Categorías: ARTESSERIES

El Ministerio del Tiempo: la huella de Borges

Planteaba Borges en su cuento El jardín de senderos que se bifurcan la posibilidad de hallar una ficción donde todos los marcos espacio-temporales, con sus diferentes alternativas argumentales, fueran posibles. En esa divagación, el autor abría el relato hacia infinitos caminos, obviando cualquier tipo de respuesta final a las preguntas que una historia formula.

Esta concepción abierta y modificable del espacio-tiempo es trasladable al contexto audiovisual, erigiéndose en algunas obras como cuestión clave. El ministerio del tiempo (2015), ficción española creada por Javier y Pablo Olivares para TVE, se nutre de dicha reflexión borgiana. La trama plantea la presencia de un Ministerio secreto que se desplaza por el tiempo, viajando al pasado a través de unas misteriosas puertas con el objeto de impedir que nada ni nadie altere las hazañas, fracasos y vergüenzas de la Historia de España. Cuestión que ejecuta la serie explorando el género fantástico, bebiendo de ficciones como las británicas Dr. Who o Torchwood. Algo inusual en el panorama televisivo nacional.

Alonso, Amelia y Julián, provenientes de distintas épocas, son reclutados para viajar en el tiempo

El rol del espectador en la “bifurcación” del relato

Revisitar el pasado para garantizar su conservación, misión de los protagonistas, genera jugosos cuestionamientos conflictivos para un espectador que se interroga acerca del fantástico fenómeno y las consecuencias ante un hipotético fracaso en la aventura: qué sería del presente si Francia hubiera ganado la Guerra de Independencia española, si Lope de Vega hubiera muerto antes de escribir su obra o si los nazis hubieran vencido en la II Guerra Mundial.

El ministerio del tiempo abre la Historia, y la ficción, a múltiples reescrituras. Son los protagonistas de la serie quienes abortan las posibles “bifurcaciones” para preservar el pasado. No así el planteamiento mental de un público que, operando desde la concepción borgiana del relato, especula con todas las alternativas.

Secuencia correspondiente al episodio 4, repetida hasta en cuatro ocasiones con distinto desenlace

La mirada poliédrica del espectador con respecto a la trama solo se materializará en forma audiovisual en el cuarto capítulo, cuando un bucle temporal en la puerta que lleva al año 1491 provoca el desarrollo del mismo acontecimiento una y otra vez. La intervención de los protagonistas para salvar al rabino creador del Libro de las puertas, documento que permitió el descubrimiento de los viajes en el tiempo, provoca el desarrollo de la misma secuencia hasta un total de cuatro ocasiones con distinto desenlace. De este modo en el cuarto episodio se escenifica la bifurcación del relato, creando “diversos porvenires, diversos tiempos” que, como colegía Borges, “también proliferan y se bifurcan”.

La ética ante el misterio de una nueva Historia

Son numerosas las ocasiones en las que se advierte en la serie del riesgo de modificar el pasado. Sin embargo, ese supuesto peligro nunca llega a manifestarse, desconociéndose las consecuencias que acarrearía para el presente dicha alteración. He aquí el componente misterioso de la ficción, cuestión capital en la obra de Borges cuya solución, sostenía el autor, será “siempre inferior al misterio mismo”.

Los protagonistas se hallan entre el deber moral de preservar el pasado, y la tentación de alterarlo para superar sus traumas

El misterio ante la incerteza de una Historia alternativa es un rasgo esencial para comprender el permanente conflicto ético al que se enfrentan los protagonistas. Alonso de Entrerríos (Nacho Fresneda), soldado de 1569, Amelia Folch (Aura Garrido), primera universitaria española a finales del siglo XIX y el contemporáneo Julián Martínez (Rodolfo Sancho), aceptan el ingreso al Ministerio como una opción inexorable. Estos personajes, asomados al abismo en sus vidas, se hallan ante el dilema moral de respetar las normas o transgredirlas, interviniendo así en el pasado para sortear la desdicha individual.

Será Julián quien, tras un inspirador encuentro con Federico García Lorca en 1924, padezca las consecuencias negativas que se advierten ante el intento de alterar la Historia. En su pretensión de evitar el accidente que mató a su esposa tres años atrás, el protagonista no solo fracasa, sino que causa el fatal atropello. El héroe, en su infortunio, se convierte en verdugo.

Alonso, por su parte, abrirá un camino hacia la esperanza perdida por Julián y el espectador en el intento de reconstruir el pasado. Dado por muerto en su época, el soldado interactúa con su amada presentándose como un ángel protector venido del cielo. Reflejo de la huella borgiana en la serie, este gesto mágico redescubre la divergencia del tiempo e incentiva el misterio en la trama, puesto que no toda alteración histórica desarrolla una tragedia. En la volatilidad del paso del tiempo, fruto del carácter oblicuo del relato, Julián puede recobrar la motivación necesaria para volver a abrir, quien sabe si en una siguiente temporada, la puerta hacia 2012.

Alberto Navarro Valero

Graduado en Comunicación Audiovisual. Máster en Estudios de Cine y Audiovisual Contemporáneos

Share
Publicado por:
Alberto Navarro Valero

Recent Posts

Liberia, la “redención” esclavista

    Es irremediable, al menos a día de hoy, que cuando pensamos en los…

2 semanas atrás

Quiero ser escritor. Tres lecciones de los grandes maestros

La generación de los escritores que aprendieron a escribir bebiendo, por suerte, se ha extinguido…

2 semanas atrás

Femalehusbands: ¿Historias trans o matrimonios same-sex?

El concepto de femalehusbands podría usarse para definir a uno de los miembros de los…

3 semanas atrás

Un memorial a Genesis P-Orridge, ingeniera cultural

El 14 de marzo de 2020 falleció, a los 70 años, la artista británica Genesis…

3 semanas atrás

Escritoras, enfermeras, voluntarias. Mujeres en la Primera Guerra Mundial

La historia escrita ficcionada o no ficcionada, cinematográfica o documental del primer conflicto mundial tiende…

1 mes atrás

Cómo el coronavirus aisló al mundo audiovisual

Coronavirus, esa palabra que, durante casi dos meses hizo que todo un planeta se paralizace.…

2 meses atrás

Sí, usamos cookies