Categorías: LETRASLITERATURA

Futurismo fascista, libertad de la palabra

Revolución, rebelión, cambio. Todo movimiento artístico busca lo contrario de lo que ha habido hasta ese momento. En algunas ocasiones lo hacen de manera inconsciente, siendo los críticos literarios y artísticos los que enumeran estas características a posteriori. Sin embargo, en otras ocasiones, las intenciones están claramente establecidas. Es el caso del Futurismo italiano.

El movimiento nació realmente en Francia, por ser el lugar de publicación del periódico Le Figaro. Este albergó el primer manifiesto futurista, que fue enteramente ideado por el escritor Filippo Tommaso Marinetti. Curiosamente, se dice que él mismo sedujo a la hija de uno de los principales accionistas del periódico para que su manifiesto fuera publicado.

Horizontal Volumes de Umberto Boccioni || wikipedia

En el manifiesto futurista, varias características ya ponen de relieve su revolución. A la vez, expone su fuerte unión con la violencia y, como después se vería, con el régimen de Mussolini. Luce la adoración a la máquina en pleno desarrollo industrial, el rechazo de todo lo tradicional denominado por ellos passatismo, la velocidad como principio artístico y un desprecio a la mujer que tuvo que explicar después. Acusado de antifeminista, explicaría que se rechazaba el concepto de mujer ideado por toda la poesía anterior, es decir, la concepción de fragilidad y debilidad propias de ese amor cortés tradicional.

Futurismo, el éxito de la provocación

No obstante, Marinetti no era de excusarse y mucho menos de temer a las críticas. Su primera novela, Mafarka il Futurista (1909), sería tachada de pornográfica. Lejos de amilanarse, aceptaría la acusación como una buena publicidad para su movimiento. El Futurismo se alimentaría de estas provocaciones, en muchas ocasiones, ideadas por los propios partidarios del mismo. Filippo Tommaso se rodearía de intelectuales de todas las artes para crear sendos manifiestos y especificar sus principios.

Après la Marne, Joffre visita le front en auto, de Marinetti, 1915 || wikipedia

La velocidad y el dinamismo dominaron las artes. En el Manifesto Futurista Letterario, se promulgaba una literatura donde la libertad de la palabra estaba por encima de todo. Incluso, sí, del mensaje. Famosos son algunos poemas de Marinetti donde el contenido se pierde y solo queda la forma llena de sustantivos inconexos, verbos sin conjugar, con ausencia de ortografía y cambios constantes en la tipografía. Una libertad formal llevaba al extremo.

Violencias artísticas

Pero no solo en su arte abogaban por la libertad y actuaban en consecuencia con sus propias teorías. A este respecto, es muy recordada la pelea que se produjo en el café Le Giubbe Rosse, cuando cuatro hombres irrumpieron allí golpeando a  Ardengo Soffici. Este, poco antes, había publicado una crítica sobre el arte futurista. Los cuatro susodichos eran cuatro de los exponentes del movimiento italiano: Marinetti, Carrá, Boccioni y Russolo.

La Risata de Umberto Boccioni. || wikipedia

La violencia ya mencionada y manifestada, sería defendida hasta el extremo con el principio “guerra sola igiene del mondo”. La frase, que promulgaba la guerra como forma de cambiar el mundo, es una de las principales razones por las que Marinetti fue tachado de fascista a pesar de tener, en realidad, pocas características en común con el régimen. Tampoco se puede olvidar que fue amigo de Mussolini, aunque la amistad tuviera como fin expandir su apreciado movimiento futurista. La relación con il Duce ha quedado para la historia como una mancha en el arte italiano.

Esta vanguardia italiana influyó en otras vanguardias europeas del mismo periodo como el Dadaismo o, incluso, alguna que otra pincelada llegaría al Surrealismo. Algunos críticos consideraron que el Futurismo era más teórico que práctico. Otros, que su relación con el fascismo contaminó su perspectiva. Lo que sí queda claro es que Marinetti consiguió lo que pretendía. Hoy en día, sus provocaciones siguen dando que hablar, sea para bien o para mal. El Futurismo, se considera una de las grandes vanguardias de principios del siglo XX.

Melina Márquez

Leo para escribir, traduzco para vivir y escribo porque me gusta.

Share
Publicado por:
Melina Márquez
Tags: bulk1italia

Recent Posts

Liberia, la “redención” esclavista

    Es irremediable, al menos a día de hoy, que cuando pensamos en los…

2 semanas atrás

Quiero ser escritor. Tres lecciones de los grandes maestros

La generación de los escritores que aprendieron a escribir bebiendo, por suerte, se ha extinguido…

3 semanas atrás

Femalehusbands: ¿Historias trans o matrimonios same-sex?

El concepto de femalehusbands podría usarse para definir a uno de los miembros de los…

3 semanas atrás

Un memorial a Genesis P-Orridge, ingeniera cultural

El 14 de marzo de 2020 falleció, a los 70 años, la artista británica Genesis…

3 semanas atrás

Escritoras, enfermeras, voluntarias. Mujeres en la Primera Guerra Mundial

La historia escrita ficcionada o no ficcionada, cinematográfica o documental del primer conflicto mundial tiende…

1 mes atrás

Cómo el coronavirus aisló al mundo audiovisual

Coronavirus, esa palabra que, durante casi dos meses hizo que todo un planeta se paralizace.…

2 meses atrás

Sí, usamos cookies