Cuando se pone en marcha la maquinaria para hacer una serie no es fácil saber por dónde empezar. Pero si ya se habla de una serie sobre la prostitución de lujo, solo hay dos caminos a seguir. O se cuenta desde una perspectiva optimista o se centra en su faceta trágica. Con The girlfriend experience ocurre lo segundo, se presenta la prostitución y a su practicante desnuda y sin corazón.

La prostitución de lujo en la pantalla

The girlfriend experience

Fotograma del trailer de The girlfriend experience || Youtube.com

Si se echa la vista atrás, repasando las series que se han hecho sobre la prostitución de lujo, algo rechina un poco. Se pueden recordar Secret Diary of a Call Girl, la serie protagonizada por Billie Piper, la mítica Rose Tyler de Doctor Who. En esta serie, una británica se adentraba en el mundo de la prostitución de lujo. Y no se le dice “mundo de la prostitución” porque sí, sino porque realmente es un mundo aparte. Billie contaba al público como su vida se centraba alrededor de la prostitución, poniendo en peligro amistades, salud, relaciones… Pero siempre lo hacía con una sonrisa en la boca, resaltando a la prostitución como algo beneficioso.

Sin embargo, The girlfriend experience antagoniza con la british experience. Desde el primer capítulo, se arroja al seguidor a una serie fría, sombría, minimalista y carente de emociones. Llama la atención la escasez de dialogo en la serie, haciéndose un grandioso trabajo de belleza, pulcritud y sensatez. Sobre todo mucha sensatez. Pues no se da opiniones directas acerca de la prostitución, dejando a los espectadores sacar las suyas propias.

The girlfriend experience, poco corazón y mucho estilo

Lo más acertado sin duda es la elección de la actriz protagonista. No era, desde luego, un papel fácil. No ya por los constantes desnudos que tendría que sufrir la actriz, sino por la escasa carga emocional que debería transmitir a la pantalla. Aunque esto parezca un chiste, es así. Riley Keough cumple esto a rajatabla interpretando a Christine.

Desde el primer momento se ve a un personaje con el que no es posible empatizar, pues la coraza que la protagonista de The girlfriend experience porta traspasa la misma pantalla. Los espectadores lo que posiblemente esperaban era poder sentir pena de Christine, poder comprenderla. Que esto no suceda podrá cabrear a más de uno. Es la propia actriz quien no deja que esto ocurra, interpretando posiblemente el mejor papel de la temporada.

Christine es una estudiante de Derecho que va a comenzar a realizar las prácticas en un bufete de abogados. Ante esta premisa el espectador que realiza el visionado de la serie comprende que las características de la serie que está viendo encajan con la historia que cuenta. Es decir, cuando aparece un bufete de abogados trabajando en la pantalla no se puede evitar pensar en lo serio y aburrido que va a resultar. O no, siempre estará en la memoria la actuación de Alicia Florrick (Julianna Margulies) en The Good Wife. Sin embargo, con la incursión de Christine en la prostitución de lujo, se esperaba un cambio de vitalidad y diversión.

the girlfriend experience

Fotograma del trailer de The girlfriend experience || Youtube.com

Esto nunca sucede en esta serie. Christine se adentra en ese mundo voluntariamente y desde el minuto uno no duda de su decisión. Se vuelve una prostituta de lujo fría y vacía, que muestra algo de calor impuesto en el único momento que tiene que contentar a su cliente. Un momento brevísimo, pues luego vuelve a ser la misma Christine gélida.

Christine ya era así. Asocial y casi rozando la psicopatía si no fuera por los escasos momentos que parecen despertarla de la vida en la que solo subsiste. La prostitución solo agrava la situación más.

The girlfriend experience

Fotograma del trailer de The girlfriend experience || Youtube.com

Steven Soderbergh transmite con The girlfriend experience estilo, elegancia y un empleo de la luz y la escena escrupuloso. Su protagonista también tiene el estilo y elegancia de la serie, pero se encuentra vacía por dentro. Es de agradecer, pues, que todas las emociones que Christine no sienta sí las transmita al público. Por cierto, Riley Keough es también la nieta de Elvis Preyler y Priscilla, siento esto un dato informativo a posteriori, para no intentar desmerecer ni justificar la interpretación de una magnífica actriz.

Send this to a friend
[responsivevoice voice="Spanish Female" buttontext="Escuchar"] A button to read only the text surrounded by these shortcodes. [/responsivevoice]