Cuando entramos en un establecimiento, el olor o aroma que percibimos nos hace sentir un recuerdo, un sentimiento o una sensación que hemos tenido la experiencia de vivir anteriormente o que nunca antes hemos experimentado. Esto es generado por nuestro cerebro y más de una vez ha hecho generarnos la necesidad de comprar algo que anteriormente no nos hubiésemos planteado. Esto se conoce como Marketing sensorial, más específicamente marketing olfativo.

Este tipo de marketing cada vez se está utilizando más, ya que tanto las empresas, como las propias personas tienen la necesidad de diferenciarse de formas muy dispares a las que todos conocemos.

En este caso, en el marketing olfativo se usa el sentido del olfato para generar impulsos de los clientes, desde la creación de un aroma específico hasta simplemente el uso de un aroma determinado que produzca un recuerdo y así generar la necesidad en el consumidor.

marketing-olfativo

Este tipo de estrategia empresarial utilizada para la diferenciación está en su momento álgido, ya que el ser humano recuerda un 35 % de lo que huele, un 5 % de lo que ven y solo un 2 % de lo que oyen y el cerebro es capaz de recordar más de 2000 fragancias diferentes por lo que es muy importante para una empresa explotar esta gran oportunidad para mejorar.

Algunas de las ventajas que tiene el marketing olfativo es la intrusión del aroma de manera directa en el cerebro, genera rápidamente emociones, recuerdos, modifica y manipula las emociones y ayuda a reconstruir una realidad.

El olor de una tienda, empresa o persona puede generar un aumento de las ventas o desplomarlas ya que estar relajado, alterado, sentirnos felices o excitarnos depende del olor que nos rodea en un alto porcentaje.

Dentro de los aromas comerciales se pueden distinguir tres tipos:

  • Identificativos o Odotipos: son aquellos que se utilizan con el fin de que el cliente incorpore la fragancia a su mente y lo asocie a su vez al logo e imagen de la marca o empresa.
  • Asociativos: Son aquellos que no se identifican de manera directa con una marca como puede ser el caso del chicle, que no se asocia con ninguna marca pero un niño lo identifica rápidamente ya que es un olor muy distintivo para este segmento de la población.
  • Reproductivos: Imitan con exactitud la esencia o base del producto o servicio que se presenta y generan la necesidad del uso del mismo, estos son aquellos que se utilizan en los puntos de venta, promociones específicas, bebidas, etc.

No solamente es algo beneficioso para aumentar las ventas sino para mejorar el entorno laboral. La utilización de una fragancia específica puede mejorar tanto la concentración así como la efectividad de los trabajadores además de disminuir el stress, la fatiga así como la ansiedad.

Hay que remarcar que este tipo de herramienta es muy económica y eficaz para las grandes compañías y tiene un valor añadido muy importante para el consumidor, ya que utiliza uno de los sentidos que menos se explota y permite generar una imagen de marca completa y plena.

Y ahora no olvidéis … ¡un simple olor puede llevaros a reconstruir cualquier tipo de experiencia!

Send this to a friend
[responsivevoice voice="Spanish Female" buttontext="Escuchar"] A button to read only the text surrounded by these shortcodes. [/responsivevoice]