto desgraciado. Los loosers de los 80, todo eso lo tengo en la cabeza… Lo que me sale y lo que quiero contar siempre tendrá una narrativa cómica. Me gusta hacer reír. Creo que el cómico debería tener un poder.

[responsivevoice voice="Spanish Female" buttontext="Escuchar"] A button to read only the text surrounded by these shortcodes. [/responsivevoice]