Por trece razones (2017), de Netflix, es una de las series de la temporada. En un típico instituto americano, Hannah se acaba de suicidar. Clay, tácitamente enamorado de ella, recibe un paquete con siete cassettes. En ellas Hannah explica en flashback los trece motivos, un capítulo, cada cara de cada cinta, dedicado a cada personaje responsable del suicidio. Esto implica que él es uno de los causantes,  pues otros chicos las han recibido y pasado al siguiente de la lista.

Prometedor, ¿verdad? Pues, sintiéndolo mucho…. ¡ERROR!

Sin entrar en disquisiciones morales, se trata de analizar su ridículo, por tramposo, guion. O sus personajes. Volubles, con reacciones contradictorias y sin sentido. Incluso tratándose de adolescentes.

Ahí van las trece razones por las que esta serie es una mierda. ¡Ojo, spoilers!

cara Clay

Parece ser que a Clay no le gusta lo que oye… || Fuente: youtube.com

Cinco pecados veniales

  • Cinta 1, cara A: decepciona, pues su buen punto de partida y factura ilusionan. Y sus canciones. Disculpando que Clay oiga las cintas en varias tandas en vez de hacerlo de un tirón, los ocho primeros episodios aguantan, mal que bien, el tipo. Aunque crean dudas, como…
  • Cinta 1, cara B: …las reacciones de Hannah son absurdas, de adolescente. Y eso es bueno, si no fuera porque su forma de hablar en las cintas es sorprendentemente calmada y madura para una joven suicida.
  • Cinta 2, cara A: existe alguna cinta de relleno. Como esta razón, quizá.
  • Cinta 2, cara B: el personaje custodio y repartidor de las cintas no tiene sentido. Es un mero creador de expectativas. Solo sabe decir: «cuando escuches todas las cintas, comprenderás».
  • Cinta 3, cara A: la actitud de los padres de Clay es desconcertante. Su hijo empieza a actuar raro después de lo ocurrido y les parece normal. Incluso la madre acepta defender al instituto frente a los padres de Hannah en su demanda por bullying. Y, sabiendo esto, Clay no le da las cintas como prueba.

Y ocho pecados mortales

cara Hannah

Ni a Hannah ni a los espectadores lo que ven || Fuente: youtube.com

  • Cinta 3, cara B: todas las dudas que la serie iba generando se confirman a partir del noveno episodio. Aquí se desmorona y muestra sus tramposas cartas. En esta cinta hay una violación de la que Hannah es testigo y, en lugar de decir que es la cinta dedicada al violador, es la ¡segunda cinta! de otro personaje, que actúa de cómplice. Todo por no revelar lo que ocurre en el capítulo doce…
  • Cinta 4, cara A: …en el que el violador actúa de nuevo. Contra Hannah. La protagonista es violada aquí, convirtiendo cualquier otra razón en nimia. La serie debería llamarse «Por una razón», pero nos lo han ocultado hasta aquí…
  • Cinta 4, cara B: …y arteramente, pues los que ya han oído estas cintas hablan del miedo a que se hable de la primera violación, relativamente poco relevante para Hannah. Y nadie se acuerda de la duodécima cinta, que es la razón principal del suicidio.
  • Cinta 5, cara A: la cinta once trata de la parte de culpa de Clay, diciéndole «tú mataste a Hannah». Su único pecado fue que se besaron y ella no quiso llegar a mayores. Gravísimo…
  • Cinta 5, cara B: volviendo a ser fraudulenta, puesto que durante toda la serie se insinúa que Clay se arrepiente de no haber intentado nada con Hannah.
  • Cinta 6, cara A: y llegamos al demencial último capítulo. Hannah decide suicidarse después de hablar con el consejero del instituto y no recibir ayuda. Este es presentado durante la serie como un hombre decente. Pero ahora, por arte de magia, resulta ser un cabrón.
  • Cinta 6, cara B: también hay una investigación judicial delirante, en las que el personaje más insospechado, del que se insinúa que es un psicópata, revela la existencia de las cintas. ¡Y a la policía le da igual! Peor aún, pues la madre de Hannah las ha conseguido y, teniendo un USB en el interrogatorio, no las entrega.
  • Cinta 7, cara A: y la serie se «cierra» con un final abierto, en el que no sabemos si el psicópata va a matar a los trece que le han puteado empezando con otro personaje, o bien este se ha suicidado sin motivo alguno.

Cinta 7, cara B

Y para terminar con el despropósito, Clay entrega las cintas al consejero «implicado» para que haga algo. Todo ello habiendo grabado en la cara libre la confesión del violador de Hannah, inutilizándolo como prueba.

Para quien no creyera en el poder del guion en una obra audiovisual…

Send this to a friend
[responsivevoice voice="Spanish Female" buttontext="Escuchar"] A button to read only the text surrounded by these shortcodes. [/responsivevoice]