Categorías: MISCELÁNEA

El síndrome de Tourette, la enfermedad de los tics

Muchas personas han tenido alguna vez cierta tendencia a impulsos repetitivos como el guiñar el ojo, arquear las cejas o levantar los hombros sin poder hacer nada para evitarlo. Estos actos involuntarios reciben el nombre de tics y son frecuentes en la infancia (tics transitorios de la infancia) y pueden perdurar (tics crónicos). Así, a partir del concepto de tic podemos definir el síndrome de Tourette, catalogado como un desorden neuropsicológico que caracteriza al sujeto que la padece por sufrir severamente tics tanto físicos como vocales.

Una vida repleta de tics

Este síndrome es más típico en los hombres que en las mujeres (cuatro hombres por cada mujer que lo padece) y es relativamente común. Se estima que unas 200.000 personas en Estados Unidos lo padecen mientras que el 1% de la población padece únicamente tics leves.

Para los afectados, el síndrome de Tourette es muy intenso en la adolescencia, suavizándose normalmente con la edad. Hay una gran variedad en la manifestación del síndrome e incluso en un mismo individuo los tics pueden cambiar con el tiempo. De entre todo el repertorio se diferencian los tics simples como el parpadeo, carraspeos o muecas faciales; y los complejos como saltar, tocar a otras personas o la coprolalia (exclamar palabras mal vistas en la sociedad, generalmente palabrotas).

Fue descubierto por el neurólogo francés Georges Gilles de la Tourette en 1885, quien estableció en 9 de sus pacientes los síntomas de este desorden. En un principio recibió el nombre de «la enfermedad de los tics», pero posteriormente el mentor de Tourette, Jean-Martin Charcot, lo renombraría como «la enfermedad de Gilles de la Tourette». Ahora se conoce simplemente como «síndrome de Tourette».

Actualmente no existe cura para esta enfermedad, pero sí hay medicación y terapias conductuales que pueden suavizar los tics de quien los padece.

Casos del síndrome de Tourette

Pese al inconveniente que supone padecer esta enfermedad hay personas con el síndrome de Tourette que ocupan puestos envidiables, desde actores de Hollywood como Dash Mihok hasta futbolistas de la talla de Tim Howard, internacional de EEUU. Incluso existen estudios que apuntan que Mozart también la padecía.

Tim Howard, portero internacional de EEUU.

Dr. Bennet

Entre los casos de gente con el síndrome existen historias increíbles de superación, de cómo se sobreponen a todos sus tics y consiguen llegar a ser personas reconocidas que ganan el respeto de mucha gente. Una de estas historias queda plasmada en el famoso libro de Oliver Sacks titulado Un antropólogo en Marte, que relata siete casos neurológicos extraordinarios que ponen al descubierto la intrincada naturaleza del cerebro.

Sacks narra la historia del Dr. Carl Bennet (pseudónimo), un cirujano canadiense que goza de gran prestigio y que sufre el síndrome de Tourette. Uno podría pensar que por culpa de los tics un «tourettico» que fuese cirujano podría ser peligroso. Sin embargo, Bennet tiene la capacidad de anular la enfermedad en el momento de la operación. En el libro explica que el doctor goza de diferentes identidades, y entre ellas se encuentra la identidad tourettiana y la del cirujano. Así, el ejemplo de Bennet apunta a que al asumir una cierta identidad el sistema nervioso toma un papel activo, calmado y desenvuelto; en otras palabras, no toutterico.

Mar y Fernando

Un caso parecido es el de Mar, de Barcelona, que sufre un fuerte caso de coprolalia y cuando sube a un escenario a actuar deja de padecerla. Siguiendo el razonamiento del caso anterior, Mar traslada su identidad a la del papel que interpreta en la obra, haciendo que sus tics se supriman temporalmente.

También encontramos a Fernando, un informático al que, según cuenta, el síndrome ha hecho que le sea más duro sacarse una carrera. Los continuos tics que padecía impedían que pudiese concentrarse en los libros, haciendo más ardua la tarea del estudio.

Mike Higgins

«Me llamo Mike Higgins y soy padre de familia, pastor, esposo, decano de estudiantes en un seminario, ministro, coronel del ejército de los Estados Unidos y tengo el síndrome de Tourette».

Este hombre no se percató de qué era lo que le ocurría hasta que cumplió los 26 años. Pese a su comportamiento anómalo no dejó que nada le hundiese y, junto con el apoyo de su esposa, ha resultado ser un hombre de gran provecho. «No creo que el síndrome de Tourette acabe con tus sueños. Solo creo que puede ponerte una o dos barreras adicionales para lograr tus sueños. Pero puedes superarlas. Como digo: “puede que tengas el síndrome de Gilles de la Tourette, pero no tiene que dominarte”».

Hace tiempo que esta enfermedad tuvo eco en la sociedad y, como consecuencia, se crearon organizaciones que trataron de ayudar a los afectados. Así, gracias a asociaciones como Tourette Association of America o Tourettes action la gente que padece el síndrome tiene la posibilidad de unirse a una comunidad donde recibe toda la información necesaria, aparte de un apoyo que hace más llevadera su vida.

Esta es, sin duda, una enfermedad muy seria que marca fuertemente el estilo de vida de una persona. El hecho de que haya gente como Bennet y Tim Howard, que han triunfado en sus trayectorias profesionales, demuestra que quienes padecen el síndrome de Tourette son capaces de superar los límites que impone la enfermedad, rompiendo las barreras que separan a las touretticos de los no touretticos.

Javier Roger Juan

Share
Publicado por:
Javier Roger Juan

Recent Posts

Liberia, la “redención” esclavista

    Es irremediable, al menos a día de hoy, que cuando pensamos en los…

2 semanas atrás

Quiero ser escritor. Tres lecciones de los grandes maestros

La generación de los escritores que aprendieron a escribir bebiendo, por suerte, se ha extinguido…

2 semanas atrás

Femalehusbands: ¿Historias trans o matrimonios same-sex?

El concepto de femalehusbands podría usarse para definir a uno de los miembros de los…

3 semanas atrás

Un memorial a Genesis P-Orridge, ingeniera cultural

El 14 de marzo de 2020 falleció, a los 70 años, la artista británica Genesis…

3 semanas atrás

Escritoras, enfermeras, voluntarias. Mujeres en la Primera Guerra Mundial

La historia escrita ficcionada o no ficcionada, cinematográfica o documental del primer conflicto mundial tiende…

1 mes atrás

Cómo el coronavirus aisló al mundo audiovisual

Coronavirus, esa palabra que, durante casi dos meses hizo que todo un planeta se paralizace.…

2 meses atrás

Sí, usamos cookies