Categorías: ARTESCINE

Godzilla vs El cine, la leyenda de los kaijus

Seguramente todos conoceréis de buena mano quiénes son King Kong o Godzilla pero, ¿Sabíais acaso que las películas sobre monstruos enormes asolando ciudades y causando el caos tienen un género propio?

Pues sí, aquí lo tenéis, con todos ustedes… ¡Los kaijūs! Así que vamos a entrar de lleno en materia y dejémonos de medias tintas:

Punto número uno: ¿Qué son los kaijūs?

Kaiju es la palabra japonesa (como no) para referirse a una “bestia extraña”, generalmente referido al género cinematográfico y televisivo del tokusatsu. Se caracterizan por ser bestias de un tamaño desmesurado, cuyo aspecto y modelado varía según la película.

Punto número dos: ¿Cómo se hacen?

En la era donde el cine está plagado de efectos especiales y CGI puede resultar extraño y hasta absurdo el método de filmación de estas películas que en lo general no contaban con un presupuesto muy elevado.

¿Cómo simular entonces el ataque de Godzilla a Tokio? Muy fácil: maquetas.

Un especialista se enfundaba en el traje del monstruo en cuestión e iba haciendo estragos una reproducción a escala de la ciudad mientras las cámaras lo filmaban desde ángulos inusitados para simular el efecto de que la ciudad, en efecto, estaba siendo atacada por bestias gigantes.

Simple y divertido ¿No creen?

Punto número tres: ¿Cuál fue el precursor del género?

Como tal la primera película sobre monstruos gigantes data de 1933 y es, nada más y nada menos, que la legendaria King Kong, la cual creó escuelita y dio pie al mítico director nipón Ishirō Honda para crear en 1954 Gojira, más conocida en occidente como Godzilla.

Honda apostó por un filme cargado de crítica contra el estallido de Fat Man y Little Boy en Nagasaki e Hiroshima respectivamente, haciendo referencia a los peligros de la radiación y al terror de la guerra, encarnando este horror en la inmensa figura de Godzilla.

Se sirvió de profesionales del cine japonés como Eiji Tsuburaya (encargado de los efectos especiales), Tomoyoku Tanaka (produtor) o Akira Ifukube (compositor de la banda sonora).

Honda no cesó ahí, pues continuó sus peripecias como director hasta 1975, dejando tras de sí kaijus de aclamada calidad como son: Rodan, Mothra, Gorath, Dogora, Ghidorah y Mechagodzilla.

Punto número cuatro: El legado.

Los kaijus no acabaron con la muerte de Honda, sino que siguieron su periplo en el mundo del cine de las mano de otros muchos directores, tanto asiáticos como occidentales, que continuaron este género resucitando monstruos clásicos e incluso con ideas nuevas. El mejor ejemplo en el cine actual es sin lugar a dudas Pacific Rim, del 2013, un claro ejemplo de que los kaijus siguen aún vivos entre nosotros, preparados para despertar de su letargo.

“Pacific Rim”, 2013

Omar I. Sánchez

Tengo barba y ojeras. Poco más que decir.

Share
Publicado por:
Omar I. Sánchez
Tags: monstruos

Recent Posts

Liberia, la “redención” esclavista

    Es irremediable, al menos a día de hoy, que cuando pensamos en los…

2 semanas atrás

Quiero ser escritor. Tres lecciones de los grandes maestros

La generación de los escritores que aprendieron a escribir bebiendo, por suerte, se ha extinguido…

3 semanas atrás

Femalehusbands: ¿Historias trans o matrimonios same-sex?

El concepto de femalehusbands podría usarse para definir a uno de los miembros de los…

3 semanas atrás

Un memorial a Genesis P-Orridge, ingeniera cultural

El 14 de marzo de 2020 falleció, a los 70 años, la artista británica Genesis…

4 semanas atrás

Escritoras, enfermeras, voluntarias. Mujeres en la Primera Guerra Mundial

La historia escrita ficcionada o no ficcionada, cinematográfica o documental del primer conflicto mundial tiende…

1 mes atrás

Cómo el coronavirus aisló al mundo audiovisual

Coronavirus, esa palabra que, durante casi dos meses hizo que todo un planeta se paralizace.…

2 meses atrás

Sí, usamos cookies